Actividad física tras el parto: con qué empezar

4 agosto, 2018
Para empezar a hacer actividad física tras el parto es importante contar con la autorización de un médico. Lo ideal es incorporar el ejercicio de manera gradual para evitar dolores o inconvenientes.

Después del nacimiento del bebé, la mayoría de las mujeres se preocupan por recuperar su figura. Por eso, tras un poco de descanso muchas comienzan a indagar sobre cómo empezar a hacer actividad física tras el parto.

Aunque no es conveniente adoptar una rutina de ejercicio intenso, sí es posible empezar a mover el cuerpo con actividades de bajo impacto. Además, en la actualidad hay propuestas novedosas que tienen en cuenta el reciente estado físico de la madre.

Por supuesto, es primordial tener en cuenta la opinión médica, ya que hay casos en que se requiere un periodo de recuperación mayor. Sin embargo, en general, casi todas se pueden ejercitar de manera gradual desde las primeras semanas.

¿Cuándo empezar a hacer actividad física tras el parto?

Cuál es el mejor momento del día para hacer ejercicio

La recomendación general para empezar a hacer actividad física tras el parto es esperar la autorización del médico o partero encargado. El profesional puede sugerir ejercicios de estiramiento simples para los primeros días después de dar a luz.

De igual forma, es probable que recomiende esperar hasta el control posparto de la sexta semana para evaluar las condiciones físicas. En casos de cesáreas y partos difíciles, es probable que hayan restricciones y cuidados especiales.

Cuando las mujeres han tenido actividad física a lo largo de la gestación, y tienen un parto vaginal normal, pueden empezar a realizar ejercicios ligeros en cuestión de días. Las rutinas elegidas deben implementarse de forma gradual, para lo que hay que evitar demasiado sobreesfuerzo.

Lee también: Ejercicios de estiramiento antes de dar a luz

¿Con qué ejercicios se puede empezar la actividad física tras el parto?

Una vez que el obstetra dé su autorización, las madres pueden empezar a hacer actividad física tras el parto. Lo ideal es contar con la supervisión de un entrenador personal, quien puede medir la intensidad de las actividades y corregir posibles errores. ¿Con qué empezar?

Salidas aeróbicas con el bebé

Ejercicio y bebé

Tener un bebé no tiene por qué ser una excusa para no hacer ejercicio físico. De hecho, hoy en día hay grupos personalizados que brindan salidas aeróbicas para madres recientes. Las actividades incluyen caminatas rápidas con el carrito del bebé y ejercicios de fortalecimiento.

Para su práctica se recomienda el uso de calzado y ropa cómoda, y un juguete para que el bebé permanezca tranquilo. También es conveniente amamantarlo antes de comenzar para que no haya interrupciones.

Esferodinamia

Muchas mujeres optan por unirse a la práctica de esferodinamia desde mucho antes de tener al bebé. Esta disciplina es aquella que trabaja con pelotas inflables de distintos tamaños. La elasticidad de estos elementos disminuye el impacto del peso y previene dolores.

Gracias a la inestabilidad que da su forma, ayuda a trabajar el equilibrio y el tono muscular. A su vez, es útil para mantener la columna alineada y corregir las malas posiciones. Lo mejor de todo es que se acompaña con ejercicios de respiración para aumentar la relajación.

Ejercicios para el suelo pélvico

Recuperar la figura tras el embarazo

Cualquier plan de actividad física tras el parto debe incorporar ejercicios para el fortalecimiento del suelo pélvico. Si bien algunas los practican desde la gestación, se deben mantener en las rutinas posparto.

Dado que los músculos que rodean la zona pélvica se debilitan al dar a luz, es primordial fortalecerlos. Esto no solo disminuye los posibles dolores, sino que aumenta el tono vaginal y disminuye el riesgo de incontinencia urinaria o disfunción sexual. Algunas opciones son:

  • Ejercicios de Kegel
  • Elevaciones de pierna
  • Abdominales en V
  • Tijeras verticales
  • Sentadillas o cuclillas

Método Pilates

Las rutinas que se sugieren en el método Pilates son ideales para empezar a hacer actividad física tras el parto. Estos programas reúnen ejercicios lentos, localizados y de baja intensidad, que ayudan a recuperar la figura mientras equilibran la salud mental.

Aunque algunos movimientos requieren mayor esfuerzo físico, hay alternativas adecuadas para las madres recientes. Además, son ideales para moldear la figura y favorecer el alivio de la zona pélvica y abdominal.

¿La actividad física tras el parto afecta la lactancia?

De ninguna manera. De hecho, puede ser beneficiosa. Lo importante es garantizar una buena hidratación entre cada actividad, pues la falta de líquidos sí puede tener un efecto negativo en la producción de leche. Sin embargo, no se recomiendan los ejercicios que puedan generar dolor o sensibilidad en los senos.

Para evitar incomodidades se aconseja utilizar un sujetador deportivo y amamantar al bebé antes de empezar. Estos simples hábitos evitan esa sensación de pesadez en el pecho, que a veces disminuye el rendimiento.

Ver también: Cómo puede influir la fase lunar en el parto

¿Qué señales alertan un exceso de actividad física tras el parto?

Es muy importante seguir el consejo de implementar rutinas de ejercicio de forma gradual y moderada. Hacer demasiada actividad física tras el parto puede producir varias reacciones negativas en la salud. Las más comunes son:

  • Alteraciones del flujo vaginal, que se vuelve más rojo y abundante
  • Reaparición de los sangrados vaginales que ya se habían terminado
  • Dolores musculares o articulares al ejecutar algunos movimientos
  • Sensación de fatiga y debilidad
  • Aceleración de la frecuencia cardíaca en estado de reposo

¿Te sientes preparada para empezar a hacer actividad física tras el parto? Ten en cuenta todas estas recomendaciones. Además, si lo que deseas es bajar de peso, recuerda complementarlo con una alimentación balanceada, controlada en calorías.

Te puede gustar