Agua de berenjena y limón para reducir el colesterol

Valeria Sabater·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
11 Enero, 2019
El agua de berenjena y limón promete mejorar el perfil lipídico, sin embargo la realidad es bastante diferente.

Existe multitud de preparaciones y alimentos que aseguran ser capaces de mejorar el perfil lipídico. Teniendo en cuenta que durante los últimos años al colesterol se le ha achacado gran parte de la culpa de los problemas cardiovasculares, es normal el interés por este tipo de recetas. Un ejemplo claro es el agua de berenjena y limón, sin embargo no es oro todo lo que reluce.

La realidad es que la dieta no influye tanto en los niveles de colesterol como podríamos pensar. La dieta solamente es capaz de variar ligeramente los niveles de colesterol en sangre. Ciertos hábitos poco adecuados como el consumo de grasas trans en exceso sí podrían causar riesgo cardiovascular, pero el consumo de cualquier tipo de grasas no empeorará la salud cardiovascular.

Agua de berenjena y limón: Lo que la se espera de ella.

Por-qué-el-aguacate-reduce-el-colesterol

Remedio para disolver grasas y reducir el colesterol

El agua de berenjenas y limón promete actuar de muy diversos modos para ayudarnos a reducir el nivel de colesterol en sangre:

  • Permitiendo estimular la producción de bilis.
  • Las digestiones se llevan a cabo de manera más efectiva.
  • El agua de berenjena con limón nos permite absorber mejor los nutrientes y regular el nivel de colesterol que se vierte en sangre ya desde los intestinos.

Conoce los mejores remedios caseros para reducir el colesterol

Equilibrio entre el sodio y el potasio

Como ya sabes, una dieta elevada en sodio resulta perjudicial para nuestro organismo. Aumenta la presión arterial y, cuando esto ocurre, las arterias se vuelven más rígidas y empezamos a tener problemas cardíacos y renales.

El agua de berenjenas y limón es rica en potasio, un mineral que nos permite tener una vida más saludable y prevenir desde ictus a infartos de miocardio. Así lo asegura esta investigación realizada por la Clínica Las Condes de Chile.

El poder de la vitamina C, el magnesio y el hierro

La combinación de la vitamina C, el magnesio y el hierro es clave para conseguir una mejor salud cardíaca.

La vitamina C nos permite reducir los niveles de colesterol para prevenir la arteriosclerosis, según afirma este estudio realizado por la National University of Health Sciences de Lombardía, Italia. Cuando no disponemos de un adecuado nivel de vitamina C, nuestro cuerpo tiende a acumular colesterol en las arterias.

  • El colesterol es un tipo de grasa necesaria que nos permite sintetizar hormonas y que, además, cuida del buen estado de las paredes sanguíneas. Ahora bien, la clave está siempre en mantener un nivel adecuado de este componente.
  • En el momento en que hay demasiado colesterol en sangre, aparece el problema. De ahí la necesidad de incrementar el consumo de vitamina C.
  • Por otra parte, disponer de un mayor nivel de hierro y magnesio nos va ayudar a fortalecer el músculo del corazón, tal y como afirma este estudio realizado por la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Algo imprescindible.

Te recomendamos leer los mejores consejos para cuidar de tu corazón

La realidad

El colesterol es una lipoproteína que se sintetiza de manera endógena en el organismo. Esta síntesis depende normalmente de la ingesta exógena de esta sustancia. De este modo, si la ingesta de colesterol dietético es elevada, la producción endógena de esta sustancia se verá disminuida. Lo mismo sucede al contrario.

Por lo tanto, y a pesar de que si que existen alimentos que permiten bloquear la absorción de colesterol a nivel intestinal (fibra), es difícil romper este equilibrio antes mencionado. La cantidad de colesterol de una persona suele venir determinada genéticamente, pudiendo sufrir ligeras variaciones a lo largo de la vida. De este modo, una dieta muy rica en grasas trans y alimentos saturados puede aumentar el nivel de LDL un poco, y una dieta rica en ácidos grasos mono y poliinsaturados (junto con la fibra suficiente) disminuirá su  presencia en el plasma.

Esto no quiere decir que el agua de berenjena y limón no sea un alimento interesante. Como hemos visto sí presenta ciertos nutrientes y propiedades interesantes para el organismo, pero la capacidad de modular el perfil lipídico no es una de ellas. No obstante, para asegurarnos de una correcta salud cardiovascular, si que hay ciertos hábitos que es bueno tener en cuenta.

Ejercicio regular y dieta variada.

El ejercicio es otra de las herramientas que puede servir para mejorar ligeramente el perfil lipídico del organismo. Además refuerza la eficiencia y la contractilidad cardíaca, y previene la aparición de problemas relacionados con el sistema cardiovascular.

Si esto lo acompañamos de una dieta variada, rica en pescados azules, frutas, verduras y fibra, el resultado será una mejora notable en la salud. La clave de casi cualquier dieta enfocada en mejorar la salud reside en la variedad. Limitar la ingesta de alimentos azucarados y procesados es un punto clave. A partir de ahí introducir diferentes tipos de alimentos y de preparaciones resulta crucial para aportar las vitaminas y minerales necesarios.

 

1 - Rogerson D., Maças D., Milner M., Liu Y., Klonizakis M., Contrasting effects of short term mediterranean and vegan diets on microvascular function and cholesterol in younger adults: a comparative pilot study. Nutrients, 2018. 2 - Blesso CN., Fernández ML., Dietary cholesterol, serum lipids and heart disease: are eggs working for or against you?. Nutrients, 2018. 3 - Zhong VW., Van horn L., Cornelis MC., Wilkins JT., Ning H., Carnethon MR., et al., Associations of dietary cholesterol or egg consumption with incident cardiovascular diesease and mortality. JAMA, 2019. 321 (11): 1081-1095.