Agorafobia: todo lo que debes saber

Andrea Flores · 4 agosto, 2018
La agorafobia es una enfermedad caracterizada por el fuerte miedo de los pacientes a padecer ataques de ansiedad en espacios cerrados.

Por norma general, las fobias son un término médico que se refiere a un trastorno de ansiedad en el cual el paciente se siente inseguro o piensa que no podría recibir ayuda ante una crisis en un espacio determinado. Las personas que sufren agorafobia desarrollan un fuerte miedo a padecer ataques de ansiedad en espacios abiertos, normalmente fuera de su entorno (donde se sienten seguros y protegidos por ser un lugar que conocen).

Esto se debe a que piensan que si la sufren, no podrían sentirse protegidos y tendría unas graves consecuencias para ellos. Por ejemplo, la pérdida de control sobre el entorno.

Asimismo, el temor y los ataques de pánico suelen tener lugar fuera de la casa del individuo. De esta manera, pueden producirse tanto en espacios abiertos como en reducidos a pesar de la creencia común. Sin embargo, estas crisis pueden llegar a desarrollarse dentro del entorno considerado como seguro.

¿Cuáles son los síntomas de la agorafobia?

Por otra parte, los casos clínicos con esta patología pueden presentar síntomas diferentes entre sí. Así, los especialistas han sido capaces de señalar una serie de señales que se pueden asociar normalmente a este trastorno. También es necesario recordar que las siguientes alteraciones varían en función del sujeto y del entorno en el que se encuentre. De esta manera, los síntomas que aparecen con más frecuencia dentro de la agorafobia son:

  • Distanciamiento y aislamiento social. El individuo puede permanecer en casa un periodo extenso de tiempo.
  • Miedo a permanecer solo o dependencia emocional de los demás.
  • Pensamiento de que el cuerpo o el entorno que rodea al paciente es imaginario.

Asimismo, el sujeto suele padecer otra serie de señales que le afectan a nivel físico como:

  • Dificultad para respirar o sensación de asfixia.
  • Palpitaciones y aumento del ritmo cardíaco.
  • Sudoración y temblores generales.
  • Náuseas y vómitos.
  • Mareos: se deben a síncopes vasovagales donde se produce una excesiva activación del sistema nervioso. Provoca taquicardias, sensación de palpitaciones, visión borrosa, desvanecimiento y pérdida de consciencia momentánea que se recupera al instante y sin secuelas.

Descubre: Fobia a volar: ¿cómo tratarla?

¿Cuáles son las causas de la agorafobia?

Por norma general, los especialistas concuerdan en que existen desencadenantes tanto a nivel del individuo como a nivel externo. De esta manera, podemos señalar una serie de factores que aumentan las probabilidades de padecer este trastorno:

  • Antecedentes familiares. Este término se refiere a la existencia de parientes que hayan padecido el mismo problema. En este caso, se deberán considerar los familiares con agorafobia y trastornos de ansiedad.
  • Situación o ambiente que favorece la sensación de estrés en el paciente. Por ejemplo, incluimos acontecimientos como la muerte de una persona cercana, divorcio… También es importante estudiar el estilo de vida del paciente (en especial, el trabajo).
  • Haber desarrollado episodios con ataques de pánico.

¿Cómo se diagnostica la agorafobia?

Actualmente no existe una prueba médica que pueda determinar de manera exacta este trastorno. Por otra parte, los especialistas evaluarán la reacción del paciente en lugares inseguros para ellos. También incluimos ambientes de difícil escapatoria, en los que no se dispone de atención médica en caso de crisis, sin la compañía de un conocido, etc.

Asimismo, podemos diferenciar entre dos tipos de agorafobia en función de si presentan o no un historial previo de ataques de pánico.

¿Cuál es el tratamiento de la agorafobia?

Por norma general, el equipo médico puede recurrir a dos tipos de medidas terapéuticas:

  • Uso de fármacos. Generalmente se recomienda tanto la administración de antidepresivos como de ansiolíticos. De esta manera, los profesionales seleccionarán los medicamentos más adecuados para cada caso clínico. Se deberán tener en cuenta los posibles efectos secundarios y si su actuación los compensa.
  • Terapia psicológica. Se basa en una serie de pautas sobre relajación que el sujeto podrá utilizar en lugares considerados como peligrosos. En contraposición a la utilización de fármacos podemos destacar que su progreso es más lento pero sus efectos son más duraderos.

Quizá te interese: 5 hábitos saludables para luchar contra la depresión

¿Cuáles son las consecuencias de la agorafobia?

El miedo estrechamente relacionado con la agorafobia provoca una serie de cambios en el estilo de vida del paciente. En especial, los afectados presentan dificultades para viajar, relacionarse, continuar trabajando y son más propensos a desarrollar otros trastornos, en especial depresión.

  • American Psychiatric Association. Anxiety disorders. In: American Psychiatric Association, ed. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing; 2013:189-234.
  • Calkins AW, Bui E, Taylor CT, Pollack MH, LeBeau RT, Simon NM. Anxiety disorders. In: Stern TA, Fava M, Wilens TE, Rosenbaum JF, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 32.
  • Lyness JM. Psychiatric disorders in medical practice. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 397.
  • Craske, M. G., Barlow, D. H. (2008). Panic Disorder and Agoraphobia. Clinical handbook of psychological disorders. https://doi.org/10.1016/0005-7967(95)90156-6
  • Goldstein, A. J., & Chambless, D. L. (1978). A reanalysis of agoraphobia. Behavior Therapy. https://doi.org/10.1016/S0005-7894(78)80053-7