¿Cómo es la alimentación en la disfagia?

25 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe
Alguna vez escuchamos sobre este término y las complicaciones que puede producir en la salud; pero, ¿entendemos qué significa?, ¿cómo debe ser la alimentación en la disfagia? En este artículo te lo contamos.
 

La alimentación en la disfagia debe adaptarse a las necesidades de cada paciente. En general, es importante prestar atención a las texturas de las comidas, ya que existe el riesgo de atragantamiento. ¿Qué debemos saber al respecto?

Para empezar, recordemos que una deglución normal permite que todos los alimentos pasen desde la boca al esófago. Incluye el trabajo en conjunto de las estructuras de la cabeza, cuello y tórax, y el cierre de las vías respiratorias para evitar la obstrucción de las mismas.

Tiene como característica la eficacia, es decir, que podemos ingerir todos los alimentos y agua necesarios para el cuerpo; también la seguridad, porque protege a las vías respiratorias de posibles complicaciones.

¿Qué es la disfagia?

El término disfagia proviene de dos palabras griegas: “dys” (dificultad) y “phagia” (comer). Es una sensación de dificultad para tragar alimentos sólidos o líquidos y, en algunas ocasiones, puede llegar a producir dolor.

La dificultad con los sólidos indica que hay un problema de obstrucción, mientras que la disfagia a líquidos señala una alteración funcional.

Mujer con disfagia
La disfagia es un problema que causa dificultades para deglutir los alimentos.
 

Tipos de disfagia

  • Alta u orofaríngea:  incluye alteraciones de la deglución oral, faringe y laringe, donde hay problemas para formar o mover los alimentos desde la boca al esófago. Quienes lo padecen pueden experimentar tos o asfixia. Según una publicación de la revista Nutrición Hospitalaria, casi el 80 % de los diagnósticos son de este tipo.
  • Baja o esofágica: refiere a las alteraciones del esófago y produce la sensación de que la comida se pega en la garganta o el pecho, lo que provoca dificultad para seguir deglutiendo. Representan casi el 20 % de las disfagias diagnosticadas.

Te puede interesar: Diferencias entre odinofagia y disfagia

¿Cuáles son las causas de la disfagia?

Hay varios factores relacionados con el desarrollo de la disfagia. Entre los más comunes cabe mencionar:

  • Problemas del desarrollo.
  • Parálisis cerebral.
  • Tumores en la cabeza, esófago, laringe, boca.
  • Estrechamiento del esófago.
  • Problemas neurológicos como accidente cerebrovascular agudo (ACV), enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple (EM), trauma cráneo encefálico (TEC), demencia, alzhéimer, entre otros.
  • Postcirugía o postratamiento de algunas enfermedades.

Ahora bien, en cuanto a sus síntomas, es importante tener en cuenta que puede ocasionar más necesidad de tomar agua con las comidas, boca seca, sensación de que los alimentos se pegan en la garganta, infecciones respiratorias frecuentes, entre otros..

Consecuencias en la salud

La persona con disfagia no se siente segura porque tiene miedo a atragantarse. En consecuencia, consume menos alimentos y bebidas. Esta disminución afecta de manera negativa la salud, ya que conduce a complicaciones como:

 
  • Desnutrición
  • Deshidratación
  • Aspiraciones
  • Neumonía
  • Infecciones respiratorias

Lee también: ¿Qué pasa cuando la saliva es espesa?

Consideraciones para la alimentación en la disfagia

  • Lo ideal es asegurar una posición segura, sentados con la espalda en contacto con el respaldo de la silla y los pies apoyados en el suelo.
  • En caso de estar en la cama, es conveniente mantener la posición de 45 º, con la cabeza hacia adelante.
  • Es importante no dar de comer a ninguna persona somnolienta o con tendencia al sueño, para evitar que se atragante.
  • Evitar distracciones durante la comida.
  • No utilizar jeringas ni sorbetes.
  • El ambiente debe ser cómodo y tranquilo.
  • Vigilar al paciente durante las comidas.
  • Mantener una higiene bucal adecuada para reducir el riesgo de infecciones respiratorias en caso de aspiración.

Aunque cualquier persona puede resultar afectada por la disfagia, hay un mayor riesgo en personas mayores porque sus músculos son más débiles al tragar, lo que también los hace más propensos a desarrollar enfermedades neurológicas.

Consideraciones para la alimentación en la disfagia
Los pacientes con disfagia deben prestar especial atención en su postura al comer.

Alimentación en la disfagia

Como ya mencionamos, el grado de disfagia o tolerancia a alimentos es lo que va determinar la textura de las comidas que se van a ingerir. Se pueden espesar los líquidos con productos comerciales, o bien, procesar los sólidos hasta lograr la textura de papilla, néctar o líquida. Incluso, se pueden usar colorantes para mejorar las apariencias de los platos.

 

Es fundamental que las texturas finales sean homogéneas, no pegajosas, y que se no se quiebren con facilidad. Otro aspecto importante son los volúmenes. De igual forma, en caso de ser necesario, se puede valorar el uso de suplementos nutricionales, siguiendo las indicaciones de un profesional.

Por todo lo mencionado, debemos considerar que mientras más rápida sea la detección de esta condición, más fácil será evitar el avance de la misma, prevenir sus complicaciones y cuidar la salud.

  • Suárez Escudero JC, Rueda Vallejo ZV, Orozco AP. Disfagia y neurología: ¿una unión indefectible?.Acta Neurol Colom.2018;34(1):93-95.
  • Clavé P, Arreola V, Velasco M, Quer M, Castellví JM, Almirall J. Diagnóstico y tratamiento de la disfagia orofaríngea funcional. Aspectos de interés para el cirujano digestivo. EL.2007; 82(2):62-75.
  • Moreno C, García MJ, Martinez C, Grupo GEAM.Análisis de situación y adecuación de dietas para disfagia en un hospital provincial. Nutr Hosp.2006;21(1):26-31.