5 mascarillas de frutas para acelerar la cicatrización de tu piel

Debido a su gran aporte de vitaminas y minerales hay frutas que pueden sernos de gran utilidad a la hora de regenerar la piel y favorecer la cicatrización.

 La cicatrización, es el proceso natural del cuerpo de regeneración del tejido dérmico y epidérmico. Cuando se produce una herida, tiene lugar un conjunto de procesos bioquímicos complejos, para asegurar que el daño sea reparado.

El proceso de la cicatrización se divide en tres fases, y hay un cierto solapamiento entre ellas. En la segunda fase tienen lugar:

  • Formación de tejido: hay una proliferación de fibroblastos y células endoteliales. A su vez tendrá lugar la síntesis de la nueva matriz extracelular.
  • Re- epitelización: en este proceso los fibroblastos se transforman en miofibrobalstos. Se restablece la función barrera de la dermis por los queratocitos.

También te puede interesar: Cómo disimular las cicatrices.

El problema más frecuente son las marcas visibles que quedan como consecuencia de la herida. A nivel estético llaman la atención por su textura abultada y poco uniforme. Aunque en algunos casos, pueden llegar a ser imborrables.

Sin embargo, otras cicatrices se pueden minimizar e incluso desaparecer con el uso continuo de productos nutritivos y regeneradores.

Aunque en el mercado hay muchas opciones para apoyar esta tarea, también existen alternativas naturales que ofrecen excelentes resultados. Algunas variedades de frutas, por su contenido en vitaminas, pueden ayudar a acelerar el proceso de cicatrización y regeneración de la piel.

1. Kiwi

El kiwi es una fruta exótica que, por su alto contenido de vitamina C contribuye a mejorar el proceso de cicatrización de las heridas. También estimula la producción de colágeno y por tanto ayudará a la regeneración de la piel dañada.

Tritura un kiwi maduro con la ayuda de un tenedor y, tras obtener una pasta, aplícala sobre las áreas a tratar. Deja que actúe 20 minutos y pasado este tiempo, retira y enjuaga la piel. Se aconseja repetir tres veces a la semana.

2. Fresas

Las fresa tienen un alto contenido en antioxidantes, que reducen el impacto negativo de los radicales libres, evitando a largo plazo el envejecimiento prematuro de los tejidos.

Por su riqueza en antioxidantes, resultan a adecuadas para ayudar a reparar las heridas superficiales. De esta forma contribuyen a que el resultado sea una piel uniforme y sin imperfecciones.

Además, su alto aporte de agua ayuda a hidratar los tejidos afectados, y estimular la actividad de las células.

Para preparar la mascarilla, pon 2 o 3 fresas maduras en un recipiente limpio y tritúralas hasta conseguir una pasta cremosa. Limpia el área afectada y aplica la mascarilla de fresa. Deja que actúe durante 20 minutos y enjuaga con agua fría. Repite el proceso tres veces a la semana.

3. Melocotones

De seguro hay varios beneficios que desconocías del melocotón.

Los melocotones son excelentes aliados de la belleza de la piel, dado que contienen cantidades significativas de vitaminas A, C y E. Esto hace que los melocotones, sean una buena ayuda natural en el proceso de reparación de la piel,  y en la prevención del envejecimiento prematuro.

Prepara una pasta cremosa con la pulpa de los melocotones y aplícala sobre las zonas que deseas tratar. Deja que actúe media hora y aclara. Utiliza esta mascarilla todas las noches para conseguir buenos resultados.

Lee también: Los 7 mejores remedios para atenuar las cicatrices de forma natural

4. Aguacate

El aguacate es otra de las frutas recomendadas para atenuar las cicatrices y las manchas de la piel. Contiene ácidos grasos saludables, vitamina E y minerales esenciales que, tras ser asimilados en los tejidos, promueven su reparación. Además, ayuda a combatir la sequedad de la piel, y a aumentar su elasticidad y firmeza.

Elabora una mascarilla aplastando un aguacate muy maduro y aplícala sobre la piel. Deja que actúe media hora y aclara. Se aconseja repetir cuatro veces a la semana.

5. Melón

El melón es una fruta rica en agua y compuestos antioxidantes. Favorece la reparación rápida de los tejidos lesionados. puesto que tiene un alto contenido de vitaminas A y C,  dos nutrientes esenciales en el proceso de cicatrización cutánea.

En esta ocasión, necesitas una rodaja de melón, si esta maduro mejor. Debes tritúrala hasta conseguir un puré. Aplica la mascarilla sobre la zona que tengas que tratar y deja que actúe media hora. Pasado este tiempo, retira y aclara con abundante agua. Se aconseja aplicar esta mascarilla todos los días por la noche.

 

  • Marchi-Lipski, F., & Duviau, F. (1998). Posibilidades de la kinesiterapia en las cicatrices. EMC - Kinesiterapia - Medicina Física.

  • Senet, P. (2008). Fisiología de la cicatrización cutánea. EMC - Dermatología. https://doi.org/10.1016/S1761-2896(08)70356-X

  • Pérez-Bustillo, A., González-Sixto, B., & Rodríguez-Prieto, M. A. (2013). Fundamentos quirúrgicos para la obtención de una cicatriz funcional y estética. Actas Dermo-Sifiliograficas. https://doi.org/10.1016/j.ad.2011.12.010