El agua de hamamelis para el cuidado de la piel

El agua de hamamelis constituye un remedio tradicional que aporta múltiples beneficios tanto para la salud como para la estética.

El agua de hamamelis se obtiene de las raíces y hojas de su planta, que pertenece a la familia Hamamelidaceae, y en particular a la Hamamelis virginiana. Esta planta también es conocida como escoba o avellano de bruja. Se trata de un arbusto que crece en zonas templadas, especialmente en Norteamérica, en los bosques húmedos y zonas templadas.

Indudablemente, la hidratación es vital para el organismo. En este sentido, bien sea para ingerirla o simplemente para aplicarla, las propiedades del agua son beneficiosas. E incluso mucho más aún si se utilizan de manera conjunta con otros elementos naturales que permitan potenciar sus efectos.

Cómo disfrutar del agua de hamamelis

1. Prepara un tónico facial 

Limpia tu rostro

Las hojas de hamamelis cuentan con propiedades que permiten limpiar la grasa acumulada en el rostro. Para preparar un tónico limpiador de agua de hamamelis tan solo debes disponer de:

  • 1 cucharada (15 gramos) de hojas de hamamelis.
  • 6 cucharaditas (300 mililitros) de agua.

Para preparar el tónico, primero se debe hervir el agua. Una vez que alcance su punto de ebullición, se pueden agregar las hojas y bajar la intensidad del fuego. De esta forma, se deja reposar el líquido durante 10 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, se debe apagar el fuego y esperar a que el agua se entibie. Luego se debe pasar por un colador para hacer a un lado lo que sobre de la planta.

El líquido resultante será nuestro tónico facial. Podemos colocarlo tanto en un atomizador como en cualquier otro tipo de recipiente que se considere apropiado.

¿No lo sabías? 5 mascarillas faciales para un rostro perfecto

2. Ideal para mantener las várices a raya

Por sus propiedades, el extracto de hamamelis sirve como antiinflamatorio. Gracias a esto, los vasos sanguíneos se fortalecen y con esto, se evita la aparición de várices.

La solución debe aplicarse a través de una tela, la cual debe sumergirse en el líquido mezclado con agua tibia. Posteriormente se coloca en la zona a tratar por 10 minutos. Si lo conviertes en un hábito parte de tu rutina diaria, pronto apreciarás los resultados.

3. Adiós a las marcas de cansancio

Tensión en cabeza y rostro

La piel refleja todo lo que sucede en el organismo. Cuando existe una falta de descanso y sueño surgen las ojeras. Ese color oscuro que se forma bajo los ojos. Para disminuir los rastros del cansancio y mantener un aspecto fresco, el agua de hamamelis es un remedio casero perfecto, sobre todo si se aplica luego de ser refrigerada.

4. Ayuda a mantener el cabello sano

El agua de hamamelis no es un sustituto del champú, por lo que recomendamos incluirlo dentro de tus productos de higiene personal, sin realizar exclusiones. Al igual que el champú, el agua de hamamelis debe aplicarse sobre el cabello, frotando el mismo hasta que se encuentre húmedo. Lo mejor es dejarlo actuar en el cabello durante 10 minutos. Una vez culminado el tiempo, enjuaga el cabello.

Si te lavas el cabello con agua de hamamelis un par de veces a la semana, la caspa desaparecerá progresivamente y el cabello tendrá un excelente aspecto.

Ver también: ¿Tu cabello tiene puntas abiertas y quebradizas? Repáralas con estos 5 tratamientos caseros

5. Aliado contra las hemorroides

Cura las hemorroides con una dieta adecuada

Se considera que el agua de hamamelis es un astringente (ya que retrae los tejidos para tener efectos cicatrizantes y antiinflamatorios), hace frente a otra serie de males de los vasos sanguíneos, las hemorroides. Para aquellas personas que han sufrido de esto, es común escuchar recomendaciones en las que el agua de hamamelis salta a la mesa.

Como se explicó con las várices, acá se debe cumplir con un proceso similar. La diferencia radica en que, a veces, se aconseja mezclarla con manteca de cacao. A los aquejados de este padecimiento se les pide aplicar en la zona al menos tres veces al día.

6. Un buen protector solar

El agua de hamamelis también funciona como complemento de un buen protector solar, o como sustituto del mismo, en caso de alergias. Asimismo, evita que la resequedad se note cuando se desprendan las partículas de la dermis. Esa descamación puede tratarse con el hamamelis, así como también las quemaduras, sobre todo las menores. Se puede mezclar con un gel de aloe vera para darle mayor consistencia al remedio.

Te puede gustar