Algunas flores comestibles y sus nutrientes

Jesus · 25 junio, 2013
Antes de consumir estas flores debemos asegurarnos de no ser alérgicos y, en caso de estar tomando alguna medicación, consultaremos a nuestro médico para evitar posibles efectos adversos

Es increíble que algunas flores, además de regalarnos su belleza y otros beneficios asociados a ellas, también pueden llegar a servir como alimentos. Algunas de estas pueden ser importantes fuentes de nutrientes que, combinados con su agradable sabor, pueden convertirse en un plato diferente para deleitar a tu familia o tus invitados, o un té para relajarte en tus momentos a solas.

En seguida te contamos sobre algunas flores comestibles y sus nutrientes.

La flor de calabaza

De la planta de calabaza, la cual pertenece al género de plantas con el nombre científico de Cucurbita, podemos aprovechar no sólo la calabaza en sí, sino también sus semillas y sus flores. Las flores de calabaza se pueden utilizar en diferentes platos como sopas o guisos. Es muy utilizada en platos de la gastronomía mexicana. Hay quienes incluso la utilizan como acompañamientos para las pastas.

Una de las grandes ventajas de la flor de calabaza es que están formadas en una gran parte por agua, lo cual permite consumirlas a gusto sin tener que preocuparse por la ingesta de calorías. Son también una fuente importante de calcio, el cual es usado en el cuerpo para la formación de huesos y dientes. Un adecuado consumo de calcio es además una de las mejores maneras de prevenir la osteoporosis.

La flor de rúcula

La flor de la rúcula, planta con el nombre científico de Eruca sativa, puede ser utilizada en una gran variedad de formas, especialmente para condimentar alimentos. La rúcula pertenece a la misma familia de la coliflor y el brócoli, sus flores son muy aromáticas y pueden ser usadas principalmente en ensaladas, aunque también se usan como ingredientes en sopas. Gracias a su alto contenido de hierro, esta planta y su flor pueden ayudar a prevenir o combatir la anemia.

La flor de jazmín

La flor de jazmín es una de las flores más preciadas por su fragancia sumamente agradable, así como su variado uso que va desde té hasta perfume. Entre las variadas especies de esta planta, quizás la más común es la que lleva el nombre científico de Jasminum officinale. El té de jazmín es conocido por tener propiedades calmantes, es decir, puede ser utilizado para ayudar a controlar los síntomas del estrés, la ansiedad y la depresión. Además de esto, el té de jazmín tiene propiedades analgésicas, ayudando a contrarrestar esos dolores que te pueden estar molestando durante el día y que su pueden llegar a aliviar con un buen té de jazmín en la tarde.

El diente de león

El diente de león es otra de las flores más utilizadas. Lleva por nombre científico Taraxacum officinale, y la planta es especialmente utilizada por sus flores. A pesar de crecer en muchas partes del mundo y de sus propiedades benéficas para la salud, algunas personas consideran el diente de león como una mala hierba. Su intenso color amarillo es una buena señal de que posee beta-carotenos, además de contener minerales como hierro y calcio. El diente de león también ha adquirido fama como un buen desintoxicante del hígado. Una de las maneras más comunes de utilizar estas flores es en té.

Recuerda asegurarte que no tienes alergia a ninguna de estas plantas y flores antes de consumirlas. Consulta con un médico si tienes algún padecimiento o tomas algún medicamento.

Imagen cortesía de Ahuachtli.