Alergia a los medicamentos: diagnóstico y síntomas

La alergia a los medicamentos es una situación que se puede dar con la administración de cualquier fármaco en el mercado. Si no se controla puede llegar a ser mortal para el paciente.

La alergia a los medicamentos es una reacción anormal del sistema inmunitario a ese medicamento. Es importante saber que ningún medicamento está exento de producir alergia.

Esto quiere decir que todos los medicamentos, ya sean de venta libre, prescritos por el médico o los formados por hierbas, pueden producir alergia. Sin embargo, algunos la producen con mayor incidencia que otros.

Para que los síntomas que se producen puedan ser considerados como alergia a los medicamentos, tienen que aparecer mediante mecanismos inmunológicos. Si se producen por otro tipo de mecanismos, no se debe llamar alergia, aunque los síntomas finales sean los mismos. Tanto las alergias como los otros tipos forman parte de lo que se llaman reacciones adversas de medicamentos.

Síntomas de la alergia a los medicamentos

Medicamentos

Una vez tomado el medicamento que va a desarrollar la alergia en el paciente, los síntomas característicos de la reacción suelen aparecer a la hora. Sin embargo, hay otros síntomas, sobre todo los cutáneos, que pueden aparecer más tarde, incluso semanas.

Algunos síntomas característicos de la alergia a los medicamentos son:

  • Erupción cutánea: también se considera enrojecimiento, inflamación de la piel, lesión cutánea, rubor, salpullo o eritrema. Estas afecciones implican cambios en el color o en la textura de la piel.
  • Urticaria: es una enfermedad de la piel caracterizada por lesiones cutáneas edematosas. Suele ir acompañada de prurito o quemazón.
  • Fiebre.
  • Hinchazón y picazón.
  • Falta de aire y silbidos al respirar.
  • Ojos llorosos y con picazón.

Es posible que en algunos casos se pueda desencadenar una reacción anafiláctica por alergia a los medicamentos. Si esto ocurre, la vida del paciente puede estar en peligro, ya que causa una disfunción generalizada de los sistemas del cuerpo.

Cuando una reacción anafiláctica se desencadena, las vías respiratorias se estrechan, lo que produce dificultad para respirar. También aparecen náuseas y cólicos, así como vómitos y diarrea. Por otra parte, los pacientes que están bajo estas condiciones pueden sufrir convulsiones, pérdida del conocimiento, pulso débil y acelerado y caídas de presión arterial.

Quizá te interese: Alergia al polen: sus causas y los mejores remedios naturales

Otros signos y síntomas

Como se ha mencionado anteriormente, hay algunos síntomas de las alergia que se desencadenan en un período de tiempo más largo después de la administración del medicamento. Además, alguno de ellos puede persistir en el tiempo también. Ejemplos de estas reacciones pueden ser:

  • Enfermedad del suero: esta enfermedad puede transcurrir con fiebre, dolor en las articulaciones, erupciones, hinchazón y náuseas.
  • Anemia: se caracteriza por presentar unos valores de los glóbulos rojos por debajo de lo normal. Esta situación tiene como consecuencia las fatigas, latidos irregulares de corazón, falta de aire, etc.
  • Eosinofilia y síntomas sistémicos: lo que produce erupción, elevación de los glóbulos blancos, hinchazón generalizada, inflamación de los ganglios linfáticos y recurrencia de la infección por hepatitis latente.
  • Nefritis: la inflamación de los riñones puede provocar fiebre, sangre en la orina, confusión y otros síntomas.

Descubre: Nefritis: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

¿Cómo se diagnostica la alergia a los medicamentos?

Para prevenir reacciones anafilácticas u otras situaciones desagradables para los pacientes, es esencial contar con un diagnóstico preciso. Algunas investigaciones demostraron que la alergia a los medicamentos puede diagnosticarse en exceso y que los pacientes que dicen tenerla nunca lo han confirmado.

Si no se realiza un diagnóstico adecuado, puede ocurrir que los pacientes den uso a antibióticos menos adecuados y medicamentos más costosos. Por ello, el médico ha de realizar una exploración física y algunas preguntas.

El paciente debe colaborar con el medico a la hora de dar detalles sobre la aparición de los síntomas, de la duración del tratamiento y sobre la mejora o el empeoramiento de los síntomas. Las pruebas que debe realizar el personal médico son:

  • Pruebas cutáneas: se administra una pequeña cantidad del medicamento sospechoso en la piel con una aguja que raspa la piel, con una inyección o con un parche. Si el medicamento produce alergia, aparecerá un bulto rojo con picazón.
  • Pruebas sanguíneas o análisis de sangre: esta técnica se realiza para descartar otras enfermedades que podrían causar los síntomas. Sin embargo, no se usan con frecuencia debido a la limitada investigación sobre su precisión.
  • Giner Muñoz, M. T. (2013). Alergia a medicamentos. Conceptos básicos y actitud a seguir por el pediatra. Pediatría Integral.
  • Barksdale AN, Muelleman RL. Allergy, hypersensitivity, and anaphylaxis. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 109.
  • Çelik GE, Pichler WJ, Adkinson NF Jr. Drug allergy. In: Adkinson NF Jr, Bochner BS, Burks AW, et al, eds. Middleton's Allergy: Principles and Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 79.
  • Grammer LC. Drug allergy. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 254.