Así funciona y nos hace actuar la adrenalina

4 noviembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Grecia Morillo
La adrenalina es la hormona del estrés, pero ¿qué efectos provoca en el organismo? y ¿qué la hace ser una sustancia fundamental para la vida?

La adrenalina pertenece a una hormona conocida dentro del pequeño grupo de las catecolaminas, que se producen en las glándulas suprarrenales.

Dentro de su estructura química natural pertenecen al grupo catecol. Participan en muchos procesos fisiológicos, con lo cual se integran de forma esencial en las funciones vitales.

Estas hormonas median acciones endocrinas y neurales, haciendo que el organismo se enfrente al miedo, estrés situacional o el asma.

¿Cómo es la composición y síntesis de la adrenalina?

La adrenalina  y la noradrenalina vienen de la misma familia de catecolaminas y se sintetizan a partir de diversas transformaciones. Su síntesis trasciende de la tirosina, donde  va evolucionando a noradrenalina y adrenalina.

El proceso en el que se convierte la dopamina en noradrenalina es llevado a cabo por la enzima dopamina B-hidroxilasa. Al tener como resultado la norepinefrina, esta es metilada por la enzima subsiguiente,  feniletanolamina N-metiltransferasa, ayudando a obtener como paso final la adrenalina.

La adrenalina queda resguardada en el citoplasma de las células pertenecientes a la médula suprarrenal para su uso posterior.

El sistema nervioso autónomo y la médula adrenal conforman el sistema simpático-adrenal, fundamental para el funcionamiento del eje hipotálamo-hipofisario-adrenal.

Procesos fisiológicos en los que interviene la adrenalina

Frecuencia cardíaca

Adrenalina

La epinefrina tiene fundamental predilección por la actividad cardíaca, incrementando la velocidad del latido, así como también ir disminuyendo el flujo sanguíneo a nivel intestinal. Genera buen flujo vascular en los músculos esqueléticos, garantizando su nutrición y energía  en actividades físicas intensas.

Por ser un activador predominante de receptores alfa, tiene mucha más efectividad que la noradrenalina, que es su composición previa. Con buenos niveles de epinefrina, la sístole ventricular se hace más rápida y fuerte, haciendo que el mismo movimiento sea más breve  y con ello, una menor presión que ayuda a que el flujo se distribuya suficientemente. La actividad que esta hormona genera en el corazón es lo que la hace identificarse con un efecto inotrópico independiente de la frecuencia.

Condiciones de estrés o lucha

Condiciones de estrés o lucha

Cuando el cuerpo se encuentra en una eventualidad de alerta, estrés, miedo o en medio de decisiones de toma rápida, la epinefrina hace que el cerebro coordine las ideas a más velocidad. Tiene relación con las situaciones de dolor extremo provocado tras una situación de estrés, como el peligro de muerte.

En estos casos, la adrenalina genera la antalgia total de la zona afectada por la liberación en grandes cantidades de la hormona. Cuando el cuerpo se siente fuera de peligro, las fibras nerviosas del dolor comenzarán a hacer sentir su percepción intensamente.

Te interesa: 4 cosas que puedes hacer para manejar el estrés y la ansiedad

Glucogenólisis

Sangre venosa.

Otra acción importante de la adrenalina es su acción como liberadora de glucosa a la sangre desde sus diferentes reservas fisiológicas. Tanto la gluconeogénesis, como la glucogenólisis son mediadas en gran proporción por la hormona epinefrina, tomando la glucosa de reservas como el hígado y el músculo esquelético.

Esta glucosa se usa cuando el cuerpo se encuentra en condiciones críticas como la inanición y la hipoglicemia por ayuna prolongada en las que se requiere obtención de energía para sobrevivir.

Asma

Asma

El poder broncodilatador de la adrenalina la hace ser una hormona ayudadora en crisis de asma. Tiene compatibilidad directa con los receptores b-adrenérgicos, básicos para atajarla. Es la que se utiliza como complemento compatible con el tratamiento con antiasmáticos con un nivel de evidencia A1.

  • G. Gonzalez, B., & Escobar, A. (2006). Estrés y sistema inmune. Rev Mex Neuroci.
  • Morales-Cané, I., Del, M., Valverde-León, R., & Rodríguez-Borrego, M. A. (2016). Adrenalina en el paro cardíaco: revisión sistemática y metaanálisis. Revista Latino-Americana Enfermagen. https://doi.org/10.1590/1518-8345.1317.2821
  • Brandan, N., Llanos, I., Díaz, D. A., & Rodríguez, A. (2010). Hormonas Catecolamínicas Adrenales. Cátedra de Bioquímica.
  • Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría. (2017). Adrenalina. Pediamécum.