Alimentos que aumentan las defensas

Además de ser muy beneficiosos para regular nuestro tránsito intestinal, los cereales integrales y los frutos secos nos aportan minerales y vitaminas para optimizar el sistema inmunitario y reforzar nuestras defensas

La temporada de resfriados, anginas y gripes acaba de comenzar en el hemisferio norte. ¿Sabías que tu tipo de dieta puede aumentar o disminuir las veces que enfermas cada invierno?

En este artículo te contamos cuáles son los alimentos que aumentan las defensas. Tu sistema inmunitario estará bien protegido y ningún virus maligno podrá ingresar en tu cuerpo.

Alimentos para aumentar las defensas

La dieta tiene una relación más que directa con nuestra salud. Si comemos bien, nos sentimos bien. Así de simple.

¿Eres de esas personas que apenas comienza el invierno se enferma (en más de una oportunidad)? Entonces quizás se deba a que tienes un déficit de vitaminas o no comes correctamente.

Presta atención a estos alimentos que aumentan tus defensas:

Ver también: Cómo preparar un batido para aumentar las defensas y combatir la anemia

Ajo y cebolla

cebolla y ajo

Podríamos decir que uno no vive sin el otro al menos en cuanto a combinaciones culinarias se refiere. No obstante, también son una pareja estupenda para mejorar nuestro sistema inmunitario.

Ambos son perfectos antisépticos, antibacterianos y antivirales. Así, no pueden faltar en tu dieta diaria si no quieres enfermarte.

Si estás con gripe o congestión nasal, una buena taza de sopa de cebolla o ajo puede ser todo lo que necesites para sentirte reconfortado.

Miel

Usada desde la antigüedad para aliviar la tos y la irritación de la garganta, la miel es un auténtico bactericida y antiséptico.

Todas las noches antes de dormir consume una cucharada de este rico alimento, o bien úsalo para endulzar infusiones y postres.

Yogur

Mindful Eating

Debido a las bacterias benéficas que nos aporta (por ejemplo, Streptococcus thermophylus o Lactobacillus bulgaricus) el yogur es un gran probiótico capaz de mejorar la salud intestinal y aumentar las defensas.

Por lo tanto, nos ayuda a prevenir el catarro y la gripe.

Hongos y setas

Un rico platillo con champiñones nos aporta una gran dosis de citoquinas (unas células que combaten algunas infecciones respiratorias).

Como si no fuese suficiente, las setas aportan unos compuestos, llamados polisacáridos, que mejoran el sistema inmunitario.

Limón

Este cítrico es algo “incomprendido” debido a los ácidos que aporta al organismo. Se lo suele demonizar al creer que irrita el estómago o aumenta la acidez.

Sin embargo actúa como un potente remedio natural contra virus y bacterias al aportarnos vitamina C, hierro y calcio (entre otros nutrientes).

Por supuesto que entre los cítricos recomendados también encontramos a las naranjas, las toronjas y las papayas. Todos los alimentos anaranjados reducen los síntomas del resfriado.

¡No lo olvides!

Jengibre

Puesto que nos ayuda a elevar la temperatura corporal, es una excelente manera de quitarnos el frío cuando llegamos a casa.

También se recomienda, por ejemplo, si nos mojamos con la lluvia o la nieve (sobre todo, cuando nos quedamos con la ropa húmeda muchas horas).

El jengibre tiene muchas propiedades, como reducir los dolores articulares, relajar el cuerpo o bajar la fiebre, entre otras. Puedes añadirlo al té, a una sopa o a un guisado.

Tomate

En realidad debemos armar un grupo que contenga todos los alimentos de color rojo que conocemos (verduras y frutas).

Y es que el pigmento que les da ese tono tan característico estimula nuestro sistema inmunitario.

Tomates, para quiénes, cuánto y cómo

Por lo tanto, además de tomates, no dudes en consumir:

  • Remolachas
  • Fresas
  • Pimientos
  • Cerezas
  • Grosellas
  • Rábanos

Por supuesto, tampoco dejes de lado las frutas de tonos oscuros como, por ejemplo, los arándanos y las ciruelas, ya que también tienen carotenos y vitamina A. ¡Dos grandes barreras para los gérmenes!

Legumbres

Tienen una buena dosis de minerales, como el zinc, que mejoran el funcionamiento del sistema inmunitario.

A su vez, aportan nueve aminoácidos esenciales que te alejan del médico y los medicamentos. Las mejores legumbres que puedes consumir son lentejas, alubias, guisantes y garbanzos.

Cereales integrales

Los tres minerales que refuerzan las defensas son el cobre, el manganeso y el zinc. Este último lo tienes “cubierto” si comes legumbres, pero para añadir los dos restantes te recomendamos que consumas cereales integrales y frutos secos.

Un puñado de almendras o uvas pasas al día, así como también arroz integral o preparaciones con harina de centeno, pueden ser muy beneficiosos durante el invierno para evitar enfermarte y disfrutar de una “salud de hierro”.

Huevos

Otra gran fuente de minerales como el zinc, así como de aminoácidos esenciales.

Se dicen muchas cosas en contra de comer huevos porque, por ejemplo, aumentan el colesterol (aunque no son los únicos).

No obstante, la ingesta de una unidad cocida al día mejora notablemente el sistema inmunitario, además de aportar saciedad y muchos nutrientes. Siempre y cuando no lo comas frito con aceite está permitido.

Calabaza

Calabaza

Aunque debería estar incluida entre los alimentos que aportan beta-caroteno, la calabaza o zapallo merece un apartado especial.

Cuando comemos este rico alimento añadimos mucha vitamina A al organismo, la cual genera glóbulos blancos que combaten infecciones.

Tanto la pulpa como las semillas de esta hortaliza son más eficaces que cualquier vacuna o medicamento contra la gripe.

Te recomendamos leer: Batido matinal para combatir gripes y resfriados: ¡Empieza a cuidarte!

Salmón

Los pescados “azules” son una gran fuente de vitamina D (necesaria en el organismo para aniquilar los virus y las bacterias malignas).

Por ello te recomendamos comer salmón, merluza y atún cuando te sientas decaído o a punto de enfermar. Otros frutos del mar aconsejados son los mariscos, ya que nos aportan mucho zinc.