Albóndigas de ricotta

No tenemos por qué renunciar a esta receta si tenemos algún tipo de intolerancia a la leche. Podemos utilizar queso de soja, que nos dará el mismo resultado final

Recetas de albóndigas de ricotta hay muchas. A continuación te ofrecemos algunas de las más ricas y sencillas de realizar.

Además te enseñamos cómo elaborar tu propio queso ricotta en casa en un momento. ¡Toma nota!

Albóndigas de ricotta

Ingredientes:

  • 500 gramos de ricotta
  • Pan remojado en leche
  • 2 huevos grandes
  • 100 gramos de sémola
  • 100 gramos de queso rallado
  • Sal, pimienta, nuez moscada, albahaca, perejil (opcional)
  • 1 diente de ajo picado (opcional)

La elaboración se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • Primero, mezcla la ricotta, el pan remojado en leche, los huevos, la sémola y el queso rallado.
  • Luego, añádele las especias a tu gusto.
  • Por último, reboza las albóndigas en harina y cuécelas en agua.

Albóndigas de ricotta con espinacas

albóndigas

Las espinacas son las “reinas del betacaroteno”, ricas en vitamina A y excelentes para prevenir el cáncer y las enfermedades del corazón.

Ingredientes:

  • 500 gramos de ricotta
  • 60 gramos de maizena
  • Acelgas o espinacas cocidas
  • 1 huevo
  • Perejil picado o albahaca
  • Nuez moscada y pimienta blanca y/o negra (opcional)
  • 1 diente de ajo picado (opcional)
  • Harina

La elaboración se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • Primero, mezclas todos los ingredientes en un bol y haces bolas (excepto la harina).
  • Luego, las pasas por harina.
  • Por último, las hierves en agua.

Quizás te interese: Crostata de ricotta y chocolate

Salsas para tus albóndigas

Estas albóndigas admiten muchos tipos de salsas. Te enseñamos algunas de ellas:

  • Salsa de bechamel. Haz tu bechamel como de costumbre y luego gratina tus albóndigas en el horno con queso rallado.
  • Salsa de tomate. Puedes hacerla con un sofrito de cebolla, pimiento, zanahoria, ajo y tomate triturado. Luego, añádele un poquito de orégano o una hoja de laurel y vino blanco.
  • Salsa jardinera. Haz un sofrito con cebolla, ajo, pimiento verde, pimiento rojo y patatas. Después, añádeles agua, una hoja de laurel y pimienta negra en grano. Finalmente, deja cocer un rato la salsa e introduce tus albóndigas de ricotta.
  • Con un chorrito de aceite de oliva. Las puedes servir sin salsa solo con un chorrito de oliva por encima.
  • Al estilo sueco. Las albóndigas suecas (de carne) suelen acompañarse con un poco de mermelada de frutos del bosque, puré de patatas y unos guisantes cocidos.

Haz tu propio queso ricotta casero

Y es que la ricotta se utiliza en infinidad de recetas: pasteles de queso, quiches y tortillas, canelones y lasaña etc.

Si te hace ilusión y quieres hacer tu propio queso ricotta, te enseñamos la receta. Es súper fácil de hacer.

Lee también: Quiché de jamón y queso con champiñones

Ingredientes:

  • 1/2 litro de leche entera o desnatada
  • 200 ml de nata líquida
  • 1 cucharada y media (sopera) de vinagre blanco de calidad extra
  • 1 cucharadita de sal

Modo de elaboración:

albóndigas de queso cheddar

  • Primero, calienta la leche con la nata y la sal.
  • Cuando comience a hervir, retírala del fuego y añádele el vinagre removiendo hasta que se disuelva por completo.
  • Verás que a los 5 minutos de haberle añadido el vinagre la leche se empieza a cortar y a hacerse grumos. Eso es bueno.
  • Entonces, pásalo por un colador con una gasa especial para drenar suero.
  • A continuación, déjalo escurriendo al menos durante una hora.
  • A partir de entonces ya lo puedes utilizar. Sin embargo, si no tienes prisa, lo mejor es que lo dejes escurriendo con el colador dentro de la nevera unas 8 horas.

Nota: El queso ricotta no aguanta demasiado tiempo fresco, así es que úsalo cuanto antes. Si ves que ha pasado de color blanco a amarillo, no lo tomes.

Alternativas al queso ricotta

Puede que no encuentres el queso ricotta por la zona donde vives o quieras cambiar la receta con otro tipo de quesos similares. En ese caso, te enseñamos los mejores sustitutos que puedes encontrar:

El Requesón. La principal diferencia entre ambos es la textura. Mientras que el queso ricotta suele ser seco y granulado, el requesón es más acuoso y tiene grumos grandes.

El Silken tofu o tofu de seda. Es ideal para vegetarianos o para todos aquellos que quieran probar algo nuevo y diferente. Este queso se hace con leche de soja. Hoy en día se puede encontrar prácticamente en todas las herboristerías.

El Paneer. Es un queso indio de leche de vaca o búfalo y que utiliza como coagulante el limón o la lima en lugar del vinagre. Son muy similares, la única diferencia en cuanto a su elaboración es que el paneer se pone a calentar a unos 200 grados Fahrenheit y el ricotta a 185.

Y eso es todo. Ya puedes empezar a disfrutar de unas deliciosas albóndigas de ricotta. ¿A qué esperas?