Prepara un aceite natural para cuidar y proteger tu zona íntima

En el mercado podemos encontrar productos específicos para la zona íntima, pero siempre es más conveniente elaborarlos en casa para evitar así conservantes y posibles ingredientes perjudiciales

Muchas mujeres tienen una gran variedad de productos para la higiene y el cuidado de su cuerpo y, sin embargo, se suelen olvidar de una de las partes más importantes hasta que no tienen alguna molestia: la zona íntima.

En este artículo te enseñamos a preparar un aceite natural y vegetal que te permitirá cuidar y proteger esta zona de manera suave y respetuosa, para prevenir malestares como picores, sequedad, irritación o infecciones.

Aprende a cuidar tu zona íntima

Aprende a cuidar tu zona íntima

Hay algunas cuestiones que debemos saber para aprender a cuidar la zona íntima de manera adecuada, para prevenir malestares y potenciar sus defensas naturales:

  • Nunca uses un jabón corporal en la zona íntima, ya que es una parte del cuerpo muy delicada, con una flora bacteriana que se altera si le aplicamos los jabones convencionales para el cuerpo.

Debes usar un jabón específico y solamente en la parte más externa, ya que para la parte más interna usaremos solamente agua.

  • Usa preferiblemente prendas interiores de algodón u otros materiales naturales.
  • Elige tampones y compresas lo más naturales posibles. Una excelente alternativa es la copa menstrual y los salvaslips y compresas de tela.
  • Prevenir y combatir el estreñimiento también es fundamental para una buena salud vaginal, ya que son dos partes del cuerpo conectadas que se ven alteradas con facilidad.
  • Las personas que sufran desequilibrios en la zona íntima de manera recurrente como, por ejemplo, infecciones o inflamaciones, deben tener en cuenta también la influencia del estrés y las cuestiones emocionales, sobre todo con la pareja.

Ver también: 10 efectos negativos del estrés en tu salud que no debes olvidar

Un aceite específico

zona-íntima

Una excelente manera de cuidar la zona íntima consiste en aplicarnos un aceite con propiedades hidratantes, lubricantes, calmantes, antisépticas y antiinflamatorias.

De este modo estaremos potenciando las defensas naturales sin alterar la flora bacteriana. Además, aunque no sea un jabón, también nos ayuda a mantener la zona limpia y neutralizar posibles olores.

Necesitaremos una base de aceite vegetal que pueda nutrir la piel sin dejarla demasiado aceitosa. A esta le añadiremos unas gotas de aceites esenciales específicos para conseguir las propiedades que hemos citado.

¿Cómo lo preparamos?

Aceite-de-árbol-de-té

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de jojoba (20 ml)
  • 2 cucharadas de aceite de caléndula (20 ml)
  • 15 gotas de aceite esencial de manzanilla
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 10 gotas de aceite esencial de árbol de té

Preparación

Mezclaremos todos los aceites, que deben ser certificados de máxima calidad, y los conservaremos en un bote de cristal que tenga un modo de aplicación sencillo.

Aceite de jojoba

Este aceite es muy nutritivo y, sin embargo, se absorbe con mucha facilidad, ya que su textura es muy similar a la del sebo natural de la piel.

Tiene propiedades protectoras y suavizantes, da elasticidad y firmeza a la piel y protege de los radicales libres. Tiene la gran ventaja de que no se estropea ante la luz o el calor, gracias a su alto porcentaje de ceramidas.

Aceite de caléndula

El aceite de caléndula no puede faltar en nuestro botiquín, ya que es uno de los mejores remedios para calmar irritaciones. Es ideal para pieles y zonas sensibles, ya que además de ser hidratante es un antiinflamatorio muy efectivo.

Aceite esencial de manzanilla

La principal ventaja de este aceite es que es hipoalergénico, por lo que nos evitamos el riesgo de reacciones alérgicas que pueden tener otros productos, en especial en una zona tan delicada. Tiene propiedades antiinflamatorias, hidratantes, antioxidantes y cicatrizantes.

Aceite esencial de lavanda

Además de dar a nuestro aceite un delicioso y delicado aroma, la lavanda tiene propiedades calmantes, antisépticas, antiinflamatorias, analgésicas y regeneradoras. Además, potencia las propiedades del resto de aceites de este remedio.

Aceite esencial de árbol de té

Este aceite esencial es muy conocido por sus potentes beneficios antibacterianos, antimicóticos y cicatrizantes, por lo cual es excelente para prevenir las infecciones. Se usa en pequeñas cantidades ya que, en caso contrario, podría resultar irritante.

 

Te recomendamos leer: Cómo preparar una mascarilla facial con efecto cicatrizante y antiarrugas

¿Cómo y cuándo lo usamos?

Como preventivo y para mantener una zona íntima saludable podemos usar este aceite una vez al día.

En caso de querer tratar un trastorno en concreto (infección, inflamación, sequedad, picor, etc.) podemos aplicárnoslo una vez por la mañana y otra antes de acostarnos, además de consultar el problema con nuestro médico de cabecera.

Nos lo aplicaremos siempre con un suave masaje por toda la zona.

Te puede gustar