Edulcorantes ¿cómo afectan la pérdida de peso?

David Sanchez · 19 julio, 2018
Hoy en día existen infinidad de opciones para endulzar las bebidas, pero no todo es color de rosa, descubre la verdad oculta en estas tendencias

Algunos de los edulcorantes artificiales contenidos en los alimentos que comemos todos los días pueden afectar nuestra salud en más de una forma.

Muchos de los productos de panadería, bebidas, alimentos procesados, postres helados, dulces e ingredientes para hornear que tenemos almacenados en nuestra cocina, pueden estar cargados con edulcorantes artificiales y naturales a la vez, que por lo general suelen tener nombres irreconocibles.

Si bien algunos edulcorantes son inocentes, otros para nada lo son, entre ellos la sacarina y acesulfamo de potasio, ya que pueden afectar la salud general y nuestro peso.

Efectos de los edulcorantes en el control del peso

Los edulcorantes artificiales se han hecho populares porque los consumidores quieren reducir calorías sin renunciar a los alimentos que les gustan. Sin embargo, estos pueden hacer fracasar una dieta saludable.

Esto se debe a que el contenido de cero calorías en los edulcorantes hacen más difícil metabolizar los alimentos correctamente y por lo tanto controlar el peso corporal.

Entonces, ¿dónde se encuentra el beneficio de los edulcorantes para nuestra dieta y por qué sucede los contrario a los resultados que buscamos? La respuesta se encuentra en que nuestro cuerpo. Está programado para asociar dulzura con alimentos ricos en calorías.

Así, por ejemplo, cuando comemos dulces las señales le indican al cerebro lo que sucede y puede poner un tope a la ingesta. Cuando el sabor dulce coincide con las calorías, estas se metabolizan y el área del cerebro asociado con la recompensa queda satisfecho.

Sin embargo, cuando comemos alimentos que contienen edulcorantes artificiales sin calorías, se engaña al metabolismo. Como resultado de ello el cuerpo entiende que necesita más calorías. Por lo tanto, se intensifica el deseo de comer más alimentos. Esto produce un efecto contraproducente sobre nuestra dieta, induciendo al aumento de peso corporal.

Cuando el sabor dulce y las calorías no se alinean, ya sea por defecto o por exceso, el metabolismo del cuerpo es engañado y no registra las calorías consumidas. Esto es lo que produce un desequilibrio en el control del peso corporal.

Ver también: Conoce por qué es malo el azúcar en nuestro organismo

Los peligros del aspartame

Pepsi Diet salió al mercado hace 50 años, con la intención de que los consumidores vincularan la bebida gaseosa sin azúcar con la pérdida de peso. Sin embargo, con los años ha surgido la preocupación sobre si son seguros o no.

El aspartame es quizá el edulcorante artificial más conocido y también el que tiene peor prensa. Es una alternativa al azúcar, un ácido graso creado a partir de ácido aspártico y fenilalanina.

Desde hace unas décadas se han desarrollado varios estudios sobre los efectos de esta sustancia en el organismo. En algunos casos incluso se llegó a relacionar el aumento de los casos de tumores en el cerebro con la creciente popularidad del aspartame.

El temor se mantuvo, y comenzaron a mencionarse otros tipos de cáncer vinculados con el consumo de estos edulcorantes. Sin embargo, no se llegó a encontrar una relación real entre los casos de cáncer y el consumo de aspartame, con suficientes pruebas que respaldasen las teorías.

Leer también: 4 maneras de dejar de comer azucar refinada

La estevia, una alternativa más saludable al azúcar

El más nuevo en el mercado, aunque no es en realidad tan novedoso. Es un edulcorante procedente de la planta estevia. En Paraguay y Brasil la estevia se ha usado en medicina durante siglos. En Japón se ha vendido como endulzante durante más de cuatro décadas.

Entre sus ventajas, no tiene calorías y endulza varias veces más que el azúcar. Es original de áreas subtropicales de América Latina. Su componente endulzante, el glucósido de esteviol, se extrae de sus hojas poniéndolas a remojar en agua. Este componente pasa a través del cuerpo sin ser absorbido.

La desventaja es que deja un regusto amargo. Por lo anterior a veces la venden mezclada con edulcorantes artificiales. Aun así, las ventajas de este producto suponen que pueda ser una de las mejores alternativas al azúcar, especialmente en lo relacionado con la pérdida de peso.

En definitiva, la mejor opción para favorecer una correcta pérdida de peso es ir acostumbrándose  a no tomar azúcar.  Dejar de lado los productos menos saludables como:

  • Dulces industriales.
  • Refrescos.
  • Bolleria
  • Chocolates.

Será la mejor forma de perder peso sin tener que enfrentarse a los efectos negativos de los edulcurantes.