Administración de medicamentos vía vaginal y rectal

La administración de medicamentos por vía vaginal y rectal es una técnica que ofrece grandes ventajas siempre y cuando la técnica se realice de forma correcta.

En este caso, el grupo de expertos decide usar fármacos (ya sean sólidos o en forma de cremas) dentro del canal vaginal. Por otra parte, la vagina es un órgano que conecta el útero del paciente con el medio externo. Participa en funciones diversas como la menstruación, el parto y las relaciones sexuales.

Gracias a esta vía de administración, el médico puede solucionar alteraciones del pH de la mucosa vaginal, molestias o picores. También se pueden tratar infecciones en la zona o descongestionar la mucosa. Asimismo, pueden usarse compuestos para calmar hinchazón o inflamación de la zona.

De cualquier manera, el equipo de expertos explicará al paciente y a los familiares el procedimiento a seguir. Otra información que se les comunicará serán los posibles efectos secundarios y de otras recomendaciones a tener en cuenta.

Irritación vaginal por depilación.

Sin embargo, esta técnica no se recomienda si el paciente tiene la menstruación en el momento. Tampoco se aconseja en caso de hipersensibilidad a los compuestos que forman al medicamento y/o si existe algún tipo de alteración a nivel de la mucosa vaginal.

Vía vaginal: procedimiento de administración

Así, el procedimiento general a llevar a cabo requiere los siguientes pasos:

  • Mantener en todo momento las normas de higiene recomendadas y preparar todo el material necesario para la técnica.
  • Colocar al paciente en la posición más adecuada y cubrir con una sábana para asegurar la sensación de intimidad del paciente.
  • Introducir el medicamento según las características y modo de aplicación que presenten. Por ejemplo, entre los más utilizados encontramos:
    • Supositorio. En primer lugar, se mantienen separados los pliegues labiales con la mano no dominante. Después se introduce el supositorio lubricado de manera rápida pero sin brusquedad. Finalmente, el sujeto deberá permanecer acostado durante unos minutos para evitar la expulsión del mismo y asegurar su eficacia.
    • Crema vaginal. En este caso, se deberá preparar el aplicador con la crema correspondiente. También se deberán mantener separados los pliegues labiales y se introducirá el aplicador en la vagina. A continuación, se apretará el émbolo para depositar la crema en la región corporal. Para finalizar, se retirará todo el material usado y se limpiará los restos de crema. El paciente deberá permanecer acostado durante unos minutos para asegurar la absorción.

Descubre: ¿Influyen los probióticos a la flora vaginal?

Administración de medicamentos vía rectal

Candidiasis vaginal, infección.

Por otra parte, el equipo médico puede utilizar una serie de fármacos que se absorben en el recto del paciente. Asimismo, el recto constituye la parte final del intestino grueso y del tubo digestivo. En condiciones normales, las heces (restos de la digestión no digeridos) se expulsan al medio externo a través de un orificio denominado ano.

De esta manera, el procedimiento consiste en la introducción de un compuesto, a través del ano, hasta el interior del último tramo del aparato digestivo. Esta técnica puede utilizarse dentro del tratamiento y de la prevención frente a ciertas alteraciones intestinales. Por otra parte, la acción terapéutica puede ser tanto local como sistémica.

Aunque es una vía válida de administración, el equipo médico deberá concienciar al paciente y a sus familiares. También les recomendará una serie de pautas a tener en cuenta durante el procedimiento y de los posibles efectos adversos. Actualmente existe una baja aceptación por parte de los pacientes del tratamiento.

Existen una serie de situaciones médicas en las que no se aconseja llevar a cabo esta técnica. Entre las contraindicaciones más frecuentes incluimos alergias a los componentes del fármaco, rectorragia o historial médico que incluya cirugías en esta zona del cuerpo.

Quizá te interese: Anatomía del ano y el recto

Vía rectal: procedimiento de administración

El procedimiento a seguir consta de los siguientes pasos:

  • Seguir las medidas de higiene usuales y preparar el material necesario para la técnica.
  • Colocar al paciente en posición de Sims y dejar descubierta la región de las nalgas.
  • A continuación, con la mano no dominante, se separarán las nalgas para poder identificar el ano con facilidad.
  • Más tarde, con introducirá con la mano dominante el supositorio por el ano hasta sobrepasar el esfínter anal interno. Existen casos clínicos en los que se utiliza una cánula lubricada si el paciente posee un edema en el momento. Algunas recomendaciones son colocar el supositorio con rapidez y suavidad para evitar molestias en el sujeto.
  • Tras la introducción del medicamento, se deben mantener las nalgas apretadas durante diez o quince minutos para evitar la expulsión del fármaco.
  • Finalmente, se acomodará al paciente y se recogerá todo el material utilizado.
  • Wassen L, Schon K, Holmgren J et al. Local intravaginal vaccination of the female genital tract. Scandinavian Journal of Immunology 1996;44:408–14. 
  • Kim J-K, Kim M-S, Park J-S et al. Thermo-reversible flurbiprofen liquid suppository with HP-b-CD as a solubility enhancer: improvement of rectal bioavailability. Journal of Inclusion Phenomena and Macrocyclic Chemistry 2009;64:265–72. 
  • Shaikh R, Raj Singh TR, Garland MJ et al. Mucoadhesive drug delivery systems. Journal of Pharmacy and BioAllied Sciences 2011;3:89–100. 
  • (PDF) Vaginal and Rectal Dosage Forms in Iranian Traditional PharmacyAvailable fromhttps://www.researchgate.net/publication/284204712_Vaginal_and_Rectal_Dosage_Forms_in_Iranian_Traditional_Pharmacy [accessed Oct 28 2018].