21 Aguas e infusiones frutales y naturales que deberías probar

Las infusiones naturales y aguas saborizadas pueden ayudar a tu organismo a evitar retener líquidos, a hidratarse o a aumentar sus defensas, entre otros beneficios.

Las infusiones naturales y frutales, las aguas saborizadas y los zumos suelen ser consumidos en verano. Si bien esto es cierto, ya que son refrescantes y nos quitan la sed al instante, también es verdad que necesitamos tomar frutas, vegetales y especias todo el año.

Con las bajas temperaturas que se producen en invierno, también es aconsejable tomarlas si queremos evitar enfermar a causa del frío.

Beneficios de las aguas e infusiones naturales

Cada una de las recetas de aguas saborizadas e infusiones naturales podrá tener un beneficio particular. Sin embargo, las ventajas generales de beberlas periódicamente pueden ser inherentes a todas ellas.

Como primera medida, pueden ayudar a hidratarnos sin aportarnos demasiadas calorías. Esto es perfecto si estamos haciendo dieta. Además, nos brindan una buena nutrición según las frutas ingeridas, ya que podemos tomar vitaminas, proteínas, minerales y fibras en un mismo vaso.

El limón es uno de los principales ingredientes en las infusiones naturales y aguas saborizadas.

Por otra parte, los zumos naturales pueden ayudar a evitar o eliminar la retención de líquidos, a saciar nuestro apetito, a refrescarnos en verano o a aumentar nuestras defensas para el invierno.

Beneficios de las infusiones naturales y aguas saborizadas

Entre los posibles beneficios para nuestro organismo de beber varias veces a la semana infusiones naturales y aguas con sabores se encuentran:

  • Ayudar a proteger los órganos y permitir que trabajen correctamente.
  • Ser útiles en el transporte de oxígeno y nutrientes a todo el cuerpo.
  • Contribuir a mantener la piel joven y suave.
  • Ayudar a eliminar la deshidratación producida por el café, el alcohol, los refrescos, los medicamentos, el calor y el ejercicio.
  • Lubricar las articulaciones.
  • Estimular los músculos.
  • Servir para evitar el estreñimiento.
  • Contribuir a sentirse satisfecho y a comer menos alimentos sólidos.
  • Aportar al cuerpo alimentos naturales (frutas, vegetales, hierbas y agua).

Conviene saber que las aguas saborizadas que se venden en los mercados no son recomendadas para el organismo, ya que cuentan con una gran cantidad de conservantes, colorantes artificiales y otras sustancias químicas. Por ello, nada mejor que prepararlas en casa. Nos llevará sólo unos minutos e incluso serán más asequibles.

Combinar la menta y el limón puede dar como resultado una infusión natural deliciosa y muy saludable.

Si no eres una persona que beba mucha agua porque te aburre o porque te gusta añadir un poco más de sabor a tus comidas, puedes aprovechar las diferentes mezclas y recetas de infusiones y aguas saborizadas.

¿Cuándo tomar las infusiones naturales y aguas saborizadas?

Empieza la mañana bebiendo un vaso de agua con frutas. Esto te ayudará a tener mucha más energía y vitalidad para afrontar toda la jornada. Además, puedes añadir semillas, hierbas, hielo y las frutas que quieras o tengas.

Durante todo el día, dentro o fuera de las comidas, también puedes tomar aguas con sabor. Lo ideal es beber un vaso por la mañana (desayuno) otro a mitad de la mañana, uno en el almuerzo, otro por la tarde y el último por la noche con la cena.

De este modo, le estarás dando a tu cuerpo todo lo que necesita: hidratación, nutrientes, vitaminas y recetas naturales sin aditivos químicos.

También puedes leer: 8 aguas saborizadas curativas que tienes que probar 

Diferentes combinaciones de aguas saborizadas e infusiones naturales

Ingredientes

Los ingredientes que puedes usar para preparar estas aguas o infusiones naturales son:

  • Frutas: cítricos (naranja, limón, lima, pomelo), bayas (arándanos, moras, frambuesas, fresas, cerezas) tropicales (granada, mango, kiwi, papaya), melón, sandía, pera, uva, ciruela, manzana, plátano, melocotón, nectarina…
  • Vegetales: pepino, zanahoria, apio…
  • Hierbas aromáticas: menta, salvia, albahaca, romero, lavanda, estevia, cilantro, tomillo…
  • Especias: canela, jengibre, pimienta negra molida…
El agua saborizada de limón también puede ser tomada fría.

¿Cómo puedo combinar los ingredientes?

Ahora bien, es muy útil combinar los ingredientes anteriores para que la bebida que prepares resulte sabrosa. Te dejamos un listado con las mejores combinaciones para disfrutar de un aguas saborizadas o infusiones naturales:

Infusiones naturales con limón

  • Limón con menta y albahaca o cilantro.
  • Limón con cilantro.
  • Jengibre y limón.
  • Mandarina, pera y cilantro con limón.
  • Limón con naranja y jengibre
  • Cereza con limón y menta.

Infusiones naturales con pepino

  • Pepino con limón o lima, menta o albahaca.
  • Pepino con pomelo y salvia o romero.
  • Sandía, menta y pepino.

Aguas saborizadas con zanahoria

  • Zanahoria con manzana, limón y jengibre.
  • Zanahoria con granada y salvia.

Infusiones naturales con melón

  • Melón con sandía y salvia o menta.
  • Melón con naranja y limón.

Otras infusiones naturales y aguas saborizadas

  • Pera con romero o salvia.
  • Nectarina con plátano y albahaca.
  • Mora con frambuesa, fresa y menta.
  • Fresa con pomelo y salvia.
  • Manzana con ciruela, arándano y menta o salvia.
  • Pomelo con menta, salvia, romero o albahaca (una de estas especias).
  • Sandía con menta y albahaca o romero.
  • Naranja con jengibre y albahaca.

Pasos para hacer aguas saborizadas o infusiones naturales

El jengibre también puede constituir un ingrediente de tus aguas saborizadas o infusiones naturales.

Una vez que hayas elegido las mejores combinaciones entre las indicadas anteriormente, o bien teniendo en cuenta los ingredientes disponibles, debes saber de qué manera preparar las deliciosas infusiones y aguas saborizadas naturales. Te ayudamos a ello. Sólo sigue los siguientes pasos:

  • En primer lugar, añade la fruta o el vegetal a un recipiente y machaca con un mortero o cuchara de madera, triturando lo máximo posible. En el caso que sea necesario, quita la piel o las semillas.
  • Luego, coloca un poco de la hierba o especia elegida. Si es una aromática, mejor colocar la hoja de la planta al natural. En ese caso, apretarla un poco para que suelte sus aromas y zumos, así como los extractos naturales y los aceites.
  • Por último, añade agua mineral o del grifo y si quieres que esté más fría, unos cubos de hielo. Sólo te queda disfrutar de su sabor y de todas sus propiedades.

Te puede interesar: 3 infusiones caseras para disfrutar en tus meriendas

Conservación y edulcoramiento

Para almacenar, si es que has hecho en gran cantidad y quieres beber varias veces, coloca el preparado en un frasco de vidrio con tapa hermética en la nevera. También puedes usar una jarra, siempre que sea de vidrio. Se suele mantener durante una semana.

Recuerda que se trata de una infusión y no de un zumo o un batido, por lo tanto, las cantidades de los ingredientes deben ser pocas. Asimismo, no es preciso usar azúcar ni otro endulzante. Sin embargo, si resulta demasiado amargo para ti, puedes añadir unas hojas frescas de estevia o incluso una pequeña cucharada de miel.

¿Todavía no has incorporado las infusiones naturales y aguas saborizadas a tu dieta? No dejes de aprovechar sus propiedades que, sin duda, pueden tener efectos positivos en tu organismo.