Afrodisíacos naturales: mitos y realidades.

La miel y la leche caliente nos aportan un extra de energía y contienen triptófano, que nos ayuda a relajarnos y a prepararnos para ese encuentro especial

Los llamados “afrodisíacos naturales” tienen como principal finalidad aumentar el deseo sexual. La tradición por estudiarlos y aplicarlos a recetas especiales con las que incrementar el vigor y el apetito sexual, ha hecho que se llenen libros y textos desde la más remota antigüedad, siglos y siglos de investigaciones mediante las que descubrir nuevas pócimas, nuevos filtros de amor a través de esos componentes que la naturaleza pone al alcance de nuestra mano.

Ya en el Kama Sutra se hacían referencias a algunas sustancias beneficiosas, tales como la leche y la miel, fuente clásica para obtener energía; también desde la medicina china nos han llegado múltiples remedios con los que aumentar el “placer” y el “deseo”, raíces como el ginseng, o perfumes, o cosméticos que tenían como objetivo hacernos irresistibles.

¿Verdad, mentira? ¿Fantasía o tienen quizá estos datos una base de realidad? Es un tema sin duda interesante que tiene puntos que analizar, aspectos que en cierto modo sí tienen una realidad en sus bases, y es que muchos de estos componentes son nutritivos y buenos para nuestra salud, y por lo tanto, un cuerpo sano y en estado óptimo siempre estará en mejores condiciones que una persona débil o enferma. Pero empecemos teniendo algo claro, algo que nunca podemos olvidar: el mejor afrodisíaco está en el cerebro.

1. Mitos sobre los afrodisíacos

A menudo, se tienen ideas un tanto incorrectas sobre el consumo de afrodisíacos : un postre con chocolate y fresas no va a conseguir que nuestra lívido se dispare de inmediato, ni el helado de vainilla provocarnos unos orgasmos más intensos. No es del todo cierto. Sus nutrientes, sus vitaminas y minerales pueden sin duda mejorar algunos aspectos de nuestro organismo, pero los estudios hechos por neurólogos y sexólogos no han establecido aún una relación directa entre el consumo de ciertos alimentos y el aumento de la libido en las parejas.

No existe pues un alimento exclusivo que potencia el deseo o el placer, existen componentes que nos ayudan a mejorar algunos aspectos de nuestra salud, de ahí que por ejemplo sí estén contrastados los siguientes datos:

-Las legumbres y la soja, ayudan a que las mujeres aumenten su nivel de estrógenos durante la menopausia gracias a los fitoestrógenos, ideales para recuperar la energía y en consecuencia, el deseo sexual.

-Los alimentos que contengan cinc, ayudan a los hombres con problemas hepáticos y con disfunción gonadal. De ahí por ejemplo, que el consumo de ostras sea beneficioso, y de ahí también el hecho de que el mito de las ostras asociadas al vigor sexual sea en parte totalmente cierto gracias a este mineral indispensable para nuestro organismo.

 Endorfinas, aliadas de los afrodisíacos

Una base que también tiene su sustrato de realidad, es el hecho de que muchos afrodisíacos naturales tienen la capacidad de producir en nuestro cerebro la secreción de las endorfinas, ese estimulante natural que nos alivia el dolor y que produce una relajada sensación de bienestar, son instantes en que nuestra circulación y el flujo sanguíneo discurren mucho mejor, momentos en que sin lugar a dudas nuestros órganos sexuales pueden ser estimulados con mayor facilidad.

Es entonces cuando nuestro cerebro, en conjunción con esos afrodisíacos naturales pueden generar esas situaciones donde el “filtro amoroso” de una cena puede tener el resultado esperado. Pero eso sí, los alimentos consumidos son “pequeños facilitadores” dentro de un contexto, es siempre nuestro cerebro quien tiene la llave para girar la cerradura del deseo y la libido.

¿Qué alimentos pueden actuar como afrodisíacos naturales?

El ajo

Tiene como efecto desfavorable el hecho de que nos deje mal aliento, pero es un gran facilitador de la circulación sanguínea, ideal para estimular los órganos sexuales.

El apio

Es un gran aliado de los órganos urinarios, purifica y estimula la circulación, se dice que su efecto afrodisíaco es mayor si se combina con remolacha. De ahí que una ensalada con estas dos verduras será increíblemente beneficiosa para nuestra salud, y en consecuencia para la libido.

Azúcar moreno

Es habitual encontrarlo en los postres. Y es que la falta de azúcar en nuestro organismo no es nada beneficioso, la hipoglucemia nos deja sin energía y sin una respuesta adecuada. Pero cuidado también con los excesos del azúcar, todos conocemos las consecuencias.

Jalea real

Estimulante natural y fuente de energía. La tradición de la jalea como remedio para recuperar el vigor lleva años instaurado en la cultura popular.

Cacahuetes, nueces, almendras y anacardos

Son ideales porque actúan como vasodilatadores, además de contener triptófano y magnesio, ideales para obtener energía.

Frambuesa

Además de sus grandes componentes para nuestra salud, es un relajante, su consumo nos relaja y en consecuencia aumenta el nivel de endorfinas.

Maca

Con gran valor nutricional, su composición a base de vitaminas, proteínas, minerales, y su valor reconstitutivo, lo hacen ideal para aumentar nuestra energía y, en consecuencia, nuestra libido.

Higos

Exquisitamente dulce, los griegos ya lo usaban como estimulantes y como símbolo sagrado del amor. Excelente fuente de proteínas que muy bien puede acompañar alguno de nuestros postres en esas cenas especiales.

Chocolate

Fuente deliciosa para estimular nuestras endorfinas. Ideal si se toma caliente.

Pipas de calabaza

Mejora nuestra circulación, es una fuente inagotable de nutrientes e ideal como entrante en nuestras cenas especiales.

Miel

Al igual que la jalea, es una fuente enorme de energía, nos da vigor y cuida de nuestra salud. La tradición como afrodisíaco asociada a ella es inagotable.

Cerezas y fresas

Deliciosas estimulantes, fuente de antioxidantes y magníficos acompañantes en nuestras comidas. Indispensables.

Leche caliente

Se dice que es un alimento realmente especial para aumentar la libido gracias a su contenido en triptófano. Nos alivia, nos relaja y, según los neurólogos, prepara el cuerpo para el sexo.

El cerebro: el mejor afrodisiaco

No lo olvides, las fresas con chocolate y unas ostras nunca serán igual si las tomas solo o en compañía de alguien que te atrae. La chispa que envuelve esa situación junto a tu pareja, sumado al indispensable componente psicológico, son los que verdaderos interruptores que encenderán el poder de la diosa Afrodita en tus alimentos.

Categorías: Buenos hábitosCuriosidades Etiquetas:
Te puede gustar