8 alimentos para aumentar las defensas

Nuestras defensas necesitan estar al 100% durante todo el año para hacer frente a múltiples infecciones y problemas de salud, por lo que debemos incluir en nuestra dieta alimentos que las fortalezcan

Podemos pensar que únicamente debemos aumentar las defensas en invierno. No obstante, en cualquier época del año precisamos un sistema inmunitario fuerte y sano.

Además de alejar el estrés y dormir mejor, la comida es fundamental para evitar que las enfermedades ingresen en nuestro organismo o para que no se puedan desarrollar como corresponde.

En este artículo te contamos sobre los alimentos que debes añadir a tu dieta para no resfriarte.

Los alimentos y el sistema inmunitario

bifidus-sistema-inmunitario

La comida que ingerimos tiene una gran influencia en nuestras defensas, ya sea para bien o para mal.

Si llevamos una dieta demasiado alta en harinas, grasas y azúcares es probable que el sistema inmunitario esté más debilitado y permita el ingreso a los virus y las bacterias.

Por el contrario, si comemos alimentos más saludables, como frutas y verduras de estación, el cuerpo estará preparado para “hacerles frente” a los microorganismos que producen enfermedades.

Además de controlar el peso la reducción de grasas permite un mejor funcionamiento inmunitario.

            ¿Quieres conocer más? Lee: ¿Qué destruye y debilita el sistema inmune?

¿Qué alimentos consumir para aumentar las defensas?

Llevar una alimentación saludable es excelente en varios sentidos, pero sobre todo si queremos evitar enfermar.

Una dieta equilibrada nos aportará las vitaminas y minerales que precisa el cuerpo para combatir el envejecimiento celular y luchar contra los radicales libres.

Con cada cambio de estación debemos estar bien preparados y adoptar las medidas que sean necesarias con el objetivo de aumentar las defensas y no enfermarnos.

Los alimentos que no pueden faltar en tu dieta si quieres evitar la gripe, los resfriados y los dolores de garganta (entre otros padecimientos) son:

Jalea real

Jalea-Real

Es el alimento que únicamente consume la abeja reina en el panal. Contiene muchas vitaminas, sobre todo, de los grupos A, B, C y E.

La jalea real también aporta cobre, hierro y fósforo. Como si no fuese suficiente nos ofrece selenio, ácidos grasos insaturados y calcio.

  • Consume una cucharadita todas las mañanas en ayunas.
  • Ayuda a prevenir las infecciones y es recomendable para niños y ancianos.

Jengibre

Seguramente tu abuela te ha recomendado alguna vez que consumas té de jengibre para reducir los síntomas de la gripe o la congestión nasal. ¡Y por supuesto no se equivocaba!

Esta raíz tan usada en la gastronomía asiática tiene muchos beneficios y por ello forma parte de la medicina natural desde hace siglos.

El jengibre sirve para combatir las infecciones y mejorar la salud celular debido a sus antioxidantes.

Para disfrutar de las bondades de esta raíz puedes espolvorearla en tus comidas o bien preparar una infusión.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • ½ cucharadita de raíz de jengibre rallada (2 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación:

  • Calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, agrega el jengibre.
  • Deja hervir 5 minutos, retira del fuego y tapa.
  • Filtra y endulza con miel. Bebe lo más caliente posible.

Propóleo

Otro de los elementos empleados por las abejas para su vida cotidiana (en este caso en particular, lo usan para cubrir las colmenas).

Se trata de un alimento muy rico en aminoácidos, vitaminas, aceites esenciales, oligoelementos y bioflavonoides. Todo ello significa un tónico maravilloso para dejar de lado las enfermedades virales o bacterianas.

El propóleo se recomienda en casos de afecciones respiratorias frecuentes o cuando, por alguna situación, las defensas descienden (puede ser un problema familiar, mucho estrés, la depresión, etc.) y somos más vulnerables a enfermar.

Sopa de pollo

sopa de pollo

Otro de los remedios caseros que nos ofrecían nuestras abuelas cuando éramos pequeños y estábamos con gripe.

La sopa o caldo de pollo consumida caliente tiene la capacidad de reducir la congestión nasal y reconfortarnos cuando estamos resfriados.

Al elevar la temperatura corporal, permite aflojar las secreciones. También nos mantiene hidratados.

Yogur

Contiene diferentes “bacterias buenas” que se encargan de regular la flora intestinal y, al mismo tiempo, de proteger el sistema inmunitario.

Además del yogur te recomendamos que comas kéfir o algún otro alimento fermentado. Los probióticos de este lácteo lucharán una gran batalla contra los virus y las bacterias.

Té verde

La infusión más consumida en Asia ofrece unos potentes antioxidantes llamados polifenoles. Estos tienen la capacidad de aumentar la inmunidad en el organismo.

Por su parte las catequinas (otro componente esencial del té) pueden aniquilar los virus de la gripe. Para aumentar las bondades te recomendamos que lo endulces con miel.

Ajo

3. Ajo

Comer un diente de ajo crudo cada día te aleja del médico. Quizás hayas oído alguna vez esta frase.

Más allá de su sabor y su aroma fuertes, el ajo tiene compuestos sulfúricos, como la alicina, que aumentan la inmunidad.

Puedes emplearlo en todo tipo de preparaciones y disfrutar de sus poderosas bondades contra la gripe, el resfriado y el dolor de garganta.

                           Visita este artículo: Los grandiosos beneficios del ajo en ayunas

Espinacas

Además de hacernos fuertes como le sucedía a Popeye las espinacas evitan que nos enfermemos. Se trata de un superalimento que se puede consumir de múltiples formas: en tartas, batidos, rellenos, ensaladas…

Esta rica verdura de hoja verde es una gran fuente de vitamina C y ácido fólico, por lo cual refuerza el sistema inmunitario y repara las células.

Como si no fuese suficiente, mantiene el cuerpo hidratado y aumenta los niveles de energía.

Te puede gustar