El aikido y sus aportes terapéuticos

Lorena González·
11 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
10 Agosto, 2020
Aunque muchas personas relacionan las artes marciales con la violencia, el fin del aikido y otras disciplinas similares es precisamente el contrario. Entre otras ventajas, su práctica ayuda a mejorar la salud mental.

El fundamento principal de la práctica milenaria denominada aikido es el control de todas las situaciones conflictivas de manera pacífica. Hoy en día, el aikido está presente en muchos entornos, debido a la utilidad de aplicar sus enseñanzas en cualquier tipo de problema, sea de naturaleza individual o grupal.

Las lecciones del aikido van más allá de las destrezas y habilidades físicas que se adquieren con cada práctica, y que también son útiles como estrategias de control.

Estas enseñanzas también están vinculadas a la parte mental y espiritual, y tienen fundamentos claves que permiten mantener la esencia del arte sin tergiversar su finalidad.

¿Qué es el aikido?

Aikido, artes marciales

El aikido es un arte marcial japonés que se fundamenta en el control pacifico de cualquier escena conflictiva. Es conocido por sus enseñanzas en el ámbito de la defensa personal, ya que incluye técnicas como los derribos, esquives, desvíos, golpes en puntos críticos e inmovilizaciones, entre otros.

Sin embargo, esta disciplina tiene objetivos claves que transcienden la violencia o agresividad, a la que consideran una forma errada de responder ante un problema. De hecho, no existen las competencias, no hay ganadores ni perdedores ni tampoco recompensas para los «mejores».

Por estos motivos, el aikido es la práctica preferida por infinidad de personas que apuestan siempre por la paz y la resolución no violenta de los problemas. Este arte marcial permite hacer ver a los oponentes que la violencia no es la mejor vía.

Además, esta disciplina sitúa el conflicto como una oportunidad para crecer, más que como una situación de la que es necesario huir de inmediato.

Beneficios del aikido

Practicar aikido

Los beneficios del aikido no son solo físicos, ya que también contribuye en la armonía y el equilibrio mental. Con la finalidad de conocer algunos de ellos, a continuación destacaremos los más importantes:

El aikido te sumerge en una mentalidad pacífica

Un estudio que publicó Perceptual and Motor Skills detalla los beneficios de esta disciplina para el desarrollo del mindfulness. De este modo, ayuda a resolver cualquier problema sin hacer ningún tipo de daño al oponente. Más bien, te hace verlo como una persona que busca reflexionar sobre algún tema, pero sin conocer el camino para ello.

Genera mejoras a nivel físico

Una investigación publicada por el International Journal of Morphology en la que se comparó la composición corporal de los practicantes de aikido con los de otras disciplinas indica que, si bien los cambios no son significativos, sí se producen mejoras físicas a partir de su realización regular.

Concretamente, el aikido ayuda a tonificar la musculatura y fortalece la flexibilidad de las articulaciones y los huesos. Con ello, contribuye en la prevención de enfermedades degenerativas que se producen como consecuencia de su desgaste.

El International Journal of Sports Medicine publicó en 2008 un estudio que concluía que los practicantes de artes marciales tenían más flexibilidad en las extremidades superiores que los que realizaban otros tipos de deportes.

Potencia el control de la respiración

Como detalla un artículo publicado por Spirituality in Clinical Practice, esta disciplina japonesa se enfoca en mejorar la respiración, lo que también refuerza el sistema respiratorio y permite mantener el cuerpo oxigenado.

Mejora el estado de ánimo y reduce el estrés

Una investigación publicada por Frontiers in Psychology en 2015 explica que la actividad física aumenta los niveles de producción de las hormonas dopamina y serotonina en el organismo. Ambas están relacionadas con el estado de ánimo, la sensación de bienestar y el estrés percibido.

Con base en lo anterior, si realmente disfrutas del aikido y te dejas llevar durante su práctica, te permitirá liberar hormonas que incrementan tu felicidad y sensación de bienestar tal y como lo haría cualquier otro deporte.

Lee también: Conoce los síntomas de un desequilibrio hormonal

Otros beneficios de esta disciplina

En primer lugar, el aikido enseña a usar a favor la fuerza del oponente. Para lograrlo, es importante conocer previamente el funcionamiento de cada una de las articulaciones con la finalidad de usarlas naturalmente y sin realizar ningún daño o fractura.

Asimismo, se trata de una disciplina que incrementa los niveles de autoconfianza, algo que influye de gran forma en la calidad de vida de las personas. Se debe a que, por las capacidades aprendidas, el individuo sale con una sensación de logro y fe en sí mismo luego de cada sesión.

Te puede interesar: Cómo atraer energía positiva a tu vida

¿Qué más promueve esta práctica ancestral?

Artes marciales, aikido

Además de los beneficios «primarios», que serían los que mencionamos con anterioridad, también hay otras ventajas que se desprenden de la práctica del aikido, aunque sea de manera indirecta. Son las siguientes:

  • Mejora tus relaciones interpersonales, debido a que te brinda las capacidades para reflexionar sobre la naturaleza de los actos.
  • Libera tu mente. Mientras practicas la actividad, pones en práctica tu concentración. Esto te permite alejar pensamientos o preocupaciones que día a día te restan energía. Como indica un estudio reciente realizado en estudiantes costarricenses, el aikido contribuye a disminuir la ansiedad y a mejorar la tranquilidad mental.
  • Fortalece tus pensamientos, dejándolos fluir de forma natural, para finalmente dejarte inundar por una sensación de liberación y sanación.

En definitiva, la práctica del aikido puede ayudarte a mejorar la calidad de vida y traer múltiples beneficios tanto físicos como mentales. ¿Te animas a darle una oportunidad?

  • Lukoff, D., & Strozzi-Heckler, R. (2017). Aikido: A martial art with mindfulness, somatic, relational, and spiritual benefits for veterans. Spirituality in Clinical Practice, 4(2), 81–91. https://doi.org/10.1037/scp0000134
  • Lothes, J., Hakan, R., & Kassab, K. (2013). Aikido Experience and its Relation to Mindfulness: A Two-Part Study. Perceptual and Motor Skills, 116(1), 30–39. https://doi.org/10.2466/22.23.PMS.116.1.30-39
  • Levine, D. 1989. Martial Arts as a Resource for Liberal Education: the case of Aikido. University of Chicago. http://www.donlevine.com/uploads/1/1/3/8/11384462/martial-arts-as-resource.pdf
  • Zdenko Reguli; Martina Bernaciková; Michal Kumstát. 2016. Características Antropométricas y Composición Corporal en Practicantes de Aikido. International Journal of Morphology. http://www.intjmorphol.com/wp-content/uploads/2016/07/art_01_342.pdf
  • Cuéllar Hidalgo, Rodrigo; Bazán Ramírez, Aldo; Araya Vargas, Gerardo Alonso. 2019. Efectos de la práctica de aikido sobre mindfulness y la ansiedad en estudiantes universitarios de Costa Rica.  Retos: nuevas tendencias en educación física, deporte y recreación. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6761671
  • Heijnen, S., Hommel, B., Kibele, A., & Colzato, L. S. (2016). Neuromodulation of Aerobic Exercise-A Review. Frontiers in psychology, 6, 1890. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2015.01890
  • C.-C. Huang, Y.-H. Yang, C.-H. Chen, T.-W. Chen, C.-L. Lee, C.-L. Wu, S.-H. Chuang, M.-H. Huang. 2008. Upper Extremities Flexibility Comparisons of Collegiate “Soft” Martial Art Practitioners with Other Athletes. International Journal of Sports Medicine. https://www.thieme-connect.com/products/ejournals/abstract/10.1055/s-2007-965132