Adicción al azúcar, ¿cómo quitarla?

La adicción al azúcar está cada vez más extendida en el mundo y es la causa de múltiples enfermedades. Entre ellas, diabetes, problemas cardiacos y depresión.

La adicción al azúcar, como todas las adicciones, es un fenómeno complejo y multifactorial. En este se involucran aspectos psicológicos, sociales y también biológicos. Durante la última década se ha avanzado mucho en la comprensión de este problema, pero todavía no se dilucida del todo.

En las adicciones operan una serie de procesos que en su conjunto se conocen como neuroadaptación. Determinadas sustancias o comportamientos activan los centros de recompensa de nuestro cerebro. El resultado es una sensación de placer, generada por algunos neurotransmisores.

La estimulación sucesiva de esos centros de recompensa conduce a un cuadro en el que se desea repetir la sensación de placer, pero se requiere de estímulos cada vez mayores para lograrlo. Esto se convierte en un círculo vicioso sin fin. Es lo que ocurre en la adicción al azúcar.

Un estudio publicado por American Journal of Clinical Nutrition señala que las comidas con alto nivel de azúcar son tan adictivas como la heroína o la cocaína. ¿Cómo solucionarlo? Estas son algunas claves para ello.

Mantener estable el nivel de glucosa en el cuerpo

Desayuno con huevos.

Si los niveles de glucosa en el cuerpo se mantienen estables no aparece esa necesidad apremiante de comer “algo”, que finalmente resulta ser un “algo” repleto de azúcar. Para evitarlo, lo primero es tomar un desayuno muy rico en proteínas.

Tan importante como el desayuno es tomar algo de comida cada dos o tres horas. Esos bocados entre comidas deben ser proteínas magras, frutos secos o legumbres. Con ello mantendrás el nivel de glucosa en los valores correctos.

Preferir la “comida de verdad”

Muchas veces ingerimos grandes cantidades de azúcar sin darnos cuenta. Cerca del 80% de los productos alimentarios contienen altos niveles de azúcar. Los “productos alimentarios” son, básicamente, todas esas comidas procesadas y empaquetadas con las que nos encontramos a diario.

Todos esos falsos alimentos son los principales responsables de la adicción al azúcar. Especialmente porque generan placer, pero no sacian la sensación de hambre. La consigna entonces es optar por la comida natural, cuando se nos abra el apetito.

Evitar los edulcorantes para superar la adicción al azúcar

Según una investigación publicada por Diabetes Care, el uso de edulcorantes conduce a una especie de corto circuito entre el intestino y el cerebro. Como dicho cambio genera modificaciones en el metabolismo, esto lleva a una confusión.

El cerebro asume que no tiene suficiente glucosa disponible y entonces envía un mensaje de alerta al organismo. Por eso, al final terminamos consumiendo más calorías para responder a ese mensaje de urgencia. Finalmente no se logra el objetivo central de supera la adicción al azúcar.

Manejar los momentos de ansiedad

Como en toda adicción, en la del azúcar también hay momentos de ansiedad. Esto es, un deseo irrefrenable de consumir azúcar. Sientes que el cuerpo te lo pide y te resulta muy difícil hacer caso omiso a esa demanda.

Lo aconsejable para manejar esos momentos de ansiedad es, primero que todo, tomar un té de manzanilla, albahaca o anís. Luego, salir a dar una caminata tranquila o realizar una sesión de ejercicios. Esto contribuye a disipar la inquietud y recuperar la serenidad.

Algunos trucos eficaces

Aunque parezca extraño, para superar la adicción al azúcar también es importante mantener la sal a distancia. Por lo general, cuando se consume algo salado, más tarde aparece la necesidad de comer algo dulce.

También es buena idea lavarte los dientes inmediatamente después de comer. Puede parecer algo tonto, pero la pasta dental suele ser dulce y sentir su sabor en la boca ayuda a disipar esa ansiedad por el azúcar. Funciona.

Tomar conciencia

Lo más importante para superar la adicción al azúcar es tomar conciencia acerca de los efectos nocivos que tiene esa sustancia sobre nuestro cuerpo. Lo primero es saber que esta sustancia incrementa el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas, trastornos de sueño, depresión y mucho más.

El azúcar ataca al sistema inmunológico, pues los macrófagos quedan atrapados en ella y no pueden realizar su función. También hace que la sangre sea más ácida. Esto es una condición que favorece el crecimiento y la multiplicación de las células cancerígenas.

El investigador Ross Campbell ha señalado que el cuerpo es capaz de resistir los efectos del azúcar refinado por 20 años. Luego de ello aparece la diabetes. Lo fundamental para superar la adicción al azúcar es hacer conciencia de sus devastadores efectos y adoptar estilos de nutrición saludables.

Palma Ramírez, G., Navarro Fernández, A., Lozada Castillo, I., & Hernández Valdés, F. El azúcar, tan nociva como cualquier droga.