Actividades que te aportarán la tranquilidad que deseas en tu vida

Centrarte en los pensamientos positivos y dejar de lado lo negativo te ayudará a alcanzar esa tranquilidad que deseas y te permitirá vivir de forma mucho más relajada

La tranquilidad que deseas en tu vida es posible. No obstante, para lograrla es necesario frenar por unos minutos el vértigo de cada día.

El mundo acelerado en que se desarrolla la existencia humana ha generado estilos de vida que exigen mucho de las personas.

La vida se ha convertido en pura acción. Las personas corren de un trabajo a otro, trasladan a sus hijos, hacen las compras y atienden el hogar. Y, cada día, apenas se abren los ojos: la locura del “no tengo tiempo” se apodera del individuo.

No hay marcha atrás, el mundo no se detendrá. Esta es la realidad en la que el hombre de este siglo tiene que vivir.

Sin embargo, existen caminos para que la persona se reencuentre consigo misma, para que recupere su identidad como ser humano espiritual.

El hombre no es solo movimiento y acción. El hombre es espíritu, es pensamiento. La tranquilidad se conquista desde el interior.

Trabajar en esos momentos en que voluntariamente se frena la acción aliviará las nefastas consecuencias que esta vida frenética puede ocasionar.

¿Qué hacer para lograr la tranquilidad que deseas?

Algunos hábitos pueden contribuir al logro de la tranquilidad que deseas, aunque la vida sea complicada y abrume con los problemas.

Meditación

Meditación

Meditar conduce a una isla de armonía que permitirá transformar gradualmente la vida interior y encontrar la paz.

Para meditar no es necesario leer a Buda ni al Dalai Lama ni a ningún otro guía espiritual. No es preciso asistir a clases ni a lugares especiales de entrenamiento.

Solo se necesita disposición, ganas y confianza.

Lee también: La meditación cambia el cuerpo y la mente

 ¿Cómo comenzar?

  • Siéntate cómodamente, con la espalda derecha, y las piernas flexionadas. Puedes hacerlo en el piso o en una silla.
  • Cierra los ojos y atiende exclusivamente a la respiración. Ve tomando conciencia de que el aire ingresa al cuerpo, permanece y sale.
  • Vacía la mente de todo pensamiento. Si alguna idea o problema la ocupa, redobla los esfuerzos de concentración en la respiración.

Visualiza cada parte del cuerpo y siente cómo se relaja. Cada músculo se irá aflojando, desde la cabeza hasta los pies.  Repite mentalmente “Estoy tranquilo”, de modo que este pensamiento se instale en tu mente.

Con estos ejercicios, el cuerpo se habrá relajado, distendido, y la mente estará libre de presiones.

Es posible realizar estos momentos de meditación en el lugar en el que la persona se encuentre: en su hora de descanso en el trabajo, mientras viaja en un bus, en su casa a la mañana o a la noche.

Cuando retome la actividad, seguramente notará un gran alivio en sus tensiones que le permitirá afrontar sus tareas con energía renovada y mucha calma.

Mindfulness

Mindfulness

Con estas prácticas de meditación se puede trabajar el mindfulness y la atención plena.

Ello permitirá que las personas se liberen de las tensiones del pasado y de los miedos del futuro y accedan a las oportunidades y riquezas del presente.

Recuperar el contacto con el presente permite hacerse cargo del control de la propia vida y, a la vez, acceder a esa paz y tranquilidad que deseas. Vivir el presente libera de prejuicios y opiniones y abre las puertas a la paz.

Pensamientos positivos

Está comprobado que el cuerpo reacciona ante lo imaginado como si fuera real. Por tanto, para contribuir a la tranquilidad que deseas, visualiza una imagen que te aporte tranquilidad, viviendo esa paz que anhelas.

Esa será la imagen ideal en la que te focalizarás. Especialmente en momentos de agitación, cuando sientas que ya no puedes con la situación.

Se creará un paisaje interno en el que tendrás la tranquilidad que deseas. Y la mente y el cuerpo se acostumbrarán a esa tranquilidad, y la trasladarán poco a poco a distintos ámbitos de la vida.

Ejercicios

Ejercicios

El ejercicio mejora el estado de ánimo, pues provoca la liberación de endorfinas y serotonina, consideradas las hormonas de la felicidad.

No se necesitan instalaciones especiales. Basta con caminar durante 45 minutos cada día o correr algunas veces por semana. La mente y el cuerpo experimentarán sensación de bienestar.

Visita este artículo: 5 ejercicios que benefician los músculos de tu espalda

Sol

Exponerse moderadamente a los efectos de la luz solar es condición importante para lograr esa sensación de tranquilidad que deseas en tu vida.

El sol produce vitamina D, y eleva también los niveles de serotonina. Por tanto, realizar actividades al aire libre también ayuda.