El ajo: un potente estimulador del sistema inmunitario

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Fabián Ávila el 26 noviembre, 2018
Aunque la más conocida es la alicina, el ajo también nos aporta otros nutrientes que fortalecen nuestro sistema inmunitario y mejoran nuestra salud general

El ajo tiene un sabor y olor particular que lo convierte en un condimento ideal para muchas comidas. Por eso, su consumo se ha extendido por todo el planeta. En este artículo te mostraremos cuáles son los efectos positivos del ajo en el sistema inmunitario.

En la medicina natural, el ajo tiene un papel muy importante, sus propiedades lo convierten en un excelente coadyuvante para tratar problemas cardiovasculares y, además, ayuda a potenciar el sistema inmunitario. Principalmente, se recomienda su consumo en ayunas.

¿Qué es el ajo?

Qué es el ajo.

Es una planta herbácea que tiene hojas largas y flores pequeñas y blancas. El bulbo, que es lo que todos reconocen fácilmente, tiene un olor y sabor muy intenso, cubierto con una envoltura similar a un papel. Este bulbo está compuesto por pequeñas piezas llamadas dientes.

El ajo es un condimento muy común. Inclusive, muchas recetas se basan en su uso como la sopa de ajo o el pollo al ajillo. Asimismo, puede aplicarse a una gran variedad de platos en diferentes presentaciones.

¿Quieres conocer más? 3 remedios a base de ajo para tratar los hongos vaginales

¿Cuáles son los componentes y propiedades del ajo?

El ajo tiene altos niveles nutricionales. Alrededor del 30 % de su contenido es de hidratos de carbono y 6 % de proteínas. Además, contiene vitaminas (del grupo B y C) y minerales (calcio, yodo, fósforo, manganeso, selenio, hierro) y fibra.

Asimismo, contiene alicina, un compuesto de azufre utilizado por sus propiedades medicinales y se libera cuando el ajo se pica, se machaca o se mastica. También es el causante de su particular olor.

El ajo también tiene antioxidantes que ayudan a proteger el cuerpo de la oxidación. Su consumo se recomienda a veces en ayunas, ya que proporciona diversos beneficios.

¿Cuáles son los beneficios del ajo en el sistema inmunitario?

Los componentes del ajo hacen que este sea un excelente antibiótico, antiviral y un ideal estimulante del sistema inmunitario. Incluso, en diferentes dimensiones y aplicaciones, puede ser tan efectivo como la penicilina y la tetraciclina.

Asimismo, ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Entre los beneficios del ajo encontramos:

Baja los niveles de grasa

Sistema circulatorio.

Consumir ajo mejora la salud cardiovascular, pues disminuye las grasas como los triglicéridos y el ácido úrico gracias a la nicotidamina. También previene la formación de coágulos y el desarrollo de bacterias causantes de la meningitis, el tifus, la neumonía o la difteria.

Además, contiene trisulfuro de dialilo, que es un compuesto que protege al corazón mientras se hace una cirugía cardíaca. También se recomienda consumirlo después de un ataque al corazón para cooperar en su recuperación.

Prevención de partos prematuros

Para evitar los partos prematuros se recomienda comer frutos secos y verduras con allium. Este es uno de los compuestos que contiene el ajo, por eso resulta un buen aliado para la gestación.

Desde el punto de vista inmunitario, su consumo durante el embarazo es de gran ayuda al momento de prevenir las infecciones microbianas.

Fortalece el sistema óseo

Este beneficio data de la Antigua Grecia cuando se les daba ajo a los atletas olímpicos con el fin de mejorar su rendimiento en los deportes.

  • El ajo es rico en calcio, por este motivo es ideal para aliviar la artrosis y la osteoporosis.
  • Además, ayuda a eliminar los residuos tóxicos de las articulaciones y contribuye a aumentar los nutrientes de los huesos.

Antibiótico

Sus propiedades antibióticas lo convierten en un excelente aliado para tratar la bronquitis, la hipertensión, la tuberculosis, la flatulencia, trastornos del hígado, el reumatismo, la diabetes e inclusive la fiebre.

El ajo ayuda a evitar todas estas afecciones relacionadas con un sistema inmunitario débil.

Uno de los componentes que potencian su efecto inmunitario es el sulfuro de dialilo. Además, es eficaz para combatir la bacteria Campylobacter, causante de infecciones intestinales.

Prevención de tumores cerebrales

Dolor de cabeza.

Los compuestos orgánicos del azufre contenidos en este producto natural, ayudan a la destrucción de las células en glioblastomas. Esto es un tipo de tumor cerebral mortal.

Tanto el azufre como los demás componentes del ajo contribuyen al control del crecimiento de células tumorales en el cerebro. Asimismo, impiden el desarrollo celular de otros tipos de microorganismo y bacterias.

Reduce el daño hepático producido por el alcohol

Tomar bebidas alcohólicas durante un tiempo prolongado y en grandes cantidades puede ocasionar lesiones hepáticas, además de otros daños en el organismo.

El disulfuro de dialilo que contiene el ajo tiene efectos protectores contra el efecto de estrés oxidativo que produce el etanol. Quienes consumen alcohol pueden regular su efecto negativo con este producto natural.

Purifica la piel

Una mezcla de ajo con miel es ideal para eliminar infecciones producidas por piojos o caspa.

También ayuda a eliminar verrugas y cualquier tipo de alteración en la piel de este tipo. Por eso, es usado en muchos productos dermatológicos.

¿No lo sabías? Cómo hacer una mascarilla de ajo para desintoxicar y rejuvenecer la piel

Función antioxidante

Al contener vitaminas A, B y C,  ayuda a proteger el cuerpo de los radicales libres. También contiene fósforo, que lo hace un sedante ideal para los nervios. Además, es un antidepresivo, pues sus propiedades hacen que aumente la vitalidad.

Hay variadas formas de consumir ajo. En general se recomienda ingerir un diente de ajo en ayunas para tener todos sus beneficios.

Si te preocupa el mal aliento, puedes masticar hojas de perejil para contrarrestarlo y por supuesto, lavarte los dientes.

Como has podido ver, el ajo cuenta con una variedad de antioxidantes que ayudan a defender al sistema inmunitario.

Ten en cuenta que ningún alimento es milagroso y que, si sufres algún problema de los descritos, lo mejor es que acudas a un especialista que te ofrezca tratamiento profesional.

  • Bayan, L., Koulivand, P. H., & Gorji, A. (2014). Garlic: a review of potential therapeutic effects. Avicenna Journal of Phytomed.

  • Rivlin, R. S. (2001). Recent Advances on the Nutritional Effects Associated with the Use of Garlic as a Supplement: HistoricalHistorical Perspective on the Use of Garlic. The Journal of Nutrition. https://doi.org/10.2307/1940703

  • Ankri, S., & Mirelman, D. (1999). Antimicrobial properties of allicin from garlic. Microbes and Infection. https://doi.org/10.1016/S1286-4579(99)80003-3