Aceites para hacer crecer el cabello

Tanto el aceite de almendras como el de oliva son muy recomendables, ya que estimulan la circulación en el cuero cabelludo y favorecen el crecimiento del cabello

Es popularmente conocido los beneficios que tienen los aceites a la hora de mejorar nuestra salud en cierto nivel. Por ello, en esta selección encontrarás algunos aceites para hacer crecer el cabello que, gracias a sus propiedades, te servirán para mejorar su aspecto. 

 

Aceites para hacer crecer el cabello

 

Lee también: ¿Sabías que estos 12 alimentos embellecen tu cabello?

Los aceites más populares para el cuidado de tu cabello

Aunque los aceites para hacer crecer el cabello no tienen esa función directa sobre nuestro pelo, si que aportan un cuidado a nuestro pelo y cuero cabelludo que, como resultado, puede mejorar el crecimiento del cabello. Vamos a ver algunos de estos aceites.

Aceite de coco

El aceite de coco se utiliza como un hidratante para el cabello debido a que su composición le permite penetrar fácilmente en el pelo. Precisamente, al nutrir e hidratar el cabello con aceite de coco, podemos retrasar o impedir la aparición de puntas abiertas o pelos quebradizos que se rompen fácilmente e impiden un normal crecimiento del cabello.

Aceite de oliva

Seguramente lo tendrás en tu cocina, y además de ser un excelente aceite para cocinar, puede ser muy efectivo si sufres caída de cabello, ya que el aceite de oliva ayuda a mejorar la sequedad excesiva del cuero cabelludo, lo que mejora los folículos dañados y favorece el crecimiento de nuevos cabellos.

Aceite de lavanda

Es muy beneficioso si, por ejemplo, tienes un cuero cabelludo graso que produce demasiado sebo, ya que el aceite de lavanda ayuda a equilibrar el pH del cuero cabelludo, y esto facilita el folículo piloso se encuentre limpio y permita el crecimiento de nuevo cabello.

Aceite de jojoba

Este es el aceite por excelencia para el cabello, se ha vuelto casi un imprescindible debido a sus propiedades para hidratar profundamente el cuero cabelludo, además de mejorar el equilibrio de los niveles de pH, controlando la producción de sebo en el cuero cabelludo.

Además, debido a su capacidad para limpiar los folículos pilosos bloqueados por el sebo, evita la obstrucción de los poros y ayuda a reducir la pérdida de cabello, evitando que se caiga por esta causa.

Aceite de almendras

La principal característica del aceite de almendras es que contiene una variedad de vitaminas beneficiosas para nuestro cabello. Entre ellas, se encuentra la vitamina E, que además de ayudarte a aportar brillo e hidratación al pelo, también puede ser bueno para contrarrestar los daños provocados por el calor de las planchas de pelo o los secadores.

El aceite de almendras también contiene vitaminas del grupo B, que contribuyen al metabolismo de la proteína de la queratina, reforzando el cabello.

Aceite de romero

La planta del romero tiene grandes propiedades medicinales de uso interno, así como muchos beneficios en su uso externo. El romero es capaz de estimular la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, ayudando a tener un pelo mas saludable.

Por otra parte, al igual que los demás aceites ya mencionados, funciona como un acondicionador hidratante aportando un aspecto sedoso al cabello, sin olvidarse de controlar la producción de sebo del cuero cabelludo para mantener las raíces limpias e hidratadas.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos como el omega 3 pueden ayudar a nuestro cabello desde dentro, ya que, si bien no es para utilizarlos sobre el cuero cabelludo, nos aportan nutrientes esenciales para la salud de nuestro pelo. Entre sus beneficios se encuentra el de ayudar a mejorar la alopecia, siempre que no se trate de un problema genético.

Los ácidos grasos omega 3 ayudan a hidratar los folículos pilosos, manteniendo un cabello más sano, y evitando la aparición de caspa y sequedad en el cuero cabelludo.

Lee también: 7 tratamientos caseros para combatir el cabello esponjado

Por otra parte, no solo existen aceites para hacer crecer el cabello, también hay muchas otras cosas que podemos mejorar, tanto en nuestra alimentación como ejercicio físico, así como el control de nuestro estrés y ansiedad diaria, que pueden mejorar la calidad de nuestro pelo de forma efectiva.