Aceites naturales no-tóxicos que actúan como protectores solares

Yamila Papa 8 agosto, 2015
Si bien no es fácil encontrarlo, el aceite de frambuesa nos aporta vitaminas A y E y mantiene nuestra piel joven. Además, tiene un FPS de entre 30 y 50

¿Te estás preparando para las vacaciones? ¿Te gustaría conocer alternativas naturales para cuidarte de los dañinos rayos UV? Entonces sigue leyendo este artículo, donde hallarás los mejores aceites naturales no-tóxicos que actúan como protectores solares.

Los aceites más eficaces para protegernos del sol

Vale la pena destacar que, aunque nos untemos de factor de protección o usemos aceites caseros, los rayos ultravioletas pueden hacernos mucho daño si no:

  • Nos ponemos en la sombra.
  • Evitamos quedarnos al mediodía tumbados al sol.
  • Aplicamos más protección cada 2 horas o al salir del mar.

Es preciso ser muy cuidadosos y respetar las horas permitidas para tomar el sol. Trata de regresar al hotel, a casa o a donde estés alojado (también un restaurante puede ser tu refugio) en las horas donde los rayos son más fuertes.

Y no te confíes si el día está nublado, porque igualmente el sol tiene su incidencia. ¡No sentirlo por completo en la piel no significa que no nos queme!

No olvides leer: Aprende a preparar tu protector solar natural

Aceites

Los mejores aceites naturales no-tóxicos para usar de protectores solares son:

Aceite de aguacate

Lo tienes que mezclar con un factor de protección de 15 al menos. El aceite se consigue en los herbolarios o tiendas naturistas.

Si te animas, puedes retirar la pulpa de la fruta y aplicar en tu piel. ¡No mucho porque quedarás verde como el increíble Hulk! Tendrás una capa que reducirá la absorción de los rayos UV.

Aceite de germen de trigo

Es muy económico y lo bueno es que no tiene olor a aceite (no parecerás una ensalada caminante). Es un gran antioxidante y aporta vitamina E a tu piel.

Seguro ya sabrás que este nutriente mejora la salud de la dermis, previene el envejecimiento prematuro y quita las arrugas. Como si fuera poco, tiene la capacidad para revertir o prevenir los daños hechos por los rayos ultravioletas.

También se usa para tratar psoriasis, eczemas y quemaduras.

Germen-de-trigo

Aceite de coco

Puede usarse para múltiples propósitos… ¡es más que versátil! Su aroma característico te convertirá en lo más deseado del verano.

Además de proteger la piel del sol también lo hace con el cabello. Mézclalo con factor de 8 o más y espárcelo por tu cuerpo, pelo y no te olvides del cuero cabelludo. ¡Tendrás un aroma a pastel… verdaderamente irresistible!

Aceite de semillas de zanahorias

Consulta en el herbolario de confianza si tienen a la venta. Seguro que ya sabes que la zanahoria es muy buena para la piel pero en el caso del aceite esencial de sus semillas las propiedades se multiplican.

Es mejor que cualquier crema que puedan vender en las tiendas. Aporta vitamina A y caroteno… todo un escuadrón de protección para tu dermis. Además, te ayudará a conseguir un bonito bronceado natural sin quemarte o quedar rojo como un camarón.

El aceite de semillas de zanahorias también se emplea para otros tratamientos de la piel como, por ejemplo, el eccema.

Aceite de almendras

Es uno de los más populares dentro de los aceites esenciales. Tiene un factor de protección de 5, que puede ser algo bajo, pero a su favor diremos que es una gran fuente de vitaminas E que ayuda a mantener la dermis más joven y suave.

También es muy bueno para el cabello, porque le otorga suavidad y brillo. Puedes probar a usarlo mezclado con alguna crema.

Aceite de frambuesa roja

Quizás no sea tan fácil de conseguir, pero lo bueno es que ofrece un factor de protección muy alto, entre 30 y 50. Aporta vitaminas A y E, que mantienen joven la piel y reducen las inflamaciones.

Tiene una consistencia espesa y no hace falta mezclarlo con nada. Lo malo es que no tiene aroma a la fruta sino que al aplicarlo lanza un olor fuerte y un poco desagradable para los de nariz sensible. ¡Lo bueno es que a la hora desaparece!

Aceite-rojas

Aceite de semillas de soja

Se emplea en Oriente para la cocina (muchos platillos asiáticos se preparan con el aceite de soja) y se ha confirmado que tiene muy buenas propiedades para proteger la piel del sol. Con solo unas gotas es suficiente para crear un escudo contra los rayos UV. Además, suaviza la dermis y casi no tiene aroma.

Aceite de oliva

Nuestro querido e indispensable aceite de oliva no podía faltar en esta selección. Seguro que ya conoces sus mil y una propiedades, tanto en el uso interno como externo.

Pero quizás no estabas enterada de que suaviza la piel, la protege de los daños del sol y le aporta una buena cantidad de antioxidantes para tratar quemaduras.

Como si fuera poco, también actúa de maravillas en el cabello y cuero cabelludo. ¡Y no tienes que salir a buscarlo, porque lo tienes en la cocina!

Aceite de jojoba

La jojoba es muy usada en los tratamientos de belleza como, por ejemplo champú y jabón. Sirve para tratar la piel escamosa o reseca. Es un gran hidratante y protege del sol. Atención, que no es un aceite con grandes efectos contra los rayos UV pero puede serte de ayuda si lo unes con una crema.

Aceite de macadamia

Es rico en vitamina E y minerales, entre ellos, el potasio y el fósforo. Es el protector solar casero por excelencia en las playas de Australia. El aceite esencial de macadamia se consigue en casas naturistas.

¿Quieres conocer más? Lee: Beneficios de las nueces de Macadamia

Otros aceites

Para terminar este listado, algunas opciones más para protegerte del sol:

  • Aceite de semillas de sésamo
  • Aceite de semillas de cáñamo
  • Manteca de karité
  • Aceite de maní
Otros-aceites

Te puede gustar