Albóndigas de pavo y setas al horno

Maite Córdova · 9 octubre, 2018
Las albóndigas de pavo y setas son una opción diferente y deliciosa que incluso podemos consumir en la cena, siempre y cuando no las acompañemos de un contorno demasiado calórico.

Las albóndigas son una de las comidas más frecuentes en el hogar. Por lo general, están hechas con carne de res picada, o bien, con mezclas de carne de ternera, cerdo, pavo, pollo y res. También hay albóndigas elaboradas con carne de pescado. Y si bien todas son suculentas, las albóndigas de pavo tienen una gran ventaja, y es que, al estar hechas con el contramuslo del ave, prácticamente no tienen grasa.

En lo que respecta al aporte nutricional de la carne de pavo, este viene a ser así: cada 100 gramos aporta unos 20 gramos de proteínas, aproximadamente. Además, contiene nutrientes esenciales para el organismo tales como: hierro, calcio, yodo, magnesio, potasio, zinc, y vitaminas del grupo B (B12, B2, B3, y B6).

A continuación te presentamos una deliciosa receta de albóndigas de pavo con la cual podrás deleitarte en la comida de tu preferencia. Y, si bien te proponemos un rebozado a base de pan, huevo y leche, puedes sustituirlo por otros. Lo importante es que las albóndigas queden crujientes por fuera y jugosas por dentro. ¡Vamos a ello!

Albóndigas de pavo y setas

Ingredientes para las albóndigas

  • 1 cebolla grande
  • ¼ vaso de vino blanco (50 ml)
  • ⅓ taza de setas shitake (50 g)
  • 1 bandeja de champiñones (150 g)
  • 2 cucharadas de harina de setas (30 g)
  • Contramuslo de pavo picado (300 g)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (30 ml)
  • ½ vaso de caldo de verduras o ave (100 ml)
  • Condimentos: sal, ajo en polvo, tomillo seco.
  • Opcional: perejil fresco.

Ingredientes para la salsa

 

  • 1 cebolla pequeña
  • 3 dientes de ajo
  • 1 lata de tomate pelado entero (500 g)
  • ¼ taza de queso parmesano rallado (50 g)
  • 1 cucharada de aceite de oliva (15 ml)
  • Condimentos: sal, laurel, tomillo, albahaca, orégano, pimienta blanca.

¿Lo sabías? 7 propiedades de las hojas de laurel que no conocías

Ingredientes para el rebozado

  • 1 huevo mediano
  • 2 tazas de migas de pan duro (100 g)
  • Opcional: leche entera

Preparación

  1. Limpiamos bien los champiñones y las setas y procedemos a cortarlos en láminas. Reservamos.
  2. En un bol, vertemos la leche y colocamos allí las migas de pan en remojo para que se ablanden.
  3. Cascamos el huevo y batimos hasta integrar por completo la yema y la clara. Agregamos el huevo a la leche y las migas de pan.
  4. Lavamos y escurrimos bien la carne picada para eliminar los restos de sangre.
  5. En otro recipiente, mezclamos la sal, la pimienta, el perejil, el queso parmesano rallado, la harina de setas, las setas, los champiñones y la carne picada. Finalmente, agregamos el caldo de verduras para hidratar la mezcla de ingredientes.
  6. Dejamos reposar durante un minuto y mezclamos bien para integrar todo lo que constituirá las albóndigas.
  7. Precalentamos el horno a 180 ºC.
  8. A continuación, procedemos a amasar la carne con las manos para formar una masa uniforme y flexible.
  9. Comenzamos a formar nuestras albóndigas, una a una.
  10. Engrasamos una bandeja de horno con un poco de aceite de oliva en una servilleta. Este procedimiento ayudará  a que las albóndigas no se peguen mientras se cuecen.
  11. Antes de colocarlas en la bandeja de horno, remojamos cada albóndiga en la mezcla de huevo, leche y pan.
  12. Llevamos al horno durante 25 minutos.
  13. Mientras tanto, preparamos la salsa para las albóndigas de pavo de la siguiente manera: salteamos la cebolla y el ajo en una cazuela con una cucharada de aceite de oliva; procesamos el tomate y lo agregamos cuando la cebolla esté dorada. Condimentamos y reservamos hasta que estén listas las albóndigas.
  14. Una vez que las albóndigas hayan terminado de cocerse, las introducimos en la cazuela con la salsa y dejamos que se cocinen allí, a fuego lento, durante 15 minutos. Durante este tiempo, la salsa debe haberse reducido y espesado considerablemente.
  15. Agregamos el vino blanco y dejamos que se evapore.
  16. Apagamos el fuego y servimos.

Descubre: Cómo rebozar si no puedes comer gluten

Últimas consideraciones

Las albóndigas de pavo se pueden acompañar con una ensalada de betabel o cualquier otro tipo de acompañamiento verde. Por supuesto, si buscamos una guarnición que nos dé un aporte energético mayor, podemos recurrir a unas ricas patatas al horno con sal gruesa, un puré de patata dulce o zanahoria, o bien, un contorno ligero de arroz integral.

La gran ventaja de las albóndigas de pavo y setas hechas al horno es que se pueden disfrutar como cena, ya que se trata de una preparación baja en grasa que no resultará demasiado pesada para la noche ni contribuirá al aumento de peso. Por supuesto, hay que saber que, aunque las albóndigas sean ligeras, si les añadimos un contorno poco saludable, dejarán de ser la mejor opción para una cena.