Albóndigas de queso gratinadas

Irene Peláez Díaz-Laviada · 13 junio, 2015 · Última actualización: 27 enero, 2019 27 enero, 2019
En la preparación también podemos añadir quesos más fuertes si nos gustan, pero siempre teniendo en cuenta que vayan a maridar bien con el tomate.

Esta receta es algo elaborada, pero merece la pena para todos aquellos a los que les guste la carne. Es un plato delicioso para una comida original y diferente; para no comer siempre lo mismo. Aquí te enseñamos a hacer albóndigas de queso gratinadas. ¡Sorprende a tu familia!

Receta: albóndigas de queso gratinadas

Ingredientes

  • 900 g de carne picada (de ternera, cerdo o mixta)
  • 2 rebanadas de pan
  • 2 cucharadas de orégano seco
  • ½ cucharadita de semillas de comino
  • ½ guindilla roja pequeña, seca
  • 1 cucharadita de romero fresco picado
  • 1 yema de huevo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • Salsa de tomate
  • 1 tacita de queso mozzarella rallado o troceado
  • 1 tacita de queso parmesano rallado
  • 2 manojos de albahaca fresca, bien escogida y troceada
  • 1 cebolla (opcional)
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • Sal y pimienta negra
  • 1 cucharadita de aceite de oliva (opcional)
  • 1 cucharadita de salsa de mostaza Dijon (opcional)
Albóndigas con queso parmesano

Para la salsa de tomate

  • 1 diente de ajo grande
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 guindilla pequeña, seca
  • 2 cucharaditas de orégano seco
  • 3 latas de tomates pera italianos (de 400g cada lata)
  • 1 cucharada de vinagre de vino tinto
  • 1 manojo de albahaca
  • Sal y pimienta negra

Procedimiento

De la salsa de tomate

Salsa de tomate para las albóndigas con queso gratinado

  • En primer lugar, hay que picar bien el ajo y trocear la guindilla.
  • Luego, sofreír el ajo con dos cucharadas de aceite en una cacerola mediana y añadir el orégano y los tomates pera.
  • Seguidamente, mezclar los ingredientes lentamente, procurando no romper los tomates, porque las pepitas amargan la salsa. Es importante que los tomates se conserven enteros hasta el final para que la salsa se conserve dulce.
  • Entonces llevar a ebullición durante unos segundos y sofreír a fuego lento durante 1 hora.
  • Después añadir el vinagre, mezclar bien y pasar por la batidora para que todo quede bien picado.
  • Por último, incorporar la albahaca, sazonar y añadir el resto del aceite de oliva.

También puedes leer: albóndigas de merluza y gambas en salsa verde

De las albóndigas

Preparación de albóndigas de queso gratinadas

  • Primero colocar la carne picada en un cuenco.
  • Luego, con un robot de cocina o una batidora de mano, triturar las rebanadas de pan hasta formar migas.
  • A continuación, mezclar la carne picada con la miga de pan, el orégano seco, el comino, la guindilla, el romero, la yema de huevo, dos cucharaditas de sal y un pellizco de pimienta.
  • Opcionalmente, se puede picar una cebolla y un diente de ajo. Entonces, hay que sofreírlos en una sartén y añadirlos a la mezcla de carne junto con 1 cucharadita de aceite de oliva y otra de mostaza de Dijon.
  • Entonces mezclar bien todo hasta que quede una masa uniforme y los ingredientes estén bien repartidos. Luego, con las manos limpias y húmedas, tomar pequeñas porciones de carne y formar bolitas.
  • Estas bolas se pueden freír inmediatamente o conservarse en el frigorífico durante un día, recubiertas con film transparente.
  • Por otro lado, precalentar una sartén de fondo pesado. Echar dos o tres cucharadas de aceite de oliva y remover para que se esparza bien por el fondo.
  • Después, freír las albóndigas hasta que estén tostadas por todas partes, dándoles la vuelta con cuidado de no romperlas.
  • Reducir el fuego y verter las albóndigas en una fuente para horno.
  • Seguidamente añadir la salsa de tomate por encima, abundantes hojas de albahaca troceadas y espolvorear con mozzarella y parmesano rallado al gusto.
  • Finalmente hornear a 200ºC durante 15 ó 20 minutos hasta que se haya derretido el queso.

Quizás te puede interesar aprender: cómo hacer albóndigas veganas de avena

Bien, inténtalo, seguro que te quedan riquísimas las albóndigas de queso gratinadas. ¡A comer y disfrutar!