¿Por qué algunas personas engordan más rápido que otras? - Mejor con Salud

¿Por qué algunas personas engordan más rápido que otras?

Si bien hay determinados factores que influyen en que algunas personas engorden con mayor facilidad que otras, algunos pueden ser modificados para poder bajar de peso

Seguro que has observado que algunas personas comen más que otras y no engordan o que, comiendo lo mismo, no lo hacen con la misma velocidad ni la misma cantidad de peso.

Hoy en nuestro espacio te queremos hablar de los motivos por los que se pueden dar estos fenómenos tan comunes.

1. La genética

Es mi genética, no puedo hacer nada

La genética es una de las causantes de este problema. Y es que los genes determinan varios puntos cruciales que luego serán clave en nuestra vida.

Además, también hacen lo propio a la hora de ver lo difícil o fácil que será para nuestro cuerpo engordar.

  • En la actualidad esto es un hecho contrastado, ya que los expertos en el genoma humano han logrado separar los genes que se encargan de realizar, por un lado, la distribución y, por otro lado, la acumulación de la grasa.
  • En el caso de los hombres, el gen FTO (asociado con la masa grasa y la obesidad) se encuentra en el 82% de ellos, lo que significa que tendrían una mayor tendencia a subir de peso por poco que comieran.

Te recomendamos leer: 6 platos que puedes comer de noche y no subir de peso

2. La alimentación

Si el componente genético resulta fundamental no lo es menos es el de la alimentación. Y es que la dieta que seguimos también es esencial a la hora de preguntarnos por qué bajamos o subimos de peso.

  • Es cierto que algunos de los genes relacionados con al aumento de peso provocan una predisposición hacia los alimentos poco saludables.
  • Por ello hay que seguir cierta disciplina y adquirir hábitos saludables que permitan sortear los efectos de este gen.

Ten en cuenta que, una vez que comienzas a seguir a una alimentación más sana y fresca, te sentirás mucho mejor.

Así, será tu propio organismo el que te pida comer de manera más saludable, puesto que se habituará él mismo a ello.

¡Haz la prueba!

3. El ejercicio

correr o caminar

Por supuesto, la cantidad de ejercicio que hacemos es otro de los factores clave a la hora de mantener un peso saludable.

Y es que, más allá de la alimentación, otro aspecto que puede ser fundamental a la hora de que algunas personas suban más o menos kilos es la actividad física que realizan.

No obstante, debes tener presente que realizar determinado deporte por sí solo no te ayudará a bajar de peso. Sin embargo, sí puede determinar cuánto aumentas.

Debes tener presente la cantidad de ejercicio que cada uno necesita es diferente.

Y es que, mientras que hay individuos que realizan dos horas de bicicleta para quemar 200 calorías, a otros les basta con media hora para consumir este aporte calórico.

No te premies con caprichos gastronómicos por haber realizado algún ejercicio en concreto, porque esto tampoco será bueno para tu salud.

Por ejemplo, no es recomendable que, como recompensa por haber realizado suficiente ejercicio, comamos más de la cuenta.

De esta forma lo único que lograremos será que nuestro esfuerzo haya sido en vano y, además, puede acabar provocando que subamos de peso.

4. El estrés y la falta de sueño

Tanto el estrés como la falta de sueño pueden ser un impedimento a la hora de mantener la línea. Ambos aspectos pueden tener un impacto directo en nuestro peso y provocar un aumento del mismo.

Habitualmente cuando nos encontramos bajo los efectos del estrés tendemos a elegir alimentos poco saludables porque nos gustan más y nos hacen sentir mejor.

No obstante, esto es precisamente lo que se ha de evitar para no incurrir en hábitos de vida poco saludables.

Lee también: 6 platos que puedes comer de noche y no subir de peso

5. Pérdida de la biodiversidad intestinal

Según diferentes estudios, las alteraciones de la microbiota intestinal están asociadas con enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2.

De este modo, la composición y la diversidad de la flora intestinal estarían vinculadas al aumento de peso, no tanto por el número de bacterias que se pierden, sino por las que dejan de producirse.

Esto puede ser fruto también de una dieta inadecuada o el uso abusivo de antibióticos.

¿El motivo?

Se trata de un cambio que podría ser el responsable de que las personas generen hasta 150 calorías más al día, habiendo comido lo mismo que otras.

Sin duda, una cantidad que, al final, se traduciría en una tendencia mayor a subir de peso.