¿Cómo afecta la fibromialgia al estado anímico?

Si perteneces al entorno de alguien con fibromialgia, este artículo te ayudará a comprender que es más duro de lo que parece.

La fibromialgia es una enfermedad de reciente caracterización que afecta sobre todo a mujeres adultas. Les causa cansancio, dolor en todo el cuerpo y malestar general.

Además de las consecuencias físicas, también promueve fuertes problemas en cuanto al estado de ánimo. A continuación te explicaremos cómo afecta la fibromialgia en este último aspecto, y también el por qué.

Factores que empeoran el estado anímico

Mejora el estado de ánimo

Existen múltiples factores que afectan al estado de ánimo de los pacientes con fibromialgia. En este apartado los desarrollaremos, por una parte los relativos a su vida cotidiana y por otra las relativas al campo médico.

Para empezar, promueve graves consecuencias la cualidad de los síntomas, que son generales. Una paciente que sufre de malestar inespecífico y dolor en todo el cuerpo no puede ya funcionar como lo llevaba haciendo toda la vida.

Siente que no consigue llevar bien a cabo sus tareas, sean de la índole que sean. Le suponen mucho más esfuerzo que antes y se le hacen mucho más difíciles.

Además, se desconoce la causa de su aparición, aunque se sospecha que tiene que ver con el estrés o con sucesos traumáticos sucedidos en el pasado.

No tiene una causa orgánica (física y cuantificable), como la amplia mayoría de enfermedades. Por esto, en el entorno familiar y social se tiende a menospreciar los sufrimientos diarios de la enfermedad.

Como en cualquier patología, es muy importante que el paciente reciba ánimo y apoyo de quienes la rodean. Que una paciente sea calificada de “quejica”, o reciba comentarios como “que no te pasa nada”, dificulta el que sobrelleve sus síntomas.

A nivel médico también existen obstáculos, en primera instancia en el momento del diagnóstico. A la paciente le da “apuro” ir al médico para decirle que no sabe qué le pasa, que le duele todo el cuerpo. Y supone para ella un golpe recibir un diagnóstico que poco puede cambiar lo que sufre.

En el curso de la enfermedad van apareciendo síntomas de los cuales los médicos de Atención Primaria no están del todo al tanto.

No los identifican con nada y proponen tratamientos empíricos muchas veces poco efectivos. Las pacientes recurren muchas veces a remedios naturales que las alivien. Esto genera un fuerte sentimiento de frustración y desamparo.

Ver también: Estos 7 alimentos te ayudarán a mejorar tu estado de ánimo

Cómo afecta la fibromialgia al estado anímico

Dependiendo de diversos factores (personalidad, ambiente, capacidad de resiliencia) la afectación del estado anímico puede presentarse de distintas formas:

Trastorno depresivo mayor

Dolor en el brazo o la pierna

Se trata de una alteración francamente grave e incapacitante. La enferma se encuentra falta de energía y de voluntad para hacer cosas (esto se conoce como abulia). Se siente triste, deprimida, con tendencia al llanto.

Su pensamiento se torna pesimista, magnifica los pensamientos negativos y suprime los positivos. Su lenguaje y sus movimientos se enlentecen. Presenta también anhedonia, es incapaz de disfrutar de las actividades que antes le gustaban. Tienden a veces a aislarse de su entorno.

Te recomendamos leer: 6 pensamientos negativos que dañan tu dieta

Trastorno de adaptación con ánimo depresivo

El trastorno de adaptación aparece cuando surge un evento adverso (en este caso la fibromialgia) que supera la capacidad de adaptación de la persona. No es capaz de sobreponerse a esta circunstancia negativa y eso provoca, en este caso, ánimo depresivo.

Otros síntomas

crisis de ansiedad

  • Distimia: es el término con el que se conoce la depresión crónica, que dura más de dos años. Presenta más o menos las mismas características que el trastorno depresivo mayor, pero de manera más leve.
  • Trastornos vegetativos: son los causados por la falta de equilibrio entre el sistema nervioso simpático y el parasimpático.
  • Somatizaciones. En el contexto de algunos estados mentales, pueden presentarse síntomas y dolencias inespecíficos. De nuevo, no se corresponden con nada orgánico, son secundarios a la mente controlando el cuerpo. Estas dolencias son recurrentes (se repiten de tanto en tanto) e inexplicables.
  • Disforia. El estado anímico de los pacientes con disforia se torna irritable ante cualquier suceso.
  • Ansiedad. El paciente se encuentra nervioso. Existen muchos tipos de ansiedad, pero la más frecuente es la generalizada. Todo suceso imprevisto se convierte en una dificultad extrema, que produce gran malestar y preocupación. Produce somatizaciones como taquicardia, sudoración, malestar gastrointestinal…

De modo que, si conoces a alguien con fibromialgia, ¡te invitamos a que le muestres todo tu apoyo! ¡Es más duro de lo que crees!