Remedio de ajo, vinagre de manzana y miel

Si tenemos en cuenta que, cada uno de estos ingredientes tiene mucho que aportar a nuestra salud, lo ideal es combinarlos para potenciar sus efectos. 

A la hora de aliviar las molestias del dolor de garganta, existen algunos remedios naturales que pueden ser de gran ayuda. Uno de ellos es la mezcla de ajo, vinagre de manzana y miel, tres ingredientes con excelentes propiedades. A continuación, te comentaremos con detalle más acerca de ellas, entre otros aspectos de tu interés.

Es importante recordar que ningún remedio puede sustituir los fármacos recetados por el médico, por ello, no se recomienda recurrir a ellos como tratamiento principal. Por otra parte, es fundamental mantener buenos hábitos de vida, sobre todo, en lo que respecta a la alimentación e hidratación.

Una buena alimentación puede potenciar los efectos, tanto de los remedios como de los medicamentos. Además, ayuda al organismo a nutrirse y recuperar las fuerzas que necesita para cumplir todas sus funciones.

Después de todo, no hay que olvidar que los buenos hábitos de vida pueden evitarnos muchas enfermedades o bien, reducir su impacto. De allí la importancia de tomar consciencia y ser responsables con nuestra salud.

Ajo, miel y vinagre de manzana, una gran combinación

Por lo general, hay tres ingredientes presentes en la mayoría de las cocinas: ajo, miel y vinagre de manzana. Y a pesar de que, en apariencia, se trata de simples alimentos, en realidad, tienen mucho que aportar a la salud.

Por ejemplo, cuando se sufre de dolor de garganta, uno de los remedios caseros más conocidos consiste en la mezcla de zumo de limón y miel. Ambos ingredientes son ricos en antioxidantes, vitaminas varias y, además, tienen propiedades antisépticas.

Inflamación de garganta

La miel es un alimento que estimula la formación de anticuerpos debido a que contiene ácido ascórbico (vitamina C) magnesio, cobre y zinc.

Considerada como el mejor antibiótico natural, la miel tiene la capacidad de reforzar nuestro sistema inmunitario, incluidos los glóbulos blancos, que son los que nos ayudan a alejar las infecciones, gripes y resfriados. Por otra parte, la miel también se utiliza como remedio para mejorar el proceso de cicatrización.

Por su parte, el ajo es un alimento que también tiene propiedades antisépticas, que ayudan a combatir agentes infecciosos (hongos, virus y bacterias). Se considera que, cuando se consume crudo, sus compuestos no sufren alteraciones y, por ende, se pueden aprovechar mejor sus propiedades.

Cabe destacar que el ajo es un alimento rico en vitamina B6 y C, yodo, fósforo y compuestos sulfurados. En suma, tiene efectos antiinflamatorios, bactericidas antisépticos y antifúngicos.

Ahora bien, el vinagre de manzana es rico en ácido málico, que es lo que le aporta las propiedades antivirales, antibacterianas y fungicidas. Por otra parte el vinagre de manzana tiene un alto contenido en potasio, un mineral indispensable para la función de todas las células vivas.

Un buen remedio para el dolor de garganta

Al combinar el ajo, el vinagre de manzana y la miel, obtendremos un súper remedio natural que nos servirá como tratamiento auxiliar para aliviar las molestias como el dolor de garganta.

Ingredientes

  • 4 dientes de ajo.
  • 1 vaso de vinagre de sidra de manzana (250 ml).
  • 1/2 taza de miel, orgánica y sin pasteurizar (50 g).

Preparación

  • En un frasco de vidrio, incorpora todos los ingredientes.
  • Tapa bien y procede a agitar vigorosamente durante unos segundos para mezclarlo todo.
  • Se recomienda tomar una cucharada entre comidas o bien, cuando se sienta dolor intenso.
  • El remedio debe conservarse en el frasco, con tapa, en el refrigerador.

Algunas consideraciones

En lo que respecta al consumo de este remedio de ajo, miel y vinagre de manzana, puedes comenzar por tomar dos cucharadas después de cada comida y antes de acostarte. En caso de que el sabor te resulte demasiado fuerte, puedes diluirlo un poco con agua.

Se recomienda preparar el remedio y consumirlo en un plazo de 5 días para que no pierda sus propiedades. Al acompañarse por el tratamiento farmacológico pautado por el médico, pronto se podrá notar sus beneficios. Lo importante es ser constantes en su consumo, a menos que ocurra alguna reacción desfavorable, como puede ser una alergia a uno de los ingredientes.

Una variante de este remedio consiste en reemplazar el ajo por jengibre fresco rallado. Sin embargo, el sabor cambiará un poco, ya que el jengibre tiene un gusto un tanto picante y acre a la vez.