Adiós al dolor articular: 5 consejos prácticos

Conoce cuáles son las pautas alimenticias más adecuadas para evitar dolores en las articulaciones.

Seguro que te ha pasado alguna vez, levantarte por las mañanas  como si hubieras hecho un gran esfuerzo por la noche, te cuesta mover las manos y, al bajar las escaleras sientes pinchazos en las rodillas. ¿Cómo podemos aliviar el insufrible dolor articular? Te damos sencillos consejos a continuación para que los apliques a tu día a día.

Trucos para aliviar el dolor articular

Son muchas las personas  que sufren dolor articular, una realidad provocada por la artritis, el reuma, la artrosis… Bien es cierto que no siempre es posible eliminar por completo el dolor y que hemos de aprender a vivir con él, pero lo que sí podemos hacer es seguir unas estrategias básicas y reducir su dolor. Lo que es más importante: obtener una mejor calidad de vida.

Siempre habremos de seguir el consejo de nuestros médicos, y no excedernos demasiado con el consumo de medicamentos tales como los anti-inflamatorios, ya que en ocasiones  también acabaremos sufriendo sus efectos secundarios. Te aseguramos que existen sencillos remedios naturales que pueden servirte de mucha ayuda. ¿Quieres conocerlos?

1. Tomar jengibre a diario

Jengibre cabello

Un estudio realizado por la Universidad de Miami nos dice que tomar dos cápsulas diarias de jengibre nos ayuda a desinflamar las articulaciones y a paliar el dolor. De hecho, las propiedades del jengibre son muy semejantes a las del propio ibuprofeno pero sin los consecuentes efectos secundario. Estos comprimidos de jengibre puedes encontrarlos en las tiendas naturales o en las herboristerías, lo normal es tomar dos al día. De todos modos, sabes que también puedes recurrir a la clásica infusión. Ralla el equivalente a una cucharada de la propia raíz de jengibre, y llévala a ebullición junto a una taza de agua. Tómala por la mañana y por la tarde,

Te interesa: 5 ejercicios para reducir el dolor de las articulaciones

2. Cuidado con ciertos alimentos

 

Toma nota de los siguientes alimentos que te vamos a detallar, lo mejor es eliminarlos o tomarlos en muy pocas cantidades para poder aliviar así el dolor articular:

  • Lácteos: No son un alimento contraindicado, si bien contienen un elemento llamado caseína que favorece la inflamación de las articulaciones. Si sufres problemas en las articulaciones, empieza a plantearte el ir reduciéndolos por el bien de tu salud y tu calidad de vida.
  • Carne roja: No está muy recomendada si sueles tener problemas en las articulaciones.
  • El trigo: Existen recientes estudios que nos dicen que el trigo y muchos cereales que contienen ese conocido elemento llamado gluten, suele ocasionar inflamación en las articulaciones de personas que padecen de artritis ¿Solución? Reduce este elemento en tu dieta para ver si al hacerlo, encuentras alivio. Hay personas que no notan cambios, pero hay otras que sí reconocen tener mejor calidad de vida al haber eliminado el gluten.
  • Huevos: también cuidaremos su consumo. Y es que, al ser un producto animal, los huevos contienen ácido araquidónico en su yema, un elemento que también favorece el proceso inflamatorio, y que en ocasiones nos hace sentir hinchados y doloridos. Bien es cierto que los huevos son muy sanos y llenos de proteínas, pero estas proteínas animales en ocasiones tienen efectos no esperados.
  • Cuidado con las solanáceas: ¿te suena el nombre? cuando hablamos de solanáceas nos referimos por ejemplo a los tomates, los pimientos, las berenjenas, vegetales fríos que pueden causar rigidez musculoesquelética, que favorecen en ocasiones las migrañas, así como la inflamación articular. Y es que todo se debe a un alcaloide tóxico llamado solanina, un compuesto que puede agravar la inflamación, sobre todo en personas que ya padecen la enfermedad. La mejor verdura que puedes consumir son por ejemplo las zanahorias.

3. Sí al té verde por las mañanas

La manera más simpe de beneficiarse del té verde es simplemente prepararlo en una infusión.

 

¿Eres esa persona fanática del té verde? Sus polifenoles (antioxidantes) han demostrado ser grandes aliados a la hora de prevenir y paliar los efectos de la artrosis. Así que ya sabes, nunca olvides un vaso de té verde en tu desayuno.

4. Tú gran aliada: la Vitamina E

 

Seguro que has oído hablar de ella, sus efectos son maravillosos para resolver los efectos de la artrosis y se la considera un verdadero medicamento. Las cantidades ya te vendrán pautadas en la caja de comprimidos o cápsulas cuando las adquieras en tu tienda natural o en tu farmacia. Sabes que también puedes encontrar vitamina E en la mayoría de vegetales de hoja verde, pero para poder conseguir la dosis adecuada siempre es mejor recurrir a las cápsulas. Seguro que en tu farmacia puedes encontrarlas.

Te interesa: Prepara una loción antiinflamatoria y calma el dolor de tus músculos y articulaciones

5. Alimentos que pueden reducir el dolor

Nueces

 

Mejorar nuestra calidad de vida es imprescindible. Y ello se consigue con una buena alimentación, y con nutrientes que reducen nuestro dolor articular. ¿Quieres saber qué pautas seguir?

  • Consume siempre alimentos frescos: Di no a los alimentos industriales, ya que contienen elementos que propician nuestra inflamación articular.
  • Frutos secos: nueces, almendras, pistachos. Nos dan energía y son muy sanos.
  • Zumo de limón: nos aporta antioxidantes, y es muy adecuado si lo tomamos por ejemplo por las mañanas.
  • Aceite de hígado de bacalao: Gracias a sus aceites ricos en omega 3, se ha demostrado que es muy efectivo para todas aquellas personas que sufran problemas articulares. Así que no dudes incluir una cucharadita diaria en tu dieta.
  • Vinagre de manzana orgánico:. Alivia el dolor y es muy recomendable para nuestra salud.
  • Granos de quinoa y amaranto: ¿Los has probado alguna vez? Son un súper alimento, granos maravillosos que te aportarán grandes beneficios para tu salud y que día a día, irán aliviando también tu dolor articular.
  • Romero, M. (1998). Artritis reumatoide. Guias Clínicas. https://doi.org/10.1016/B978-84-458-1911-1.50048-8
  • Cilveti Gubía, S., & Idoate García, V. (2001). Posturas Forzadas. Ministerio de Sanidad y Consumo. https://doi.org/http://dx.doi.org/10.1016/0012-365X(91)90424-Z
  • Peña Ayala, A. H., & Fernández-López, J. C. (2007). Prevalencia y factores de riesgo de la osteoartritis. Reumatología Clínica. https://doi.org/10.1016/S1699-258X(07)73648-3