Algas nori: propiedades, beneficios y usos

24 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
¿Has comenzado a introducir algas en la dieta? En ese caso te interesará saber cuáles son los beneficios de las algas nori y cómo se pueden consumir para beneficiarse de sus propiedades.

Si eres un aficionado a la cocina oriental y al sushi, de seguro ya hayas disfrutado las algas nori. Este vegetal marino cuenta con multitud de propiedades nutricionales beneficiosas para la salud. Se trata de un alimento con un alto contenido en nutrientes esenciales, por lo que resulta ideal para incluir en casi cualquier preparación.

A continuación te vamos a describir con detalle los usos más importantes de las algas nori y lo que aportan al organismo en su consumo habitual. Recuerda que la clave de una dieta adecuada es la variedad. Por este motivo, debemos incluir alimentos de distintos tipos. Las algas son un ingrediente interesante para los platos, debido a sus cualidades organolépticas y nutritivas.

Propiedades de las algas nori

Vamos a describir las características nutricionales principales de esta alga, tan utilizada en la cocina oriental. En términos generales, se la asocia con una capacidad antioxidante y un aporte de potasio adyuvante en la regulación de la tensión arterial.

Plato con algas nori.
El alga nori es antioxidante, contiene vitamina A y C, además de potasio.

Vegetal marino antioxidante

Uno de los nutrientes predominantes en el alga nori es la vitamina A. Esta sustancia ha demostrado ser esencial para el mantenimiento de la salud ocular.

También puede vincularse con la prevención de otro tipo de patologías complejas, como las hepáticas. Se trata de una vitamina liposoluble que ha de ser introducida en la dieta con cierta asiduidad para prevenir déficits.

Además, dicho nutriente destaca por su capacidad antioxidante. Gracias a ello, ayuda a retrasar el envejecimiento y a prevenir la formación de radicales libres nocivos para la salud.

En el contexto del ejercicio físico, también se relaciona a la vitamina A con una mejor recuperación. Por estos motivos se recomienda el consumo de algas nori en los atletas que llevan adelante entrenamientos continuos y extensos.

Para saber más: Deficiencia de vitamina A: posibles riesgos

Mejora la función inmune

Siguiendo con el grupo de los micronutrientes, las algas nori destacan por su contenido en vitamina C. Ingerir esta sustancia en dosis adecuadas asegura el mantenimiento de la función inmune. De hecho, según un estudio publicado en la revista American Journal of Lifestyle Medicine, consumir vitamina C de manera habitual puede ayudar a prevenir y a tratar el resfriado común y otras patologías de carácter respiratorio.

Cabe destacar que, al contrario que en el caso anterior, la vitamina C es hidrosoluble. Esto quiere decir que no se puede almacenar en el organismo y que es preciso un aporte diario de la misma para evitar deficiencias que puedan ocasionar la aparición de enfermedades, como el escorbuto.

También te puede interesar: Efectos secundarios de la vitamina C

Ayuda a controlar la tensión arterial

Los problemas de tipo cardiovascular son una de las primeras causas de muerte en los países desarrollados. Los hábitos de vida y de alimentación influyen de manera determinante.

Si bien el sodio es un mineral capaz de incrementar la tensión arterial, el potasio ha demostrado contrarrestar este efecto. Actuaría relajando la contractilidad muscular de las fibras que rodean a los vasos sanguíneos, lo que liberaría la presión de los mismos.

Por fortuna, las algas nori presentan también un alto contenido en potasio. Por este motivo, pueden suponer un alimento a tener en cuenta para aquellas personas que sufren de hipertensión crónica o de algunas patologías de tipo cardiovascular. Su incorporación debe hacerse siempre en el marco de un plan de alimentación amplio que se enfoque al tratamiento de la patología.

¿Cómo usar las algas nori?

Las algas nori pueden incluirse en preparaciones muy diversas. Lo más común es elaborar sushi con ellas, aunque también resulta lo más complicado. Para realizar este plato es necesario comprar el alga deshidratada, de tal forma que constituya una película con la que envolver el arroz y el resto de los ingredientes de la preparación.

En paralelo, también se pueden utilizar las algas nori como base para la elaboración de un tartar. Este plato se caracteriza por contener pescado crudo finamente cortado y aderezado con algún líquido ácido, como puede ser el jugo de limón. Las algas le aportan un toque crujiente, por lo que las características organolépticas de la preparación se ven mejoradas.

Incluso, es posible tostar y picar las algas nori con el objetivo de incluirlas en alguna salsa. De este modo, se obtendrá un sabor mucho más intenso, además de un toque crujiente que mejorará la textura.

Alga nori deshidratada.
Las algas nori se emplean para el sushi y el tartar, aunque no en exclusividad en dichos platos.

Algas nori: vegetales saludables

Según lo comentado, las algas nori son unos vegetales marinos cuyo consumo está recomendado, ya que consiguen mejorar el estado de salud gracias a su aporte de nutrientes. Si bien su cantidad de macronutrientes no es demasiado significativo, este alga contiene vitaminas y minerales esenciales.

Por ello, te recomendamos que la incluyas en tus rutinas dietéticas. Aunque el sushi es una preparación laboriosa, que no todo el mundo está dispuesto a hacer, existen otros modos de consumir alga nori de forma que se enriquezca la calidad de los platos.

No olvides que la base de una dieta es la variedad. Has de incluir alimentos de todos los grupos para conseguir un aporte de nutrientes óptimo. Los vegetales marinos contribuyen a lograr este objetivo, pero no te olvides de las verduras terrestres y de las carnes.

  • Saari JC., Vitamin A and vision. Subcell Biochem, 2016. 81: 231-259.
  • Bucher A., White N., Vitamin C in the prevention and treatment of the common cold. Am J Lifestyle Med, 2016. 10 (3): 181-183.
  • Chmielewski J., Carmody JB., Dietary sodium, dietary potassium, and systolic blood pressure in US adolescents. J Clin Hypertens, 2017. 19 (9): 904-909.
  • Vega-Pérez, Rebeca, et al. "Impacto de la nutrición e hidratación en el deporte." El residente 11.2 (2016): 81-87.
  • McGurnaghan, S., et al. "Cardiovascular disease prevalence and risk factor prevalence in Type 2 diabetes: a contemporary analysis." Diabetic Medicine 36.6 (2019): 718-725.
  • Zaragozano, Jesús Fleta, and Jorge Fleta Asín. "Valoración nutricional y económica de la utilización de algas." Revista española de estudios agrosociales y pesqueros 253 (2019): 37-64.