Alarga tus pestañas con estos 5 trucos caseros

Ángela Aragón · 3 agosto, 2017
Para alargar las pestañas es conveniente optar por trucos caseros que presenten el menor número de elementos artificiales posibles, ya que los ojos son muy sensibles

La mirada es esencial en nuestro aspecto. Podemos salir muy bien vestidas, tener un outfit rompedor, pero si nuestros ojos están dañados o el maquillaje falla, quizá no mandamos el mensaje que buscamos.

En este sentido, las pestañas desempeñan un papel muy importante. Su longitud aporta seguridad y confianza a tu expresión.

Por supuesto, si quieres que los demás tengan esa impresión de ti, la cuestión estética no basta, sino que debes adoptar la actitud adecuada.

En cualquier caso, la parte exterior nos ayuda a conseguirlo.

Por otro lado, también es recomendable para la salud. Como sabes, la función de la pestaña es proteger nuestros ojos del polvo y los elementos contaminantes del aire.

En este sentido, ocuparnos de ellas resulta hoy muy interesante, ya que la polución ha llegado a todas partes, incluido el medio rural.

Por tanto, parece una buena idea mejorar dicho aspecto con preparados caseros. Si podemos evitar exponer nuestro cuerpo a sustancias sintéticas cuyo origen desconocemos, ¿por qué no aprovecharlo?

No obstante, quienes tengan algún problema de salud ocular deberían hablar con el médico antes de usarlos.

Alarga tus pestañas con remedios caseros

1. Aceite de ricino

aceite de ricino

El aceite de ricino es ideal para tratar la debilidad del cabello, ya que facilita su crecimiento, así como su regeneración.

Por ello, es una alternativa muy aconsejable para lograr nuestro objetivo.

Además, presenta la ventaja de que su aplicación es rápida y cómoda: solo tienes que humedecer un hisopo de algodón y posarlo sobre la zona.

Puedes hacerlo todos los días, ya que es muy respetuoso con nuestro organismo.

Ver también: Todo lo que debes saber sobre el aceite de ricino

2. Aceite de oliva

El aceite de oliva es rico en atioxidantes que permiten un desarrollo óptimo de las pestañas.

Como ocurre con el anterior, se trata de una vía muy sencilla:

  • Humedece las yemas de los dedos en el mismo y aplícalo en la raíz.
  • Te darás cuenta cómo van creciendo de manera paulatina, al tiempo que adoptan un aspecto mucho más saludable.
  • No tendrás ningún problema si lo haces durante el día, aunque te proponemos que lo uses antes de ir a dormir. Así, impulsarás el proceso de regeneración que se produce durante la noche.

3. Aceite de coco

Enjuague de aceite de coco

Sus propiedades son incontables. Su enorme aporte de vitaminas lo convierte en un aliado perfecto para nuestro cuidado personal.

  • En lo que a las pestañas se refiere, contribuye a que estén bien nutridas. Esto se traduce en mayores longitud y brillo.
  • Se utiliza de la misma forma que los trucos anteriores.

Aunque en determinados lugares antes era complicado de encontrar, hoy están en cualquier tienda de productos naturales e incluso en grandes superficies.

4. Alarga tus pestañas con manzanilla

Amén de su potencia nutritiva, la manzanilla tiene una ventaja adicional: su capacidad antibacteriana.

Decíamos al principio que nuestros ojos sufren también las consecuencias de la contaminación, así que la preparación de una infusión de manzanilla podría servirnos para tratar el área ocular al completo.

  • Por un lado, puedes masajear los párpados, así como enjuagar el globo ocular con la manzanilla.
  • Así, conseguirías protegerte de infecciones y presumir de pestañas largas.

Te recomendamos leer: Exfoliante de almendra, manzanilla y lavanda para pieles sensibles

5. Clara de huevo

Clara de huevo

Lo que nos interesa de ella es la proteína. Esta no solo nos ayuda a eliminar grasa y a aumentar nuestra musculatura, también es vital para el cabello.

De hecho, la clara de huevo está muy presente en los champús naturales. A pesar de ser un poco más incómoda que las sugerencias previas, funciona con mucha eficacia.

Este es el mejor procedimiento para emplearla:

  • Pon en un bol la clara de huevo. No hace falta que la batas.
  • Con la yema de los dedos, aplícala sobre las pestañas desde la raíz hacia arriba.
  • Espera diez minutos y retírala con agua templada.
  • Repetir el proceso 3 veces a la semana.

Como ves, apostamos por los productos naturales y no solo por la preparación en casa. Se debe a que vamos a actuar en un lugar muy sensible, por lo que no podemos supeditar la salud a la estética.

En este sentido, los preferimos porque los efectos secundarios son prácticamente nulos, sin que eso merme su efectividad.

No obstante, te recordamos que consultes con tu doctor antes de usarlos.