¿Qué es el agua micelar y para qué sirve?

10 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
Mucho se nombra al agua micelar en los cuidados de la piel, pero poco se sabe de sus beneficios y sus usos. Te contamos más respecto a ella y te explicamos para qué sirve con exactitud.

El agua micelar ha ganado bastante importancia en las rutinas de skincare en los últimos tiempos. Su uso como limpiador de la superficie cutánea facial ha aumentado, así como también las ventas de los productos que la contienen.

El éxito de este tipo de cosmético se encuentra en la eficiente limpieza que genera, sumado a la suavidad y tersura que deja en la piel. A continuación te contamos más detalles sobre el agua micelar.

¿Qué es el agua micelar?

El agua micelar, también llamada solución micelar, es uno de los productos destinados al cuidado y limpieza del rostro más populares. Se lo considera un dermofarmacéutico, ya que consiste en una formulación que se puede adquirir en las farmacias y que está destinada a la piel.

Su fórmula incluye tensioactivos suaves que generan micelas. Esta es una denominación para una forma química que se basa en la unión de moléculas a través de sus extremos repelentes al agua.

Las micelas tienen como función contribuir con el contacto entre la superficie de la piel y la suciedad. Luego, a través de la conjunción con el agua, se eliminan las impurezas hidrosolubles y liposolubles.

Además de los tensioactivos, este tipo de productos contienen una diversidad de componentes agregados, como hidratantes, astringentes o emolientes. Estas sustancias les brindan otras propiedades y los posicionan como un cosmético completo.

Micelas del agua micelar.
El principio químico de este producto es la formación de micelas que se unen a la suciedad.

Quizás te interese: 5 consejos para limpiar tu piel correctamente

¿Para qué se usa el agua micelar?

El agua micelar no solo es suave, sino también muy eficaz para eliminar la suciedad, el maquillaje y la grasa. A su vez, ayuda a limpiar los poros mientras se tonifica la piel.

Es un producto que no contiene alcohol y, de acuerdo a publicaciones de la revista JAAD, ayuda a promover la hidratación cutánea mientras disminuye la irritación y la inflamación. De esta manera, la piel se mantiene suave, flexible y tersa.

Este tipo de cosméticos se suelen comercializar en relación al tipo de piel en el que se los va a emplear. Existen aguas micelares para las diferentes variantes de cutis, que pueden clasificarse como normales o eudérmicas, secas o alípicas, grasas, envejecidas, mixtas o deshidratadas.

De más esta decir que el paso esencial es reconocer el tipo de piel que uno tiene para poder elegir el agua micelar adecuada. Ante la confusión, no está mal efectuar una consulta dermatológica para caracterizar la composición dérmica.

¿Cómo usarla en la rutina diaria?

La adecuada higiene y cuidado de la piel se basa en la aplicación de una rutina diaria en la que se utilizan diferentes productos. Lo ideal es realizar una rutina de limpieza al menos dos veces al día.

Esto sería a primera hora para limpiar la piel de las células que se desprendieron durante la descamación nocturna y la grasitud generada durante el sueño. Al final del día es otro buen momento para implementar este tipo de cuidados con el fin de desmaquillar y eliminar la suciedad que se ha acumulado en el transcurso de la jornada.

El agua micelar suele reemplazar todos los productos previos de una rutina de skincare. O sea, es una sustancia capaz de suplir los limpiadores, los tónicos y los hidratantes. De esta manera, disminuye el tiempo del cuidado personal a un solo paso.

En la actualidad hay bastante controversia respecto a si el agua micelar debe limpiarse luego de ser utilizada. Lo recomendable es enjuagar el rostro, ya que los agentes limpiadores pueden generar irritación al mantenerse en contacto con la piel, de acuerdo a estudios de Dermatologic Theraphy.

Lee también: Rutina cosmética: todo lo que debes saber

5 beneficios de usarla de manera diaria

El agua micelar no solo es útil para realizar la limpieza del rostro. También posee importantes beneficios al contribuir con la protección de la piel. Algunas de las ventajas de su uso son las siguientes:

  1. Hidratación: la gran mayoría de las aguas micelares contienen glicerina, lo que contribuye a que la piel se mantenga hidratada y no pierda su componente de agua. De acuerdo a estudios de Archives of Dermatological Research, el glicerol posee alto poder higroscópico.
  2. Eliminación de suciedad y grasitud: esta propiedad la genera debido a la presencia de micelas que tienen poder de atracción hacia las partículas de suciedad.
  3. Eficaz para cualquier tipo de piel: tiene muy bajo potencial agresivo, lo que las diferencia de otro tipos de jabones limpiadores y lociones. Además, existen variantes para cada necesidad cutánea.
  4. Limpieza de cutis: provoca la limpieza de poros y, al ser  un agente suave, no genera irritación para estimular la presencia de acné. De hecho, un estudio de The journal of dermatology concluye que el uso combinado de un limpiador facial y humectantes es seguro y efectivo.
  5. Desmaquillante: este producto es muy portátil y fácil de usar, lo que lo hace efectivo para utilizar como desmaquillante en cualquier momento, sin la necesidad de requerir agua corriente.
Botella de agua micelar en las manos.
El agua micelar es muy portable, lo que permite la limpieza sin necesidad de contar con agua corriente.

La importancia del agua micelar en la rutina

El agua micelar es uno de los productos más completos, teniendo en cuenta su composición y las propiedades que brinda. Otorga ventajas que la hacen valiosa para quien la utiliza, con pocos efectos adversos y el beneficio de reducir las rutinas a menos pasos.

Es uno de los ingredientes clave en la higiene facial debido a la amplia gama de opciones a la hora de elegir. La posibilidad de ser apta para pieles distintas y hasta opuestas la convierte en una atracción.

  • Atrux-Tallau N, Romagny C, Padois K, Denis A, Haftek M, Falson F, Pirot F, Maibach HI. Effects of glycerol on human skin damaged by acute sodium lauryl sulphate treatment. Arch Dermatol Res. 2010 Aug;302(6):435-41. doi: 10.1007/s00403-009-1021-z. Epub 2009 Dec 31. PMID: 20043170.
  • Isoda K, Seki T, Inoue Y, Umeda K, Nishizaka T, Tanabe H, Takagi Y, Ishida K, Mizutani H. Efficacy of the combined use of a facial cleanser and moisturizers for the care of mild acne patients with sensitive skin. J Dermatol. 2015 Feb;42(2):181-8. doi: 10.1111/1346-8138.12720. Epub 2014 Dec 6. PMID: 25483138.
  • Draelos Z, Hornby S, Walters RM, Appa Y. Hydrophobically modified polymers can minimize skin irritation potential caused by surfactant-based cleansers. J Cosmet Dermatol. 2013 Dec;12(4):314-21. doi: 10.1111/jocd.12061. PMID: 24305430; PMCID: PMC4285286.
  • Cerezo, Beatriz Imedio. NUEVAS TENDENCIAS EN DERMOFARMACIA: EL AGUA MICELAR, ANÁLISIS DE COMPOSICIÓN Y CONSUMO. Diss. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE, 2017.
  • Ananthapadmanabhan KP, Moore DJ, Subramanyan K, Misra M, Meyer F. Cleansing without compromise: the impact of cleansers on the skin barrier and the technology of mild cleansing. Dermatol Ther. 2004;17 Suppl 1:16-25. doi: 10.1111/j.1396-0296.2004.04s1002.x. PMID: 14728695.
  • Kuehl BL, Fyfe KS, Shear NH. Cutaneous cleansers. Skin Therapy Lett. 2003 Mar;8(3):1-4. PMID: 12858234.