Adicción a los opioides: ¿por qué ocurre?

24 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
El consumo de opioides afecta al sistema dopaminérgico del cerebro que es el que se encarga de controlar las concentraciones de la dopamina. El estado de euforia es uno de los culpables de la generación de la adicción.

Los opioides son muy adictivos, principalmente debido a la activación que generan en los centros de recompensa del cerebro. La adicción a los opioides es peligrosa debido a los riesgos que estos pueden ocasionar.

Esta adicción se volvió crítica a partir de los años 80 cuando se empezó a abusar de este tipo de fármacos de forma indiscriminada. La adicción involucra tanto a los pacientes como a los profesionales sanitarios.

El uso continuo puede crear adicción que se caracteriza por un fuerte deseo de consumir las sustancias, deterioro de la capacidad para controlar su uso y consumo persistente a pesar de las consecuencias perjudiciales que pueden producir.

La adicción a los opioide

La negación en la adicción

La dependencia o adicción a los opioides es una enfermedad crónica, con frecuentes recaídas, asociada con tasa de morbilidad y mortalidad significativamente aumentadas, según confirman estudios como el publicado en 2015 en la revista Annual Review of Public Health.

A la hora de prescribir una pauta terapéutica analgésica a base de medicamentos opioides siempre existe el dilema sobre el uso de este tipo de fármacos. El dilema consiste en valorar los efectos positivos de estos medicamentos sobre la reducción del dolor en comparación con los negativos, entre los que se encuentra la adicción o la sobredosis.

Además, el riesgo de que se produzca una adicción a los opioides aumenta mucho cuando se utilizan para fines recreativos y fuera de la prescripción médica, ya sea a dosis elevadas o administrándolos por vías diferentes a la indicada. Este riesgo también aumenta si se toman estas sustancias junto con alcohol.

Como curiosidad, antiguamente existía una legitimación mayor ante la prescripción de opioides, dado que no se tenían en cuenta sus efectos adictivos. Así lo explica la investigadora Bridget M. Kuehn en la revista Journal of the American Medical Association en 2007.

¿Cómo se produce la adicción a los opioides?

 

El consumo de opioides afecta al sistema dopaminérgico del cerebro, que es el que se encarga de controlar las concentraciones de la dopamina. Esta es una sustancia que interviene en muchos procesos del organismo. Al estar estimulado de forma repetida este sistema, la plasticidad del cerebro se puede ver afectada.

En concreto, tal como nos explican investigadores de la Universidad del País Vasco, es el sistema dopaminérgico mesolímbico el principal encargado de mantener la adicción en nuestro cerebro. Además, también se ven implicados los sistemas dopaminérgicos y noradrenérgicos.

Por su parte, los sistemas dopaminérgicos se encargan de, poco a poco, crear una conducta adictiva en nuestro cerebro. Esto se conoce en inglés como craving. Por otro lado, los sistemas noradrenérgicos se encargan de los aspectos físicos del síndrome de abstinencia que se produce al intentar dejar la adicción.

Lee también: ¿Qué es el quimiocerebro?

Características de la adicción a los opioides

adicción a los opioides
Los opioides son las sustancias que estimulan ciertos receptores del sistema nervioso humano, mientras que se denomina opiáceos a las sustancias derivadas del opio

Estas sustancias desencadenan efectos positivos y efectos negativos. En cuanto a los positivos son debidos al efecto de euforia y de recompensa cerebral que producen. Por otra parte, en cuanto a los negativos, son consecuencia de alivio del dolor, no solo físico sino también el de tipo emocional o psíquico causado por acontecimientos estresantes o traumáticos.

Por este motivo, las personas que sufren un trastorno mental obtienen un efecto reforzador negativo más poderoso y ello les convierte en más vulnerables. Así lo confirman investigaciones como la publicada en 2016 en la revista Revista Clínica de la Escuela de Medicina.

Aproximadamente el 90 % de los individuos con dependencia de opiáceos presenta un trastorno psiquiátrico adicional. Los más frecuentes son:

  • Trastorno de depresión mayor
  • Trastornos por consumo de alcohol
  • Trastorno antisocial de la personalidad
  • Trastornos de ansiedad

¿Cómo se desarrolla la adicción?

Particularmente en las etapas tempranas de la adicción la estimulación que producen los opioides en el sistema de recompensa del cerebro es la principal razón por la que algunas personas consumen la droga repetidamente.

Sin embargo, con el tiempo se produce una compulsión por el uso de opioides que va a más allá de la utilización por placer. Esta compulsión aumentada está relacionada a la tolerancia y a la dependencia.

Tal y como hemos comentado, el riesgo de adicción también aumenta cuando se utilizan de manera diferente a la prescripción hecha por el médico, ya sea a dosis más elevadas o bien usando una vía de administración más directa que la vía oral. Así lo confirma el doctor Josep Guardia Serecigni, vicepresidente de la asociación Socidrogalcohol.

Otra forma es la de consumir opioides junto con otros fármacos o alcohol. Estas sustancias pueden interaccionar de forma sinérgica lo que eleva el riesgo de sobredosis.

Descubre: ¿Puedo beber alcohol si estoy tomando medicamentos?

La prevención es importante

La adicción a los opioides está estrechamente relacionada con la activación repetida de los sistemas de recompensa del cerebro.

Es fundamental educar a los médicos en el uso racional de estos medicamentos. Además, las campañas antidrogas impartidas para la sociedad también son fundamentales para prevenir este tipo de problemas.

  • Hunt, S. P., & Urch, C. E. (2007). Dolor, opioides y adicción. In Wall y Melzack. Tratado del Dolor. https://doi.org/10.1016/b978-84-8174-949-6.50023-x
  • Celaya Lecea, M. C., & Malón Musgo, M. M. (2014). Opioides en el tratamiento del dolor crónico no oncológico. Boletín de Información Farmacoterapéutica de Navarra.
  • O´Brien, C. P. (2006). Adicción y abuso de drogas. In Las bases farmacológicas de la terapeútica.
  • Kolodny, A., Courtwright, D. T., Hwang, C. S., Kreiner, P., Eadie, J. L., Clark, T. W., & Alexander, G. C. (2015). The prescription opioid and heroin crisis: a public health approach to an epidemic of addiction. Annual review of public health, 36, 559-574.
  • ¿Soy vulnerable a la adicción de opioides?. (2018). Retrieved 23 April 2020, from https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/prescription-drug-abuse/in-depth/how-opioid-addiction-occurs/art-20360372
  • Kuehn, B. M. (2007). Opioid prescriptions soar. Jama, 297(3), 249-251.
  • Ortiz, J. P., & Sesma, M. T. (1999). Mecanismos neurobiológicos de la adicción a drogas. Trastornos adictivos: Organo Oficial de la Sociedad española de Toxicomanías, 1(1), 13-21.
  • Sandí Brenes, S., & Sandí Esquivel, L. (2016). Dependencia a opioides y su tratamiento. Revista Clínica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Costa Rica, 6(1), 87-92.
  • Serecigni, J. G. (2018). Epidemia de sobredosis relacionada con la prescripción de analgésicos opioides en Estados Unidos. adicciones, 30(2), 87-92.