El agotamiento físico en el embarazo

Lucía Ramírez · 6 abril, 2018
El increíble proceso de gestar y dar vida implica una serie de cambios físicos y hormonales que afectan los niveles de energía de la futura madre, reflejándose ello, entre otros síntomas, en agotamiento físico.

Gran cantidad de mujeres se ven afectadas por el agotamiento físico en el embarazo, especialmente en el primer trimestre y en las últimas semanas previas al parto.

Es muy común que la mujer sienta un gran cansancio durante los primeros tres meses del embarazo. Tanto es así que se ha considerado a la fatiga como un síntoma temprano del embarazo. 

¿Qué sucede en el embarazo?

El embarazo es un período de tiempo complicado para la mujer. Esto se debe a la gran cantidad de energía que requieren los diversos cambios anatómicos, psicológicos y hormonales que se llevan a cabo dentro de su organismo.

Además de los cambios que se dan en el organismo de la mujer, se agregan síntomas como la somnolencia, las náuseas y el vómito por la mañana. Aunque tales indisposiciones no son riesgosas, contribuyen al desgaste físico y emocional de la futura madre.

Conoce: ¿Cuáles son los ciclos del embarazo?

Insomnio y cambios hormonales

Mujer-embarazada

El cambio en la dinámica hormonal genera fatiga, especialmente, tal como lo referimos, a lo largo del primer trimestre del embarazo. Esto se debe a la relación que existe entre las hormonas sexuales y la regulación del sueño femenino.

Durante el embarazo, se incrementan los niveles de progesterona, hormona sexual femenina que tiene propiedades somníferas, ansiolíticas y anestésicas. También, influye en la temperatura del cuerpo y en el proceso respiratorio.

Por ello, es comprensible que al aumentar la cantidad de progesterona, también se acentúe la sensación de sueño y cansancio, generando en la mujer un estado de agotamiento físico durante el embarazo.

Cambios fisiológicos

Es increíble el proceso de adaptación que atraviesa el cuerpo de la mujer durante el embarazo. Por ejemplo, durante el tercer trimestre, el bebé ocupa un mayor espacio en la zona abdominal de la madre, provocando cambios en su interior.

Así, el útero empuja a otros órganos cercanos, tales como los pulmones, la vejiga, el hígado, el estómago, el intestino, entre otros. Estos cambios provocan malestares que pueden dificultar el descanso de la mujer embarazada, lo que la hará sentirse fatigada.

Náuseas y el agotamiento físico en el embarazo

Qué indican los cólicos durante el embarazo

Un estudio realizado por la investigadora Donna Van Lier demostró que existe una gran relación entre las náuseas y el nivel de agotamiento físico en el embarazo. En esta investigación se encontró que las mujeres con náuseas severas presentaban niveles más altos de fatiga que quienes padecían molestias moderadas o nulas.

En otras palabras, mientras más severas sean las náuseas en una mujer embarazada, mayor será su agotamiento físico.

Aprende: Cómo controlar las náuseas en el embarazo con remedios naturales

Anemia

Las mujeres están expuestas a tener bajos niveles de hierro en la sangre, especialmente las mujeres embarazadas. Es importante vigilar el consumo de hierro para reponer las pérdidas basales de glóbulos rojos y cubrir las exigencias del bebé y la placenta.

De hecho, las necesidades del feto se van incrementando de acuerdo al tiempo del embarazo. A tal punto, que al segundo y tercer trimestre no pueden cubrirse con la dieta de la madre.

Por ello, se debe considerar la pérdida de hierro sufrida durante el parto y el puerperio. Y para contrarrestar dichas exigencias en el organismo es fundamental ingerir suplementos de hierro.

¿Cómo sobrevivir al agotamiento físico en el embarazo?

1. Descansa

Dormir de lado el último trimestre de embarazo podría reducir el riesgo de muerte fetal

Escucha a tu cuerpo cuando te pida un descanso. Para no llegar a los límites, es recomendable tomar siestas frecuentes de 15 o 30 minutos a lo largo del día. En caso de que sigas trabajando fuera de casa, busca un lugar calmado para relajarte durante la hora de comida.

2. Sé flexible con tus actividades y compromisos

Aunque el embarazo es compatible con la vida laboral, algunas veces será necesario tomar algunos pequeños intervalos de descanso. Como se ha mencionado anteriormente, los cambios en el organismo de la mujer traen consigo ciertos malestares que incrementan el nivel de agotamiento físico durante el período de gestación.

Es muy probable que debas ajustar de manera temporal tus compromisos laborales y sociales. Puedes recortar tu horario de trabajo o dejar de asistir a fiestas o reuniones que no sean tan esenciales. De esta manera, te sentirás menos presionada y podrás tomarte el tiempo necesario, en caso de tener un mal día.

3. Come una dieta saludable y bebe suficiente agua

Como estoy embarazada, debo comer por dos

A partir del segundo trimestre necesitarás consumir más calorías para satisfacer las demandas de tu bebé y las tuyas. Por ello, procura que los alimentos de tu dieta sean saludables, que te aporten vitaminas y energía. También, evita los alimentos procesados o comida chatarra. Si tu alimentación es deficiente, el agotamiento físico empeorará.

Te recomendamos visitar a un profesional de la nutrición que pueda asesorarte en cada etapa de tu embarazo. De esta manera, podrás establecer una dieta de acuerdo a tus necesidades y preferencias.

Entérate: ¿Qué vitaminas necesita la mujer durante el embarazo?

4. Realiza actividad física moderada

Parece contradictorio hacer ejercicio para lidiar con el agotamiento físico. No obstante, si tu médico lo recomienda, puedes incluir de 20 a 30 minutos de caminata en tu rutina diaria.

Conclusiones

Los múltiples cambios en la mujer provocan agotamiento físico en el embarazo. No obstante, es importante tener conocimiento sobre el proceso de gestación y sus repercusiones en el organismo. De esta manera, podrás tomar buenas decisiones y disfrutar de esta bella etapa.