¿Cómo afecta la temperatura al coronavirus?

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
Comienzan a subir las temperaturas en la península, lo que nos hace plantearnos si esto ayudará a frenar la expansión del coronavirus. ¿Qué se sabe hasta el momento? En este espacio lo detallamos.
 

El coronavirus (COVID-19) continúa siendo objeto de estudio a nivel global. En España la primavera comienza a abrirse paso, y el aumento de temperatura característico empieza a notarse a pesar de que las calles continúan prácticamente vacías por la cuarentena. Esto nos hace preguntarnos: ¿frenarán los aumentos de temperatura locales la expansión del virus?

Un sí como respuesta no parece para nada descabellado. Como se sabe, otros virus de ARN, como la gripe, son estacionales. Algunos de los factores que podrían promover los picos de estas enfermedades en el invierno son:

  • Los virus gripales parecen sobrevivir mejor en climas fríos y secos con escasez de luz ultravioleta.
  • Para personas más débiles, la falta de vitamina D y melatonina por el clima invernal pueden suponer una bajada en las defensas inmunes, propiciando infecciones.
  • En invierno pasamos más tiempo con otras personas en espacios cerrados y aglomerados, lo cual podría favorecer la trasmisión.

Estas son razones que podrían explicar la estacionalidad en enfermedades ya conocidas como la gripe. Pero, ¿esta dinámica es aplicable al coronavirus? En este espacio te presentamos una serie de estudios preliminares que tratan de darnos la respuesta.

¿Qué sabemos sobre la temperatura y el coronavirus?

Por desgracia, la subida de las temperaturas no va a matar al virus de forma rápida y sencilla. Recientes estudios realizados en Francia han mostrado que las cepas de coronavirus pueden vivir en superficies de hasta 60 grados de temperatura. El virus ha sido expuesto hasta una hora a esta temperatura y no consiguió erradicarse por completo.

 

Tras ser expuesto a 92 grados durante 15 minutos sí que se logró eliminar de la superficie en cuestión. Estos datos son alentadores en lo que a protocolos de actuación y desinfección se refiere, pero no aportan información acerca de la expansión del virus en ambientes naturales. En cambio, el estudio que presentamos a continuación sí presenta datos esperanzadores.

¿Qué sabemos sobre la temperatura y el coronavirus?
Los estudios sobre la temperatura y el coronavirus no son concluyentes. Sin embargo, algunos hallazgos son esperanzadores.

También te puede interesar: Paciente cero, investigación durante la pandemia

Temperatura y coronavirus: estudios preliminares

Este estudio preliminar, publicado el 20 de marzo en el portal MedRxiv (Yale), arroja información interesante acerca de la relación del COVID-19 con la temperatura:

  • Se utilizó una lista global con todos los casos registrados a nivel mundial hasta el 20 de febrero, incluyendo China, y se monitorizaron las temperaturas diarias y medias de los países afectados.
  • Se observó que la temperatura media de la localidad presentaba una correlación negativa con el número de casos locales.
  • Por ejemplo, comparando un lugar con 10 grados de media de temperatura con otro de 19 grados, el número de casos predichos de infección bajaba de 18 a 7 individuos en el de mayor temperatura.
 

Limitaciones

Estos valores, producto de modelos estadísticos, podrían alegrarnos el día. Por desgracia, la realidad es que muchos otros factores pueden desempeñar papeles de esencial importancia en la expansión de la pandemia.

  • En primer lugar, la mayoría de estudios solo han tenido tiempo de centrarse en la dinámica observada en China. Hasta hace menos de un mes no existían datos claros monitorizables en la mayoría de países.
  • La temperatura no es el único factor climático que se debe tener en cuenta. Otros, como la humedad, la incidencia solar o la velocidad del viento también podrían ser claves.
  • Datos humanos, tales como densidad poblacional o conductas durante el confinamiento, también pueden variar enormemente la dinámica en la pandemia.

Otro estudio, publicado en el mismo portal científico que el anterior, sí que tiene en cuenta algunos de estos factores. Recogiendo datos de contagios globales y diversas variables climáticas (temperatura, humedad relativa, visibilidad y velocidad del viento) se pudo teorizar que el efecto combinado de todas ellas sí podría tener un efecto en la expansión del virus.

Temperatura y coronavirus: estudios preliminares
Por ahora, no hay suficientes evidencias para afirmar que las altas temperaturas reducirán la propagación del coronavirus. Es importante tomar la información con cautela.
 

Para saber más: ¿Cuánto tardará la vacuna para el coronavirus?

Esperanza, pero con reservas

Aún así, estos estudios son lo que son: preliminares. La mayoría de los estudios que protagonizan titulares de periódicos aún no han sido sujetos al importante proceso de revisión científica. Este último está a cargo de un equipo de expertos externo al que propone los resultados.

Los profesionales se encargan de evaluar los métodos estadísticos utilizados, posibles sesgos, errores o conclusiones precipitadas. Es una parte del proceso tan o más importante que el estudio en sí mismo. 

Por ello, hay que tomar la información brindada con cierta cautela. Está claro que a medida que pase el tiempo tendremos más información objetiva y clara, pero, mientras tanto, respetar las medidas impuestas en la cuarentena es la única opción para frenar esta pandemia.

  • Qué efecto tendrá la llegada del calor sobre el coronavirus?, Diario Sur. Recogido a día 27 de abril en https://www.diariosur.es/sociedad/salud/investigacion/efecto-subida-temperatura-20200323014848-nt.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F
  • Will warm weather really kill off Covid-19?, BBC Future. Recogido a día 27 de abril en https://www.bbc.com/future/article/20200323-coronavirus-will-hot-weather-kill-covid-19