Cómo afrontar el miedo a lo desconocido y superar lo que se va

Valeria Sabater·
17 Septiembre, 2020
Crecer ante las adversidades implica aceptar el cambio. Aunque lo desconocido nos produzca miedo, el sufrimiento será pasajero.

Con frecuencia nos vemos expuestos a diferentes desafíos y situaciones imprevistas. Lo hacemos casi de forma instintiva para sobrevivir y aprender del propio proceso. Ahora bien, superar lo que se va parece en ocasiones más complejo. ¿Cómo afrontar ese miedo a lo desconocido?

Aquello que antes nos definía y nos producía felicidad no siempre se mantiene. Porque la vida trae cambios y a veces se lleva lo que tanto queremos.

No queda otra que asumir que nada permanece, que somos breves viajeros en un mundo que se transforma. ¿Te interesa profundizar en esta idea? Si es así, sigue leyendo. A continuación compartimos algunas reflexiones al respecto.

¿Cómo afrontar el miedo a lo desconocido y superar lo que se va?

A menudo nadie nos explica que lo que tenemos y nos hace felices puede dejar de estar ahí. Las personas se van, nos abandonan, se despiden. Las situaciones que tanto bienestar nos aportan también se acaban…

En medio de este continuo fluir, el cambio es una constante integrada en unos engranajes que no se detienen. Y esto es algo que vamos aprendiendo con el tiempo: al conocer a otros amigos, cuando nos trasladamos de ciudad o al empezar un nuevo trabajo.

Lo que viene lo asumimos con entusiasmo, pero lo que se va lo percibimos como una pérdida. Sentimos miedo ante ese vacío que queda y nos resulta desconocido. Sin embargo, existen algunas claves que son útiles en este reto. Te las contamos.

mujer mirando flores rojas afrontando lo que se va

Decir adiós también es crecer

Decir adiós supone en algunos casos el hecho de tener que despedirnos de un ser querido. Pocos dolores son tan intensos. ¿Qué aspectos cabe considerar en esta situación?

  • Toda pérdida nos va a obligar a desplegar esa capacidad de resiliencia que caracteriza a la especie humana.
  • Aunque suframos, disponemos de más recursos de lo que pensamos para poder hacer frente a estas circunstancias.
  • Lo que se va deja un vacío en el corazón que forma parte de la propia experiencia vital.
  • Creceremos como personas al asumir, aceptar y afrontar tales acontecimientos.

Lee también: Cómo lidiar con la pérdida y los problemas con tus seres queridos

El sufrimiento no será eterno

Asumir que ese sufrimiento será temporal nos permite dibujar un horizonte más llevadero. Aunque en un momento dado nos sintamos desbordados y casi inmovilizados, la intensidad del dolor disminuirá con el tiempo y con los apoyos oportunos.

  • Evocaremos a esa persona o esas vivencias que nos dieron tanta felicidad.
  • Ahora bien, llegará un día en que el recuerdo ya no irá de la mano de una pena tan profunda.
  • Centrar la atención en las experiencias positivas que tuvimos junto a alguien puede ayudarnos también a elaborar el duelo.
  • Aferrarnos a esas emociones negativas nos convierte en víctimas del pasado.

Descubre: Gestionar bien el duelo es la clave para superar una pérdida

mujer leyendo afrontando lo que se va

Las nuevas ilusiones cotidianas al afrontar el miedo a lo desconocido

Solemos abordar las dificultades que nos encontramos por el camino con una determinada dosis de motivación y seguridad. Confiamos en nosotros mismos. Así que ¿por qué no utilizar las mismas estrategias ante aquello que se va?

  • Con una actitud optimista nos será más sencillo encarar la despedida con cierta amplitud de miras.
  • Sabemos que algo muere dentro de nosotros, pero también somos conscientes de que saldremos adelante.
  • A pesar de lo sucedido, seguimos mereciendo ser felices.
  • Se nos presenta la oportunidad de crear nuevos intereses y abrazar otras ilusiones.
  • En tu corazón habitará el recuerdo de aquello que tanto amaste. Pero ahora toca respirar y seguir avanzando.

Tal vez te interese: Cómo seguir adelante cuando nada nos hace felices

Más allá del miedo

Hay quien no logra superar el hecho de que alguien le abandonara o le rechazara. Se niega a reconstruir la historia porque sigue anclado a ese pasado, a esa persona. Sin querer, se convierte en víctima de quien le dejó atrás.

Lo mismo ocurre en esos otros casos en los que también experimentamos una pérdida. El temor al desconocido abismo que se abre ante nosotros nos paraliza. Así, intentamos recrear una y otra vez lo que se fue y ya no está. Porque miramos de forma repetida en la misma dirección, al mismo hueco.

Pero otros proyectos nos esperan si enfocamos la atención hacia un lado diferente, aquel que nos recibe en el presente y nos dice: “¡Camina!”.

Los primeros pasos costarán, el dolor permanecerá. A medida que avancemos, las sensaciones serán distintas. Entonces, habremos disipado los miedos iniciales de aquello que no conocíamos. Entonces, estaremos ya andando en la ruta de la propia recuperación…

  • Eagleson, C., Hayes, S., Mathews, A., Perman, G., & Hirsch, C. R. (2016). The power of positive thinking: Pathological worry is reduced by thought replacement in Generalized Anxiety Disorder. Behaviour Research and Therapy, 78, 13–18. https://doi.org/10.1016/j.brat.2015.12.017
  • Gullone, E. (2000). The development of normal fear. Clinical Psychology Review, 20(4), 429–451. https://doi.org/10.1016/s0272-7358(99)00034-3
  • Gustavon, D. E., Du Pont, A., Whisman, M. A., & Miyake, A. (2018). Evidence for Transdiagnostic Repetitive Negative Thinking and Its Association with Rumination, Worry, and Depression and Anxiety Symptoms: A Commonality Analysis. Collabra: Psychology, 4(1), 13. https://doi.org/10.1525/collabra.128
  • Olsson, A., & Phelps, E. A. (2007). Social learning of fear. Nature Neuroscience, 10(9), 1095–1102. https://doi.org/10.1038/nn1968
  • Vannikov-Lugassi, M., & Soffer-Dudek, N. (2018). No Time Like the Present: Thinking About the Past and the Future Is Related to State Dissociation Among Individuals With High Levels of Psychopathological Symptoms. Frontiers in Psychology, 9. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2018.02465