Adelgazar con agua de alcachofas

No existe ningún tratamiento milagroso para adelgazar. Deberás ser constante, cuidar tu alimentación y realizar actividad física para obtener los resultados que pretendes.

La alcachofa es un tesoro de beneficios escondidos en un sinfín de pequeñas hojas verdes. Se trata de una hortaliza tan saludable como sabrosa, que nos permitirá perder peso con facilidad, gracias a sus virtudes diuréticas y quema grasas. El modo de conseguirlo es bien sencillo: preparando agua de alcachofas o, en su defecto, sus infusiones.

A la hora de realizar una dieta, debemos cuidar el modo en el que la vamos a llevar a cabo. Las dietas restrictivas y bajas en proteínas son, sin dudas, las más peligrosas. Es necesario encontrar un equilibrio y cuidar de que en todo momento dispongamos de los nutrientes adecuados.

La alcachofa, por su parte, es una excelente opción gracias a su contenido de vitamina B, hierro, magnesio. También resultan muy positivos sus aminoácidos, flavonoides, fósforo y potasio.

¿Cómo me puede ayudar la alcachofa a perder peso?

alcachofa

Todos conocemos las famosas propiedades adelgazantes de la alcachofa, pero debemos tenerlo claro: no existe un producto milagroso que nos permita bajar de peso en poco tiempo. Existen, en cambio, alimentos que nos pueden facilitar el progreso solo si nosotros ponemos voluntad y cambiamos nuestros hábitos de vida.

Entonces, ¿es real el efecto adelgazante que atribuyen a la alcachofa? Lo es, pero requiere que seamos constantes y que cuidemos también el resto de nuestra nutrición.

Características de esta hortaliza

Estas son las cualidades más destacadas de la alcachofa:

  • Es una hortaliza muy antigua, con propiedades especiales que nos ayudan en muchos aspectos; por ejemplo, entre sus componentes está la inulina, un carbohidrato que se metaboliza lentamente en el organismo, muy adecuado para la diabetes.
  • Es rica en fibra, lo que nos ayuda a bajar la glucosa en sangre y a controlar los niveles de colesterol, además de combatir el estreñimiento.
  • Contiene cinarina, una sustancia maravillosa que nos permite estimular la secreción biliar; así, se favorece la digestión de las grasas y se potencia el efecto diurético que previene la retención de líquidos.
  • Tiene menos de un 1% de grasa; dispone, por lo tanto, de un aporte calórico muy bajo. Es de unas 22 calorías por cada 100 gramos.
  • Su efecto adelgazante se produce gracias a tres factores: su bajo nivel calórico, su efecto diurético y su capacidad para procesar y eliminar las grasas.

¿Qué otros beneficios tienen las alcachofas?

Más allá de la función adelgazante que comentamos previamente, las alcachofas presentan también otras ventajas:

  • Se trata de un vegetal medicinal que favorece y ayuda a nuestras funciones hepáticas.
  • Estimulan la digestión y la eliminación de grasas.
  • Constituyen un buen desintoxicante; limpian los intestinos, el hígado y los riñones.
  • Bajan el nivel de colesterol en sangre.
  • Disponen de propiedades diuréticas y depurativas, por lo que se alzan como una aliada perfecta para los riñones.
  • Nos ayudan a defendernos de enfermedades coronarias, como la arteriosclerosis.
  • Son especialmente adecuadas para el hígado: lo limpian, regeneran y lo ayudan a acumular vitaminas.

Lee también: Beneficios de la alcachofa: la aliada para cuidar la línea

Adelgazar con el agua de alcachofas

El agua de alcachofas, así como el jugo, ofrece grandes beneficios para la salud.

La dieta de la alcachofa consiste en llevar una pauta en la que incluyamos el agua de alcachofa tres veces al día. La aplicaremos durante 10 días al mes, por al menos 3 meses. De este modo, no solo bajaremos de peso, sino que además desintoxicaremos el organismo.

Durante estos 10 días, llevaremos una dieta a base de jugos naturales, frutas, verduras y nada de grasas o comidas industriales. Es recomendable también realizar al menos media hora de ejercicio al día. Se aconseja consultar con el médico antes de iniciar un plan alimenticio de este tipo.

 ¿Cómo preparar el agua de alcachofas?

Verdaderamente, el agua de alcachofas es muy fácil de preparar. Tan solo se deben seguir estos pasos:

  • Coger dos alcachofas de tamaño medio, que estén bien frescas, prietas y sanas.
  • Lavarlas bien y cortar el extremo del tallo; después, cortarlas en dos mitades.
  • En una olla, introducir un litro y medio de agua y poner las dos alcachofas a hervir hasta que adquieran un tono adecuado en su cocción y se vuelvan más blanditas.
  • Una vez hervidas, reservar el agua conseguida de esta cocción.

En tanto, las alcachofas se pueden utilizar en las comidas. Con un poco de aceite, sal y vinagre forman un plato tan sano como sabroso.

Por otra parte, nos serviremos del agua de alcachofas para pautar nuestra dieta. Habremos obtenido litro y medio de agua, y es lo que tendremos que bebernos a lo largo del día.

Te puede interesar: Descubre las 6 razones por las que no estás perdiendo peso

El agua de alcachofas tiene un potente efecto diurético.

¿Cuándo consumir el agua de alcachofas?

Podemos empezar luego del desayuno: por ejemplo, una alternativa es preparar una taza de avena, una manzana y luego, consumir un vaso de agua de alcachofas. La tomaremos también después de nuestras comidas principales; recuerda que favorece la digestión, es diurética y ayuda a procesar las grasas.

El litro y medio que hemos obtenido nos va a servir para todo el día. Puedes meterla en el refrigerador, y, a la hora de tomarla, acompañarla con un poco de jugo de limón y unas hojas de menta. El sabor es más agradable y los beneficios, superiores.

No dejes de intentarlo y ten en mente, sobre todo, que seguir una alimentación variada en la que no falten las ensaladas y practicar ejercicio es indispensable. Basta con andar en bicicleta o caminar media hora por día. Como consejo final: si haces esta dieta en compañía de un familiar o una amiga, seguro que te será más fácil.