Conoce los alimentos alergénicos más comunes y sus mejores sustitutos

Las alergias alimentarias pueden desencadenar fuertes reacciones que pueden poner en riesgo la vida del paciente. Es una afección que debe ser atendida de manera adecuada. Su tratamiento incluye una alimentación basada en sustitutos de alimentos alergénicos

Los alimentos alergénicos son los desencadenantes de las llamadas alergias alimentarias. Esta afección se traduce en una intolerancia del organismo a las proteínas que se encuentran en los alimentos. Cuando esto ocurre, la persona puede llegar a experimentar síntomas leves como picor y enrojecimiento, hasta reacciones graves como un choque anafiláctico.

La alergia alimentaria suele presentarse durante los primeros años de la infancia. Su evolución dependerá de los tipos de alimentos y de la reacción que provoquen.

¿Qué es un alérgeno? ¿Qué es un alimento alergénico?

Un alérgeno es una sustancia capaz de producir una reacción anormal en el sistema inmunitario de personas susceptibles a este. Y un alimento alergénico es un producto o ingrediente que contiene un determinado compuesto (alérgeno), capaz de provocar severas reacciones en personas alérgicas. 

¿Cuáles son los alimentos alergénicos más comunes?

Cuáles son los alérgenos más frecuentes

Actualmente, existen más de 160 alimentos alergénicos. Sin embargo, según la Ley sobre el Etiquetado de Alérgenos Alimentarios y Protección al Consumidor (FALCPA), los más comunes son los siguientes:  

  • Leche. La alergia a las proteínas de la leche es la más común, sobre todo en bebés. Sin embargo, es posible que se curen antes de los 3 años.
  • Huevos.  Los huevos pueden causar reacciones graves como la anafilaxia, afectando el organismo y órganos en cuestión de minutos.
  • Pescado. Los productos que contienen crustáceos causan reacciones bastante fuertes. De hecho, hay personas que con solo inhalar durante la cocción presentan síntomas.
  • Frutos secos. En la medida que un alimento más puede resistir el calor durante el proceso digestivo, más aguda es la alergia. Este es el caso de los frutos secos.
  • Maní. Es el principal desencadenante de la anafilaxia.
  • Trigo y soya. Aunque no es muy frecuente, los cereales pueden reaccionar de forma cruzada con los alérgenos del polen.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia alimentaria?

Por lo regular, los síntomas de alergias alimentarias se presentan unos minutos o hasta dos horas después de ingerirse el alimento alergénico. Algunos de estos síntomas son:

  • Urticarias.
  • Enrojecimiento en la piel.
  • Sensación de hormigueo.
  • Comezón en la boca.
  • Inflamación de la cara.
  • Vómitos o diarrea.
  • Calambres abdominales.
  • Tos o silbidos al respirar.
  • Mareo o aturdimiento.
  • Inflamación en la garganta.
  • Presión en el pecho.
  • Pérdida de conciencia.

Te recomendamos: ¡Dile NO a la alergia! Consejos sencillos para evitarla

¿Qué causa la alergia alimentaria?

comer-gusto

Para que una persona desarrolle una reacción alérgica a un alimento, tuvo que haber estado expuesta a este con anterioridad, por lo menos una vez en su vida. La alergia aparece cuando el organismo entra en contacto por segunda vez con el alimento alergénico.

En ese momento, los anticuerpos del paciente reaccionan ante el antígeno, particularmente, a la histamina que provoca los síntomas. Son distintos los factores que pueden desencadenar una alergia alimentaria, entre ellos:

  • Componente hereditario.
  • Exposición a antígenos.
  • Alteraciones en la permeabilidad gastrointestinal.
  • Factores ambientales.

Conoce: 8 vegetales que causan alergia

Sustitutos de los alimentos alergénicos

Lo cierto es que eliminar de la dieta los alimentos alergénicos puede ser motivo de deficiencias de proteínas a largo plazo. Esto produce un desequilibrio energético y una ausencia de nutrientes en el organismo, lo cual hace necesario recurrir a sustitutos. A continuación, algunos sustitutos de alimentos alergénicos:

1. Sustitutos de la leche

Leche

Las personas que presentan alergia a la leche de vaca no deben preocuparse, ya que hay otros alimentos ricos en calcio, tales como:

  • Verduras de hoja oscura.
  • Pasta.
  • Legumbres.
  • Frutos secos.
  • Pescados.

También, hay otras formas de beber leche que también aportan vitaminas, entre estas:

  • Soja. Tiene menos proteínas, pero no contiene colesterol. Cuenta con un 50% menos de grasas que la leche entera.
  • Almendras. Son ricas en vitamina E y B12.
  • Arroz. Cuenta con vitamina B12, hierro y calcio.
  • Avellanas. Aportan calcio, fósforo, magnesio y potasio, además de una importante cantidad de antioxidantes.
  • Coco. Contiene calcio, fósforo, potasio, selenio y ácido fólico.
  • Quinoa. Caracterizada por contener magnesio, hierro, zinc, vitamina E y vitamina B1, B2 y B6.

2. Sustitutos del huevo

La yema de huevo tiene un gran valor nutricional por la variedad de vitaminas y minerales que aporta. Contiene vitaminas A, E, D, B12, B6, B2, B1 y ácido fólico, además de ser rica en hierro, fósforo, potasio y magnesio. No obstante, para sustituirla podemos comer:

  • Carnes.
  • Legumbres.
  • Pescados.
  • Vegetales de hoja verde.
  • Calabaza.
  • Zanahoria.

3. Sustitutos del pescado

Pescado

El pescado contiene proteínas como sodio, potasio, calcio, magnesio, fósforo, yodo, hierro y vitaminas del grupo B. Además, es una fuente natural de ácidos grasos poliinsaturados. Para equilibrar su ausencia, podemos consumir:

  • Lácteos.
  • Carne.
  • Huevo.
  • Mariscos.
  • Cereales.
  • Legumbres.
  • Frutos secos.

4. Sustitutos de frutos secos

Muchos no los incluyen en su dieta, aún sin tener reacciones alérgicas. Pero lo cierto es que estos frutos aportan proteínas, fibra soluble, potasio, ácidos grasos insaturados, magnesio, fósforo, vitamina E y calcio. Y la manera de sustituirlos es consumiendo los siguientes alimentos:

  • Carne.
  • Pescado.
  • Huevo.
  • Legumbres.
  • Garbanzo.
  • Aceite de oliva.
  • Aceitunas.
  • Aguacate.

En resumen, la alergia alimentaria es una afección de cuidado, por lo que automedicarse no puede ser una opción. Y es que los alérgenos pueden cambiar de manera inesperada y el efecto del medicamento puede ser contraproducente.

 

Te puede gustar