10 accidentes domésticos y cómo prevenirlos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 31 diciembre, 2018
Francisco María García · 31 diciembre, 2018
Hay varios tipos de accidentes domésticos frecuentes, y también hay muchas maneras de evitarlos. Caídas, quemaduras, intoxicaciones, pueden ser causas de lesiones importantes. Implementa medidas de seguridad para toda la familia.

Los accidentes domésticos son bastante habituales y pueden, incluso, poner en peligro la vida.

Quemaduras, ahogamientos, intoxicación, caídas y golpes son los accidentes más comunes. También se presentan lesiones por contacto con la electricidad, con productos de limpieza o medicamentos. Las caídas en las escaleras, en el baño o en los cuartos son igualmente muy frecuentes.

10 accidentes domésticos y cómo prevenirlos

Este tipo de accidentes se ubica como la cuarta causa de muerte en Europa, con un 5 % de los casos, por detrás del cáncer, enfermedades del corazón y cardiovasculares. Las estadísticas señalan que el 10 % de la población sufre accidentes domésticos a diario.

El grupo de mayor riesgo lo conforman personas entre 25 y 45 años. Las mujeres tienen una mayor incidencia, con el 58,7 % de los casos, frente al 41,3 % en los hombres. Los horarios de más riesgo se ubican entre las 9:00 de la mañana y las 12 del mediodía, y las 5:00 de la tarde y las 8:00 de la noche.

1. Quemaduras

El hecho de manipular fósforos, objetos calientes como planchas, sartenes y agua hirviendo suelen ocasionar serios accidentes domésticos.

Es imprescindible utilizar guantes para evitar quemaduras en el contacto con estos objetos. Asimismo, no hay que mantener cerillas, mecheros ni encendedores al alcance de los niños.

Lee también Quemaduras en los dedos: 7 remedios caseros para aliviarlas

2. Cortes y heridas profundas

Brazo con una gasa.
Los cortes son uno de los accidentes domésticos más frecuentes.

Los objetos cortantes, como cuchillos, navajas y vidrios, deben estar necesariamente a buen recaudo.

Que no estén al alcance de los niños y que los adultos los manipulen con cuidado son dos hábitos que podrían evitar accidentes domésticos.

3. Las frecuentes caídas

Los suelos resbaladizos, las alfombras o las escaleras son habitualmente escenarios de caídas.

El riesgo de tropezar con la alfombra u objetos mal puestos, resbalar con pisos excesivamente encerados o pisar juguetes en las escaleras ocasiona el 51 % de los accidentes en casa.

  • Una buena solución pasa por enseñar a los miembros de la familia, ancianos y pequeños, a bajar despacio por las escaleras y agarrados del pasamanos.
  • También hay que revisar si es necesario mantener las alfombras o encerar a tal punto los pisos, así como recoger permanentemente los objetos tirados.

4. Ingesta de productos peligrosos 

Productos de limpieza.
Ingerir productos tóxicos es un accidente doméstico de grave peligro.

Los medicamentos, productos de limpieza, pinturas, insecticidas, botiquines de primeros auxilios deben colocarse en sitios sin acceso a los niños.

Para evitar confusiones es importante un buen etiquetado de los productos y mantenerlos siempre en el mismo lugar.

5. Rejas para seguridad

La precaución de poner rejas en puertas, ventanas y terrazas minimizará los riesgos. Es una medida que se puede adoptar en cualquier vivienda, pero en especial si se vive con niños en edificios altos.

Así se evitarán caídas y otros accidentes fortuitos, pero posibles.

6. Siempre cerrados

Mano cerrando una puerta.
Cerrando puertas y ventanas podemos evitar numerosos accidentes domésticos.

Las puertas, armarios y cajones deben mantenerse cerrados. Suele pasar que abrimos la despensa para sacar un producto, recogemos algo en el piso y, al levantarnos, nos golpeamos con la puerta.

Una de las soluciones es actuar despacio y con conciencia plena de lo que se hace.

Además, se pueden colocar cerrojos de seguridad para evitar que los niños abran armarios o cajones y se lastimen o tomen utensilios peligrosos.

7. Los baños: zonas de riesgo

La precaución en los baños debe ser extrema. Son sitios de accidentes frecuentes, donde se pueden producir fracturas, torceduras, irritaciones y desplomes.

Si el piso está mojado y la alfombra mal puesta es factible que ocurran.

Coloque alfombras antideslizantes dentro y fuera de la bañera para evitar las caídas, especialmente en personas mayores.

No te pierdas: Esguinces: ¿Por qué suceden? ¿Cómo se tratan?

8. Grandes cubos con agua

También aumenta el riesgo de muertes por inmersión si acostumbramos a dejar cubos llenos de agua en viviendas donde habitan niños.

El hábito de colocar los cubos de agua en un lugar seguro o tomar la precaución de utilizar el agua y guardar el recipiente disminuirá las probabilidades de accidentes domésticos en agua.

9. El riesgo de asfixia

Los objetos pequeños que los niños se llevan a la boca, la ropa o las bolsas plásticas son realmente peligrosos. No los dejes al alcance de los niños y, fundamentalmente, no quites la mirada de los más pequeños.

También hay que evitar el monóxido de carbono que desprenden los coches, pues afecta a las vías respiratorias.

El humo de las estufas a gas o el calentador tiene sus riesgos, por lo que también es preciso estar atentos a las emanaciones que puedan producirse sin previo aviso en la vivienda.

10. Electricidad, ¡peligro!

Los accidentes con electricidad también son un gran riesgo. Los enchufes y cables o el contacto de estos con el agua son peligros latentes.

La recomendación es cortar el flujo eléctrico durante reparaciones o tapar los objetos de riesgo para que los niños no accedan a ellos.

Estos 10 tipos de accidentes domésticos son frecuentes y hay que estar atentos. Si tomas las medidas de seguridad que te sugerimos podrás prevenirlos en beneficio tuyo y de toda la familia.