Ácido ascórbico: usos y beneficios

09 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
Los integrantes de la industria utilizan el ácido ascórbico para elaborar diferentes formas farmacéuticas y comprimidos de vitamina C.

El ácido ascórbico, conocido comúnmente como vitamina C, es un compuesto con una gran capacidad antioxidante, es decir que es una sustancia con la capacidad para retardar o prevenir la oxidación de otras células.

Se piensa que el estrés oxidativo contribuye al desarrollo de una amplia gama de enfermedades. En muchos casos, no está claro si los oxidantes desencadenen la enfermedad, o si se producen como consecuencia de ella.

De cualquier manera, es muy importante que tengamos el sistema antioxidante en correcto estado para el buen funcionamiento del organismo y para prevenir posibles trastornos.

El consumo de ácido ascórbico también se ha asociado a la formación de un escudo protector contra las infecciones y virus. Además, es un coadyuvante muy efectivo en la absorción del hierro y el fortalecimiento del sistema óseo.

Aspectos físicos del ácido ascórbico

La fruta como postre
Las frutas en el postre aportan fibra y nutrientes que son esenciales para la salud metabólica.

El ácido ascórbico es un elemento que se encuentra libre en la naturaleza, especialmente en el azúcar de las frutas, vegetales y, en menor grado, en las proteínas. Tiene un aspecto, cuando se aísla, como polvo o cristales amarillentos. Es incoloro, inodoro, sólido y soluble.

Es una vitamina antioxidante esencial, cuyo pH es de 2,1 a 2,6. Por lo tanto, como su nombre indica, se trata de una sustancia ácida. Su carácter ácido proviene de su contenido en hidrógeno ácido. Como hemos dicho, es soluble en agua, al igual que su presentación comercial como vitamina C.

¿Para qué se usa el ácido ascórbico?

Esta sustancia se utiliza en diferentes industrias. Por lo tanto, las aplicaciones que presenta son diferentes según los objetivos de dichas empresas. En este sentido distinguimos:

Industria cosmética

Como hemos comentado, el ácido ascórbico es un gran antioxidante. Esta propiedad es de gran utilidad a la hora de fabricar productos cosméticos con el fin de estimular la actividad de las enzimas regenerativas de los tejidos y productoras de colágeno en la piel.

Junto a la vitamina E, es uno de los componentes esenciales en los productos de belleza antiedad, entre otros.

Quizás también te interesa leer: 5 recetas de cosmética natural para lucir hermosas

Industria alimentaria

Esta sustancia está presente, en su forma natural, en muchos alimentos y es un nutriente fundamental para gozar una buena salud y estado físico. Aún así, muchas personas no consumen las cantidades necesarias para cubrir las necesidades mínimas de este nutriente.

Por esta razón, los fabricantes de alimentos y empresas envasadoras de bebidas introducen este compuesto y sus sales minerales para reforzar la capacidad antioxidante de los alimentos.

Industria farmacéutica

Los integrantes de esta industria utilizan el ácido ascórbico para elaborar diferentes formas farmacéuticas o para elaborar comprimidos de vitamina C. Desde el descubrimiento de esta vitamina en el año 1932, se ha utilizado como complemento nutricional y refuerzo para ciertos procesos bioquímicos del organismo.

Estos complementos suelen ser necesarios en las personas que no ingieren la cantidad necesaria, ya que el cuerpo no es capaz de sintetizarla por sí mismo.

Beneficios del ácido ascórbico

Ácido ascórbico

Los beneficios de este nutriente están muy relacionados con el uso que le damos. En este sentido, resulta esencial para el cuidado de la piel. Sus efectos se pueden notar casi de forma inmediata por su contenido en antioxidantes. De esta forma, retrasa el envejecimiento de la piel.

Además, también estimula la producción de colágeno natural, lo cual mejora el aspecto de la piel y de los tejidos. El colágeno es una sustancia proteínica inestable que requiere hidroxilación para poder regenerar los daños en el organismo.

Si no hay suficiente colágeno, los órganos y los tejidos del cuerpo se empiezan a degenerar. Por eso, si no se tiene suficiente ácido ascórbico, es más probable sufrir escorbuto, una enfermedad que afecta a la piel, encías y cabello.

Por otra parte, es fundamental para el buen funcionamiento del metabolismo, ya que ayuda a metabolizar las siguientes sustancias:

  • Colesterol
  • Ácidos biliares
  • Aminoácidos
  • Hidratos de carbono

Además, el ácido ascórbico favorece la digestión de otra serie de sustancias así como el mantenimiento de las estructuras óseas en perfecto estado. Fortalece los dientes manteniéndolos sanos, por ejemplo.

Lee también: Osteoporosis: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Otros beneficios del ácido ascórbico son la capacidad para mejorar la elasticidad de los vasos sanguíneos, los tendones y los ligamentos y la ayuda que aporta a la vasodilatación y a la prevención de la coagulación. De esta forma, ayuda a las personas con hipertensión y arterioesclerosis, evitando problemas isquémicos.

En conclusión, el ácido ascórbico o vitamina C es un compuesto fundamental en el organismo. Debemos asegurarnos de ingerir las cantidades necesarias llevando una dieta equilibrada, aunque si esto no es posible, tenemos complementos que pueden ayudarnos.

  • Vannucchi, H., & Rocha, M. de M. (2012). Vitamina C ( ácido ascórbico ). ILSI Brasil - International Life Sciences Insyitute Do Brasil. https://doi.org/10.1016/B978-84-9113-015-4/00050-2
  • Head, K. A. (1998). Ascorbic acid in the prevention and treatment of cancer. Alternative Medicine Review.
  • Michels, A. J. (2018). Vitamin C | Linus Pauling Institute | Oregon State University.