Acné en el bebé: causas y tratamientos

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 6 junio, 2019
El acné en el bebé se suele curar por sí solo después de varios meses y, por lo general, no suele necesitar ningún tratamiento médico. Conoce en detalle sus causas.

El acné en el bebé es el acné que se presenta en la piel de un recién nacido. Se puede dar en cualquier otra parte de la cara, pero, por lo general, aparece en las mejillas, nariz y frente. Además, es un problema frecuente y temporal.

No hay muchas medidas que puedas llevar a cabo para para prevenirlo. En la mayoría de los casos suele resolverse por sí solo. Sin embargo, si se presenta entre los seis meses y los dos años, hay que intervenir para prevenir su aparición en la adolescencia.

A menudo, el diagnóstico de esta afectación dérmica se realiza a simple vista; por eso, no suele ser necesario recurrir a análisis específicos. ¿Quieres saber más sobre esta condición? Sigue leyendo la información que te damos a continuación.

¿Qué puede causar acné en el bebé?

acné en el bebé
El acné en el bebé suele aparecer poco después del nacimiento. En la mayoría de los casos desaparece sin necesidad de usar tratamientos.

No se trata de una reacción alérgica, ni de la consecuencia de un esfuerzo que el pequeño ha realizado durante el parto. Tampoco se debe a una erupción debida a una mala digestión. Son señales de acné que aparece en el 2-5 % de los recién nacidos.

Esta alteración de la epidermis está favorecida por la producción de sebo que, en los meses posteriores al nacimiento es muy elevada, al igual que en la adolescencia.

Hoy en día no se puede demostrar que la dieta de la madre influya en el desarrollo de acné en el bebé. Solamente en algunas ocasiones, después de haber eliminado y después de reintroducir la leche y sus proteínas en la dieta de la madre, es posible demostrar una auténtica alergia a la leche.

Si te está interesando, también puedes leer: Diferencia entre alergia e intolerancia a los alimentos

Lo que sí se sabe es que las hormonas sexuales masculinas de los niños, y en menor cantidad, en las niñas, juegan un papel importante en su aparición. Si el bebé produce mucha cantidad de estas hormonas, o si la madre las transmite en cantidades elevadas, estimulan la secreción del sebo responsable de la aparición de acné.

Además, para que esta alteración en la piel del recién nacido se manifieste, es necesario que éste esté genéticamente predispuesto a sufrir este trastorno. Los niños que nacen con folículos sebáceos más estrechos de lo normal, tienen una mayor dificultad en la parte final de los mismos para que el sebo salga, sobre todo, si éste se produce en gran cantidad.

Síntomas del acné en el bebé

El acné en el bebé, por lo general, se caracteriza por la aparición de pequeños bultos rojos o blancos en las mejillas, la nariz o la frente. Suele aparecer en las primeras dos o cuatro semanas después del nacimiento. Algunos bebés también presentan pequeños bultos blancos en la nariz, el mentón o las mejillas. Esta afección se conoce con el nombre de “milia”.

Tratamiento

Para tratar el acné en el bebé se pueden emplear cremas con retinoides que se aplican durante varios meses. Asimismo, se aconseja mejorar el ambiente de la habitación del niño.

Como el acné en el bebé se suele curar por sí solo después de varios meses, por lo general, no suele necesitar ningún tratamiento médico. No obstante, si el problema persiste por más tiempo, si se suele recomendar tratamiento.

Antes de empezar con cualquier tratamiento, una buena recomendación es la de ventilar a menudo la habitación del niño. Un ambiente demasiado cálido y húmedo podría favorecer el crecimiento y la difusión de las bacterias.

Quizás también te interese leer: Aprende estos fáciles trucos para purificar el aire y liberarlo de bacterias

Como hemos dicho, si entre los 6 y los 12 meses no ha desaparecido, se administra tratamiento. Además, suele ser una señal de su reaparición en la adolescencia. Se suelen utilizar cremas con retinoides que se aplican durante varios meses. Estas cremas deben su eficacia a la capacidad de:

  • Liberar el acné de sebo.
  • Disminuye la inflamación.
  • Controla el crecimiento del Propionibacterium acnés: es una bacteria que se alimenta de sebo y que se encuentra en la piel afectada por el acné.

Como último consejo, si los granos del acné presentan un puntito amarillo en el centro, se suele aconsejar aplicar una pomada que contenga eritromicina. La razón de ello es que puede haber una infección bacteriana y la eritromicina es un antibiótico que mejora la situación.

  • Serna-Tamayo, C., Janniger, C. K., Micali, G., & Schwartz, R. A. (2014). Neonatal and infantile acne vulgaris: An update. Cutis94(1), 13–16.
  • Antoniou, C., Dessinioti, C., Stratigos, A. J., & Katsambas, A. D. (2009, July). Clinical and therapeutic approach to childhood acne: An update. Pediatric Dermatology. https://doi.org/10.1111/j.1525-1470.2009.00932.x
  • Samycia M, Lam JM. Infantile acne. CMAJ. 2016;188(17-18):E540. doi:10.1503/cmaj.160139
  • Kutlubay Z, Tanakol A, Engýn B, et al. Newborn Skin: Common Skin Problems. Maedica (Buchar). 2017;12(1):42–47.
  • Chularojanamontri L, Tuchinda P, Kulthanan K, Pongparit K. Moisturizers for Acne: What are their Constituents?. J Clin Aesthet Dermatol. 2014;7(5):36–44.