Agua con limón para desintoxicar el hígado

Valeria Sabater · 4 septiembre, 2015
Gracias al jugo de limón y a su aporte de vitamina C y antioxidantes conseguiremos proteger nuestro hígado, que es el que se encarga de depurar el organismo y optimizar sus funciones

Beber abundante agua a lo largo del día es una práctica tan saludable como adecuada. Nos permite no solo el estar mejor hidratadas sino que, además, ayudamos al organismo a regular muchas de sus funciones y a mantener un estado óptimo de salud.

En nuestro espacio te hablamos muy a menudo de lo adecuado que resulta empezar el día con un vaso de agua tibia con limón. Es una forma de potenciar aún más las virtudes del agua, ayudándonos de una de las frutas más medicinales que nos ha ofrecido la naturaleza.

Ahora bien… ¿Sabías que el agua con limón actúa como un potenciador de nuestar salud hepática? Descubre todos los datos en este artículo.

¿Por qué el agua con limón es buena para nuestro hígado?

Beber agua con limón nada más levantarnos y en ayunas es un modo de activar el sistema digestivo, de poner en marcha la limpieza hepática e intestinal para depurar nuestro organismo de toxinas.

Lo que podemos hacer, por ejemplo, es seguir esta terapia a lo largo de 7 días seguidos, descansar otra semana y ver cómo nos sienta.

Si percibes que te notas más ligera, que dejas de retener tantos líquidos, que tus digestiones son mejores y que, por ejemplo, no se te hincha el abdomen a media tarde, es que algo bueno está sucediendo en tu organismo.

Ahora bien, ¿por qué incluir el jugo de un limón en nuestro vaso de agua, y no otra fruta?

  • El limón es un antiséptico natural muy rico en vitamina C.
  • Es una de las mejores frutas alcalinas que nos ha regalado la naturaleza.
  • Nos ayuda a restablecer el equilibrio de pH del cuerpo. Un organismo más alcalino puede evitar muchas más enfermedades y dispone de unos tejidos más sanos, protegidos y resistentes frente al ataque de los radicales libres.
  • Como ya sabes, el órgano encargado de filtrar toxinas presentes en la sangre es el hígado. Si le ofrecemos un aporte natural de antioxidantes y vitamina C, lo estaremos protegiendo y optimizaremos sus funciones.
  • Los limones, además, nos permiten hacer mejor la digestión, de forma que podemos obtener mejor los nutrientes de los alimentos gracias a que los intestinos están más limpios.

Todo ello favorece que dichos nutrientes lleguen al torrente sanguíneo sin toxinas, sin elementos nocivos que el hígado se ve obligado a depurar.

Descubre todas las propiedades curativas del limón

Agua con limón para el hígado graso

Agua con limón para el hígado graso

A la hora de tomar agua con limón en ayunas es importante primero conocer nuestras necesidades y nuestras particularidades. Por eso te recomendemos primero que seas tú quien veas cómo te sienta. Si te produce acidez o malestar, deja de tomarlo.

Ahora bien, un dato que tenemos claro es que se trata de un tipo de terapia natural muy conocida. un remedio casero que todos hemos tomado alguna vez cuando hemos tenido malestar.

Beber agua con limón es muy adecuado en caso de que sufras de hígado graso. Estas son las razones:

  • El hígado, como ya sabes, es capaz de regenerarse él solo en caso de que se vea afectado o dañado. Una dolencia muy común es que se inflame, que sus células hepáticas se llenen de grasa y que deje de poder llevar a cabo sus funciones depurativas.
  • Empezar el día con este tratamiento te ayudará a depurar grasas, azúcares y a desinflamar el hígado, llenándolo de antioxidantes y de la siempre adecuada vitamina C.
  • Te ayudará a tener un organismo más alcalino, ideal para favorecer tu bienestar y fortalecer el sistema inmunológico.

¿Quieres leer más? Conoce cómo el limón puede ayudarte a perder peso

Agua con limón en caso de cirrosis o hepatitis

Tanto la cirrosis como la hepatitis se relacionan con un importante déficit vitamínico. Consumir agua con limón es una fuente natural de beneficios que vale la pena tener en cuenta en estas situaciones.

Además, tampoco podemos pasar por alto que es un cítrico, que tiene un índice glucémico muy bajo y que es mucho más saludable que otros alimentos ricos en carbohidratos simples.

¿Cómo debo tomar agua con limón para fortalecer mi hígado?

Higado graso

Lo más adecuado es prepararnos el jugo de medio limón. Procura que sea orgánico. Una vez listo, mézclalo con un vaso de agua tibia (200 ml).

Bébelo en ayunas nada más levantarte y, después, espera entre 30 o 35 minutos antes de desayunar.

Sigue este tratamiento a lo largo de una semana y descansa la siguiente, observando en todo momento cómo te sienta.

Descubre los beneficios de la cáscara de limón

¿Cuándo no será adecuado tomar agua con limón?

No debes tomar agua con limón si padeces de cálculos biliares. El limón aumenta la producción de bilis con el fin de mejorar la digestión pero, a su vez, ese exceso de bilis puede traducirse en un drenaje excesivo y en mayor riesgo de formación de cálculos.

No será recomendable abusar del jugo de limón, ya que tomado en exceso puede causar acidez. Así pues, si notas, por ejemplo, que añadiendo la mitad del zumo de esta fruta te causa ciertas molestias, una solución es poner un poco menos o diluirlo con más agua.

Si encuentras la cantidad ideal que acepta tu organismo, puedes beneficiarte de sus virtudes y cuidar mejor de tu hígado.  ¡Vale la pena!