Prepara un aceite sólido para hidratarte mientras te duchas

Además de ser altamente hidratante el aceite sólido cuenta con la ventaja de que no debemos esperar a que se absorba, ya que lo aplicaremos en la ducha

Muchas personas no se hidratan la piel a diario por pereza o bien porque sus cremas son demasiado grasas y no se absorben con la facilidad y rapidez que querrían.

Por este motivo debemos conocer lo que es el aceite sólido, que tiene todas las ventajas de las lociones hidratantes naturales a la vez que su aplicación es rápida y muy cómoda.

Descubre en este artículo cómo puedes preparar un aceite sólido en casa de la manera más sencilla. 

Crema hidratante, ¿sí o no?

Hay muchos tipos de cremas hidratantes. No obstante, recomendamos siempre elegir las más naturales.

Estas están elaboradas con ingredientes a base de aceites vegetales, plantas y otros componentes que podamos identificar.

Así, deben estar libres de parabenos, derivados del petróleo como la parafina y otras sustancias perjudiciales para la salud.

Las cremas hidratantes naturales pueden ser de texturas más ligeras o más densas, según nuestro tipo de piel y la zona donde las queramos aplicar.

Las ventajas del aceite sólido

Las ventajas del aceite sólido

El aceite sólido que presentamos en este artículo tiene muchas ventajas respecto a otros productos:

  • Lo podemos elaborar nosotros mismos en casa.
  • Podemos personalizar algunos ingredientes a nuestro gusto.
  • Sus ingredientes son 100% naturales.
  • No necesita conservantes.
  • Es muy hidratante y nutritivo.
  • Nos lo podemos aplicar de manera rápida mientras estamos en la ducha.
  • Al aplicarlo sobre la piel húmeda se absorbe con mayor facilidad.
  • Funciona también como exfoliante al mismo tiempo.
  • Podemos elegir el perfume que queremos darle.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo preparar un exfoliante natural de azúcar para suavizar las manos

Ingredientes naturales

Aceite de coco

10 tips para aprovechar el agua, la pulpa y la cáscara del coco

El aceite de coco es excelente para hidratar y nutrir la piel, ya que es rico en ácidos grasos y a la vez es muy adecuado para todo tipo de pieles, tanto grasas como secas, ya que actúa como regulador. 

Este aceite nos deja la piel suave pero no grasa, además de aportar un delicioso y suave aroma a coco.

Manteca de cacao

La manteca de cacao es muy habitual en las recetas de cosmética casera, ya que actúa como hidratante y protector cutáneo. Tiene, además, un alto poder cicatrizante y reparador.

Gracias a su textura, nos ayuda a solidificar cualquier cosmético líquido o aceitoso.

Aceites esenciales

aceites-esenciales

Los aceites esenciales nos permiten dar el aroma que queramos a nuestro aceite sólido a la vez que añadimos propiedades terapéuticas:

  • Lavanda: Relajante y regenerante.
  • Limón: Purificante, elimina el exceso de sebo y da frescor.
  • Menta: Equilibra la grasa de la piel y la revitaliza.
  • Naranja: Mejora el estado de ánimo y da firmeza a la piel.
  • Romero: Mejora la circulación.
  • Jengibre: El jengibre tiene un alto poder calorífico, ideal para mejorar la circulación y dar calor a personas frioleras.

Azúcar

La función del azúcar en este aceite sólido es la de convertir un cosmético hidratante en un exfoliante al mismo tiempo.

De este modo, a medida que nos masajeamos la piel, mejoramos la circulación y también eliminamos las células muertas para conseguir una piel más suave y luminosa.

Haz tu propio aceite sólido

Has tu propio aceite sólido

Ingredientes

Necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 1 taza de aceite de coco virgen extra líquido (200 ml)
  • 1 trozo de manteca de cacao sólida (unos 200 g)
  • 30 gotas de los aceites esenciales elegidos.
  • 1 taza de azúcar (200 g)

Preparación

  • En primer lugar, pondremos la manteca de cacao al baño María. Si el aceite de coco está sólido (a menos de 24 ºC) también lo añadiremos en el mismo recipiente para que se derrita.
  • Cuando esté líquido, sin dejar que se caliente demasiado, lo mezclaremos bien y añadiremos los aceites esenciales.
  • Por último lo mezclaremos también con el azúcar.
  • Pondremos la mezcla en un molde. Podemos usar una jabonera o la base de una botella de plástico recortada para que tenga una forma similar a la de una pastilla de jabón.
  • Lo dejaremos enfriar. Si la temperatura exterior es calurosa lo conservaremos en la nevera.

Visita este artículo: Combate la caída del cabello con este tratamiento de aloe vera y leche de coco

¿Cómo se usa?

  • Mientras estemos en la ducha, con el agua caliente, nos masajearemos con este aceite sólido en forma de pastilla de jabón.
  • Insistiremos en zonas como los muslos, glúteos, codos o talones. Podemos seguir aclarándonos con agua, ya que el aceite permanecerá en la piel y el azúcar resbalará.

Al salir de la ducha nos secaremos con cuidado. Debemos evitar frotar demasiado fuerte la piel para no quitar todo el aceite. 

Cuando estemos secos, notaremos la piel hidratada, firme y elástica.