Alergia al polen: sus causas y los mejores remedios naturales

Si estamos siguiendo algún tratamiento médico para la alergia al polen debemos consultar con nuestro especialista. Por si hubiera alguna contraindicación con estos remedios naturales.

Si sufrimos congestión, lagrimeo y molestias oculares, como enrojecimiento de manera frecuente, en especial en los cambios de estación, es posible que tengamos alergia al polen.

Este trastorno no es grave pero es muy molesto para quien lo padece de forma recurrente.

Descubre en este artículo cuáles son las causas de la alergia al polen. Compartimos algunos remedios naturales, sencillos y efectivos, para poner fin a este problema.

La alergia al polen

La alergia al polen también recibe el nombre de rinitis alérgica o fiebre del heno. Quienes la sufren tienen una respuesta exagerada del sistema inmunitario ante el polen de las flores cuando este entra en contacto con su cuerpo.

Esta reacción afecta a la piel, las mucosas y el aparato respiratorio. El organismo libera histamina y otras sustancias químicas a la sangre y da como resultado los síntomas más frecuentes.

Lee también: 5 excepcionales beneficios del polen de abeja

¿Cuál es su causa?

La causa oficial de esta alergia es el polen. El más frecuente es el de la familia de las gramíneas, aunque también suele pasar con el de olivo, abedul, palmera, plátano de sombra o parietaria.

No obstante, si la única causa fuera el mismo polen, todas las personas expuestas a él sufrirían la misma alergia, y no es así. Desde la medicina natural se apunta hacia las toxinas que se acumulan en el organismo como causa oculta de este trastorno tan frecuente. En este sentido, la solución pasaría por una depuración de estas sustancias.

alergia al polen

Remedios naturales

1. Depuración con arcilla

Como hemos dicho, el organismo de quien sufre la alergia al polen está sobrecargado de toxinas. Por lo tanto, su hígado está saturado y no puede funcionar bien. En este sentido, puede sernos muy útil la arcilla.

  • Tomar cada mañana una cucharadita de arcilla blanca (5 g) de uso oral mezclada con agua. No debemos usar ningún utensilio ni recipiente de metal o plástico, ya que perdería las propiedades.

2. Infusión medicinal

Las plantas medicinales pueden ayudarnos a aliviar los síntomas de la alergia y, de paso, a depurar el organismo. Podemos alternar o combinar los siguientes remedios en infusión o en tintura:

  • Salvia
  • Ortiga
  • Romero

Destacamos en especial la raíz de regaliz como remedio natural para tratar las alergias gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Su acción es similar a la de los glucocorticoides, pero sin sus efectos secundarios para la salud. Podemos tomarlo en infusión, pastillas, caramelos o masticar el tronco al natural.

 

regaliz para la alergia al polen

3. Probióticos

La alergia al polen tiene como causa y consecuencia un daño a la mucosa intestinal, la cual está muy relacionada con el sistema inmunitario. Si nuestro intestino está mal, nuestras defensas también lo estarán. Por este motivo, debemos ayudar a mejorar la flora bacteriana con la ayuda de probióticos.

El consumo diario de alimentos fermentados como el yogur natural, el kéfir, el vinagre crudo o el chucrut es una buena opción para cuidar las bacterias intestinales. También podemos tomar un suplemento de probióticos, pero siempre en ayunas (por lo menos, una hora antes del desayuno).

4. Reducir la histamina

Otra manera de combatir la alergia consiste en reducir la histamina. Aunque muchos de estos alimentos son saludables, también pueden aumentar los síntomas de la alergia. Por lo tanto, deberíamos limitarlos o evitarlos en nuestra dieta, en especial cuando tengamos las crisis:

  • Leche y derivados
  • Zumo de naranja
  • Frutas como la fresa, el plátano, la uva o el higo
  • Habas y guisantes
  • Soja
  • Pimiento
  • Carne de cerdo
  • Hígado de pollo
  • Marisco
  • Margarina
  • Café
  • Alcohol
  • Chocolate
  • Azúcar y dulces
  • Frituras

Ver también: Polen: Propiedades, utilización y beneficios

  • Seidman, M. D., Gurgel, R. K., Lin, S. Y., Schwartz, S. R., Baroody, F. M., Bonner, J. R., … Nnacheta, L. C. (2015). Clinical Practice Guideline: Allergic Rhinitis. Otolaryngology-Head and Neck Surgery. https://doi.org/10.1177/0194599814561600
  • Tran, N. P., Vickery, J., & Blaiss, M. S. (2011). Management of rhinitis: Allergic and non-allergic. Allergy, Asthma and Immunology Research. https://doi.org/10.4168/aair.2011.3.3.148
  • Kaliner, M. A. (2017). Allergic rhinitis. In Neuropeptides in Respiratory Medicine. https://doi.org/10.1201/9780203745915
  • Sharma, G., Im, S.H. (2018). Probiotics as a Potential Immunomodulating Pharmabiotics in Allergic Diseases: Current Status and Future Prospects. Allergy Asthma Immunol Res.  doi: 10.4168/aair.2018.10.6.575.
  • Maintz, L., & Novak, N. (2007). Histamine and histamine intolerance. American Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/85/5/1185 [pii]