Albóndigas vegetales

Mariela Ibarra 28 marzo, 2015
Demuestra tu creatividad al combinar vegetales que por experiencia sabes que combinan bien. Si prefieres un plato vegano, no incluyas los huevos y usar leche de origen vegetal, en lugar de desnatada.

Las albóndigas son uno de los platos más variados y su preparación no se limita en absoluto a la carne. De hecho, las albóndigas vegetales ofrecen una gama de sabores muy amplia.

En la receta que presentamos a continuación, usamos vegetales que por experiencia sabemos funcionan bien juntos. Sin embargo, debes tener presente que este tipo de albóndigas, permiten muchos productos, así que sé creativo y siéntete con la libertad de remplazar los ingredientes que prefieras.

Ingredientes

  • 2 huevos
  • Pan de miga
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 zanahoria
  • 1 puerro pequeño
  • Media berenjena
  • 2 hojas de lechuga grandes y frescas
  • 2 cucharadas de leche desnatada
  • Medio tomate
  • Aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada pequeña de perejil picado
  • Orégano y tomillo
  • Sal y pimienta negra

albondigas suecas

Preparación

Con los ingredientes sugeridos tendrás suficiente para 12 porciones.

Puedes empezar por lavar muy bien todas las verduras, es preferible con agua tibia. Después, procede a picarlas individualmente lo más fino posible y resérvalas en recipientes separados.

Cuando tengas todo picado, pon a calentar un poco de aceite a fuego lento. Lo primero que debes agregar es la cebolla, espera a que esté transparente. Una vez la cebolla llega a su punto óptimo, adiciona la zanahoria y el puerro. Deja sofreír durante unos 3 minutos, revolviéndolos para que no se peguen. Después de que ha pasado este tiempo, agrega la berenjena y la lechuga.

Deja que se incorporen todos los sabores y mientras esperas, fríe el tomate en una sartén aparte a fuego medio. Espera a que tome una consistencia pastosa y adiciona esta pasta a la sartén junto a las otras verduras. Revuelve bien para que se incorporen todos los sabores y deja las verduras en el fuego otro rato, hasta que se evapore el líquido extra.

En un recipiente aparte, añade el pan de miga, la leche y los huevos. También puedes adicionar en este paso las hierbas (tomillo, orégano y perejil), la pimienta negra molida y la sal. Revuelve todo muy bien, puedes machacar los ingredientes con un tenedor hasta lograr una pasta espesa, pero consistente.

Una vez tengas el resultado deseado, adiciona las verduras. Mezcla todo muy bien hasta lograr una masa lo suficientemente compacta como para dejarse manipular. En caso de que te haya quedado muy líquida, puedes poner más miga de pan o harina.

Ayudándote con una cuchara, puedes separar porciones y empezar a hacer bolitas con la masa. El tamaño de las albóndigas será de acuerdo a tus preferencias, sugerimos el tamaño de una pelota de ping pong.

Mientras haces tus bolitas, pon a calentar abundante aceite en una olla para freír, el aceite debe ser suficiente como para que las albóndigas puedan dar vueltas dentro de él. Una vez el aceite esté lo suficientemente caliente, procede a freír tus albóndigas. Déjalas en el fuego hasta que estén bien doradas, ten en mente que el huevo debe cuajar en el interior.

Cuando doraditas, retíralas del aceite y déjalas reposar sobre una servilleta de cocina, así eliminarás todo el aceite extra. Cuando tengas todas tus albóndigas vegetales, déjalas enfriar unos minutos y sírvelas acompañadas de una ensalada.

albondigas de pan

Consejos adicionales

  • Si lo que quieres es un plato vegano, puedes dejar de incorporar los huevos y usar leche de origen vegetal, en lugar de la opción desnatada.
  • Cuando piques las verduras, ten presente que estas tienen tiempos de oxidación diferentes. Por ejemplo, la cebolla se oxida mucho más rápido que verduras como el puerro o la zanahoria.
  • Dejar secar las verduras en la sartén es importante, porque así eliminarás todo el líquido extra que no quieres en tu receta, pues dificultará el proceso de darle consistencia y forma a las albóndigas.
  • En caso de que no quieras usar sal, puedes condimentas solo con las hierbas y la pimienta.
  • Cuando usas harina, debes tener en cuenta que algunas personas son alérgicas a los productos derivados del trigo, así que consulta con tus comensales antes de usar cualquier ingrediente.
  • La importancia de que el aceite esté bien caliente, radica en que así pasarán menos tiempo en él las albóndigas, por lo menos absorberán menor cantidad y se freirán más rápido.
Te puede gustar