Aftas bucales: síntomas y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 15 noviembre, 2018
Estas pequeñas lesiones en la mucosa bucal pueden resultar realmente molestas. No suelen ser graves, sin embargo, en algunas ocasiones pueden ser síntoma de enfermedades más serias.

Las aftas bucales son pequeñas úlceras o llagas abiertas que se originan en la mucosa de la boca. Estas lesiones pequeñas suelen ser de color blanco o amarillento y están rodeada por un área roja y brillante.

Pueden aparecer en cualquier parte de la boca pero, a menudo, se forman en la parte interior de las mejillas, la zona interior de los labios y la base de las encías.

No son un problema de salud grave. A pesar de que hay gente que las confunde con el herpes labial, son lesiones benignas, no contagiosas, que desaparecen con facilidad.

¿Qué causa la aparición de aftas?

Afta en el labio interior

Las causas de las aftas no están del todo establecidas. Su aparición se relaciona con desbalances del sistema inmunitario, agresiones mecánicas y factores hereditarios. Algunos de sus detonantes más conocidos son:

  • Traumas locales, como mordeduras accidentales.
  • Lesiones bucales debido a un arreglo dental.
  • Limpieza dental agresiva.
  • Contacto con productos químicos agresivos o sustancias muy calientes.
  • Estrés emocional.
  • Alergias o intolerancias a ciertos alimentos.
  • Infecciones virales o inmunodepresión.
  • Deficiencia de ciertas vitaminas y minerales en la alimentación, especialmente hierro y vitaminas B9 y B12.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Tabaquismo.

Ver también: Cómo fortalecer el sistema inmunitario aumentando el consumo de 7 frutas

Síntomas de las aftas bucales

La mayor parte de las veces, un afta se forma en la mucosa de la parte interior de las mejillas y los labios. Sin embargo, también pueden aparecer en la lengua, el paladar o la base de las encías.

Entre los síntomas de las aftas encontramos:

  • Una o varias heridas pequeñas de color blanco y bordes rojos.
  • Dolor en la zona de la llaga.
  • Malestar general.
  • Fiebre moderada.
  • Ganglios linfáticos inflamados.

Las molestias comienzan a disminuir en un período de 7 a 10 días, llegando a requerirse hasta 3 semanas para que la úlcera sane por completo.

Diagnóstico

Diagnóstico afta bucal

Un afta bucal no implica complicaciones y desaparece por sí sola en poco tiempo. La mayor parte de las veces no es necesario acudir al médico. En el caso de que tengamos que ir, el profesional comenzará observando de forma directa la lesión.

Si aparecen de manera recurrente, el médico puede encontrar la necesidad de realizar análisis más exhaustivos para descartar posibles enfermedades subyacentes, algunas de las cuales pueden ser:

  • Eritema multiforme: un trastorno de la piel y las mucosas causado por una alergia a medicamentos o una infección.
  • Infección por herpes: son lesiones similares a las aftas comunes, pero es una infección contagiosa más seria.
  • Liquen plano ampollar: se trata de una lesión inflamada de color blanco. Produce picor y dolor leve.
  • Sífilis: puede originar aftas bucales si el contagio se debe a la práctica de sexo oral.
  • Enfermedades autoinmunes: entre estas se incluyen la enfermedad de Behçet, el lupus eritematoso sistémico y la enfermedad de Crohn.

Lee también: 5 enfermedades más comunes transmitidas por besos

Para detectar otras enfermedades que pudiesen dar lugar a úlceras bucales puede ser necesaria la realización de una biopsia.

Aunque las aftas no son síntoma de cáncer, existen algunos tipos de cánceres que se manifiestan con aftas que no sanan.

Tratamiento para las aftas

Por lo general, las aftas desaparecen en cuestión de días sin necesidad de aplicar algún tratamiento como bien hemos mencionado anteriormente.

Sin embargo, hay disponibles varios tratamientos tópicos y enjuagues antiinflamatorios que aceleran su curación. Algunos de los recomendados son:

  • Carbenoxolona.
  • Dexametasona.
  • Triamcinolona.

También se pueden sugerir antibióticos como la tetraciclina o la minociclina. Entre otras medidas que facilitan su curación encontramos:

  • No consumir alimentos picantes o condimentados.
  • Evitar comidas demasiado calientes.
  • Enjuagar la boca con una solución de agua con sal.
  • Hacer gárgaras con un enjuague con bicarbonato de sodio y agua.
  • Utilizar un enjuague bucal suave, que no contenga alcohol.
  • Combinar partes iguales de agua oxigenada con agua y aplicarlo en la zona afectada.

Si las úlceras son graves, es necesario acudir al médico para recibir un tratamiento apropiado. Los medicamentos recomendados pueden variar en función del origen de las aftas.

Como medida adicional, es fundamental asegurarse de una correcta higiene dental, cepillando los dientes tres veces al día y usando hilo dental. Esta medida evita que, tras comer, las bacterias puedan dar lugar a una infección.

¿Cuándo consultar al médico?

aftas-bucales

En raras ocasiones las aftas son un motivo de consulta médica. Es necesario acudir al médico si:

  • El afta bucal no desaparece en 2 semanas.
  • El afta bucal tiende a empeorar a pesar del tratamiento.
  • Aparecen aftas de manera recurrente.
  • Las úlceras se acompañan de fiebre, diarrea o erupciones cutáneas.

¿Sufres de aftas bucales con relativa frecuencia? ¿De qué manera logras sanarlas? Esperamos que puedas conocer mejor este tipo de lesiones y que no retrases tu visita al médico en el caso de que el afta no sane.