Ajo negro: un remedio eficaz para tratar el colesterol

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 4 noviembre, 2015
Además de ayudarnos a reducir el colesterol malo o LDL, el ajo crudo nos ayuda a mejorar la circulación y nos protege frente a infecciones

¿Has probado ya el ajo negro? Su sabor es muy suave, casi afrutado.

Debido a sus delicados procesos de fermentación, no es tan intenso. De hecho, es perfecto si nos gusta el ajo pero deseamos evitar la aparición del mal aliento, además de otorgarnos otros beneficios.

No debes tener miedo a consumirlo. Es una opción nueva en el mercado alimenticio, pero con mucha tradición en los países asiáticos. Sus propiedades medicinales son increíbles, en especial para tratar la hipercolesterolemia.

Estamos seguros de que te gustará saber más sobre este alimento.

Ajo negro, una bendición de la naturaleza

Los-beneficios-de-consumir-ajo-negro

A simple vista, nos parecen simples ajos quemados. No obstante, para llegar hasta ese punto han tenido que pasar casi dos meses de escrupulosa fermentación, donde se mantienen en todo momento las máximas condiciones de higiene y seguridad.

Remarcamos esto último porque es posible que tú mismo desees llevarlo a cabo. Ten en cuenta que si dejamos que se fermenten los ajos por sí solos, correremos el riesgo de que algún hongo o bacteria se  desarrolle en su interior. Por lo tanto, no es recomendable.

Conoce todos los alimentos que te permiten reducir el colesterol

  • El ajo negro se obtiene a través de una fermentación natural del ajo blanco, sin más aditivos o condimentos.
  • Para ello, se ponen varias cabezas de ajo enteras en unas bandejas y estas, a su vez, en unas cámaras higiénicas preparadas para tal fin.
  • Se controla la humedad durante 30 días.  Más tarde, se sacan y se dejan en otras habitaciones donde se lleva a cabo un proceso de oxidación natural que dura unos 45 días. El resultado es asombroso.

¿Dónde puedo conseguir ajo negro?

El ajo negro lo encontrarás en cualquier tienda natural, en el área especializada de tu supermercado o incluso en tiendas asiáticas de gastronomía.

Ajo negro para tratar el colesterol

El aguacate reduce el colesterol

El secreto del ajo negro está precisamente en su proceso de fermentación. Su nivel de antioxidantes es tan elevado que su composición fitoquímica llega incluso a ser superior a la del ajo crudo.

  • El ajo negro contiene dos compuestos activos con increíbles virtudes para tratar el colesterol. Son las moléculas S-alilcisteína y S-alilmercaptocisteína.

Además, el proceso de oxidación potencia la aparición de estos elementos tan adecuados para tratar nuestra salud cardíaca:

  • Sulfuro de dialilo
  • Trialil sulfuro
  • Disulfuro de dialilo
  • Polisulfuro dialilo
  • Antioxidantes como: alixin, N-fructosil arginina, N-fructosil glutamato, tetrahidro-beta-carbolinas
  • Selenio

Un dato que también te gustará conocer es que el ajo negro es rico en “S-alil-cisteína”, un tipo de compuesto que es soluble en agua y que nos permite digerirlo mucho mejor que el clásico ajo blanco o el morado.

Se han llevado a cabo numerosos estudios clínicos para averiguar la idoneidad de este alimento para reducir los niveles de colesterol elevado, y todos han sido positivos.

Desde el Hospital Universitario Nacional de Corea del Sur, por ejemplo, se hicieron varios seguimientos a una muestra de 28 pacientes.

Se dividieron en dos grupos, uno que no consumió ajo negro y otro que consumió cada día 6 g de extracto de ajo negro durante 3 meses. Los resultados fueron muy interesantes:

  • Se observó un claro descenso en el colesterol malo o LDL.
  • Una disminución en alipoproteína B, un tipo de compuesto que provoca numerosas dolencias cardíacas.

La “magia”, por así decirlo, se halla en esas enzimas capaces de descomponerse en nuevos elementos que duplican las propiedades del clásico ajo crudo para tratar el colesterol. El sabor es delicioso y vale la pena tenerlo en cuenta.

¿Cómo consumir el ajo negro?

ajo negro

Para tratar el colesterol, lo ideal es consumir dos ajos negros cada día en nuestro desayuno. De esa forma lo notaremos en nuestros próximos análisis.

Ahora bien… ¿De qué manera podemos comerlo? ¿Solo o combinado con algún otro alimento? Toma nota de algunas sencillas sugerencias.

  • Una tostada crujiente de pan de centeno con un poco de aceite de oliva y los dos ajos negros untados.
  • Una tostada de pan con un poco de salmón ahumado y los ajos negros.
  • Dos tomates cherry, una rebanada de pan y los dos ajos negros untados.
  • Una tostada con queso, los dos ajos negros y mermelada de higo.
  • Una tortilla con los dos ajos negros.
  • Una tostada con mermelada de piña y dos ajos negros.

También tienes la opción de consumirlos naturales. Recuerda también que al estar fermentados no te van a dejar mal aliento y que su sabor es más bien dulce, con lo cual, con un poco de imaginación y atrevimiento puedes incluso combinarlo con frutas.

Te recomendamos leer 7 usos del ajo para tu salud

El ajo negro, además de reducir tu colesterol, también te será útil para todos estos aspectos:

  • Te ofrecerá una gran energía para empezar el día.
  • Mejora nuestra circulación sanguínea, con lo cual mucha gente lo utiliza para reducir migrañas y cefaleas.
  • Protege frente a gripes y resfriados.

¿A qué esperas para probarlo?

  • Ramírez, H. R., Castro, L. N., & Martínez, E. (2016). Efectos Terapéuticos del Ajo (Allium Sativum). Salud y Administración. https://doi.org/10.1007 / s00590-016-1762-2
  • Navarro, M. C. (2007). Posibilidades terapéuticas del bulbo de ajo (Allium sativum). Revista de Fitoterapia.
  • Josué Gonzalez. (2013). Colesterol. 1. https://doi.org/10.1109/FCST.2015.28
  • Clínica, G., Galega, S., & Interna, D. M. (2011). Lípidos , colesterol y lipoproteínas. Galicia Clínica | Socieda de Galega de Medicina Interna.