Aceites vegetales para hidratar nuestro cabello

Elena Martínez Blasco · 4 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 2 febrero, 2019
Si tienes el cabello estropeado por el uso del secador, estos aceites conseguirán devolverle todo sus esplendor. No dejes de leer si quieres descubrir todas las posibilidades que te ofrecen.

Nuestro cabello forma parte de nuestra imagen y refleja nuestra salud general. En el día a día, existen factores que lo pueden degradar, luciendo un pelo lacio, sin brillo e incluso con posibles caídas del mismo. El clima, los tratamientos químicos y físicos, el estrés, una mala alimentación, afectan a cómo hidratar nuestro cabello.

Para evitarlo podemos emplear tratamientos naturales que nos ayuden a reafirmar esta parte de nuestro cuerpo. Así, reflejaremos una buena imagen, y por supuesto, una buena salud. El empleo de mascarillas nutritivas e hidratantes es lo más recomendable, a lo que podemos sumar la adición de aceites vegetales.

Aceites vegetales para hidratar nuestro cabello

Además de los productos que podemos encontrar en diferentes establecimientos, existen algunos tratamientos naturales como los aceites vegetales. Estos aportan los principios activos concentrados de diversas plantas, de los que elegiremos aquellos para nutrir e hidratar nuestro cabello. En este artículo trataremos de dar respuesta a alguno de ellos, haciendo una elección de los mejores aceites vegetales.

Estos aceites son adecuados para personas que tengan el cabello seco o estropeado, o bien para nutrirlo después del verano o cada cierto tiempo. Las personas con el cabello graso deberán evitarlos, pero también pueden usarlos quienes tengan las puntas del cabello secas y abiertas, evitando siempre el cuero cabelludo.

Aceite de sésamo

Semillas de sésamo: aceites para nuestro cabello.
El aceite de sésamo es altamente usado en la cultura india para hidratar nuestro cabello.

Los hindúes usan frecuentemente el aceite de sésamo para masajeando el cuerpo y el cabello, y en este segundo caso ayudan a prevenir la calvicie y la caspa. Es bastante graso, por lo que lo usaremos para masajear todo el cabello y cuero cabelludo sólo en casos de cabello seco. Este aceite es altamente antioxidante, rico en vitaminas y minerales, y tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y antifúngicas.

Te recomendamos leer: Receta deliciosa de arroz con sésamo

Aceite de lino

aceite de lino: aceites para nuestro cabello.
El omega-3 presente en el lino ayudará a revitalizar y sanar un cabello dañado.

El contenido en ácidos grasos Omega-3 del aceite de lino es adecuado para cuidar e hidratar nuestro cabello en profundidad, y por eso, además de consumirlo podemos aplicarlo tópicamente. Además, el lino también contiene vitamina E, mucílagos, proteína y yodo, entre otros componentes. No tiene una textura demasiado grasa, por lo que podemos aplicarlo en todo tipo de cabellos que tienden a estropearse y a abrirse.

Aceite de almendra

Almendras: aceite para nuestro cabello.
La almendra aporta un aceite muy nutritivo para hidratar nuestro cabello y piel.

El aceite de almendra es uno de los más conocidos y usados, y un motivo es que es uno de los más económicos, y no por ello tiene menos propiedades. Es ideal para cabellos especialmente secos y quebradizos, para dar suavidad y para quitar volumen a cabellos electrificados y voluminosos.

Te recomendamos leer: Descubre los sorprendentes beneficios de comer almendras

Aceite de neem

aceite de neem: aceites para nuestro cabello.
El neem aporta múltiples ácidos grasos insaturados que restauran y nutren nuestras células.

Este aceite no es tan conocido como los anteriores y sin embargo, tiene propiedades muy potentes para la salud de nuestro cabello. Este árbol de origen hindú se ha usado tradicionalmente en la medicina ayurveda con mucho éxito, y cada vez más lo podemos encontrar más en herbolarios y tiendas de productos naturales.

Este aceite contiene esteroles vegetales y ácidos grasos esenciales, como el Omega 3, Omega 6 y Omega 9, así como Azadirachtin, un limonoide que resulta especialmente beneficioso como bactericida. El neem nos ayudará a tratar la sequedad, picores, caspa, psoriasis, caída de cabello, piojos, etc.

Aceite de coco

aceite de coco
El aceite de coco ayuda a regular problemas dermatológicos como la caspa o los picores.

El aceite de coco virgen, con su delicioso aroma y su delicada textura, es el secreto de muchas mujeres de la India para mantener sano y bello su cabello. Lo podemos aplicar en el cabello y en el cuero cabelludo antes del lavado, masajeándolo bien para que penetre en profundidad.

Será muy útil en casos de caspa, dermatitis seborreica o picores en general, ya que tiene propiedades antibacterianas. Si tenemos el cabello muy graso podemos seguir el mismo procedimiento pero usando leche de coco.

¿Cómo los aplicamos?

Aplicaremos sobre el pelo seco el aceite que escojamos desde la mitad del cabello hasta las puntas, o bien desde el cuero cabelludo si lo tenemos muy seco. Lo envolveremos con film y una toalla y lo dejaremos por lo menos media hora. También podemos dejarlo toda la noche. Después nos lavaremos el cabello como hacemos habitualmente.

Las personas que tengan las puntas abiertas también pueden aplicar unas gotitas después del lavado. Y para las que tengan un cabello muy seco y apagado recomendamos poner dos o tres gotas en la palma de la mano, frotarlas y repartirlas bien entre las dos manos, ya continuación peinar y masajear todo el cabello.

Otra opción para personas que tengan un cabello con tendencia a la aparición de grasa es la de mezclar, a partes iguales, el aceite con gel de Aloe vera natural, para que la mascarilla no sea tan grasa pero nos permita hidratar y nutrir bien el cabello. Los aceites también se pueden añadir a mascarillas, champús, o tintes naturales como los que son a base de henna.