5 alimentos que ayudan a cuidar el hígado

17 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe
Mantener una buena salud hepática es determinante para el bienestar general. Por fortuna, hay algunos alimentos cuya composición contribuye al cuidado de este órgano. En este espacio los detallamos.
 

¿Sabías que existen alimentos que ayudan a cuidar el hígado? Este órgano es fundamental en muchos procesos metabólicos; por eso, mantenerlo sano es indispensable. Afortunadamente, a través de la dieta y la práctica de buenos hábitos es posible contribuir a su bienestar.

Y es que, aunque muchos lo ignoran, es un órgano que puede deteriorarse por enfermedades crónicas como el hígado graso, la hepatitis, la cirrosis o el cáncer. De hecho, de acuerdo con información de American Cancer Society, este último tiene una tasa de supervivencia a 5 años que va del 18 % al 31 %.

¿Cómo cuidar el hígado?

Las enfermedades de este órgano son, en gran parte, prevenibles, ya que están causadas por factores relacionados con la dieta y el estilo de vida. En concreto, el exceso de peso corporal, sobre todo cuando la acumulación de grasa se da en la zona abdominal, es el motivo que tiene mayor influencia en la aparición de las afecciones antes mencionadas.

Así pues, adoptar hábitos saludables que se basen en alimentos de calidad nutricional, aumentar la actividad física diaria y evitar los productos tóxicos como el alcohol, el cigarrillo y el abuso de fármacos es la mejor forma de cuidar el hígado.

 
¿Cómo cuidar el hígado?
Los alimentos que ayudan a cuidar el hígado contienen nutrientes que disminuyen el riesgo de enfermedad. Además, contribuyen a combatir el sobrepeso y la obesidad.

Lee también Síndrome de Alagille: enfermedad genética que afecta al hígado y al corazón

Alimentos que ayudan a cuidar el hígado

Los alimentos que ayudan a cuidar el hígado son aquellos que, en su interior, contienen sustancias fitoquímicas o fitonutrientes, capaces de proteger la integridad de las células frente a reactivos que pueden dañarla.

En particular, suelen ser ingredientes de origen vegetal cuya abundancia en nutrientes produce interesantes beneficios en el organismo. ¿Te animas a incluirlos en tu dieta regular?

1. Brócoli

El brócoli contiene múltiples compuestos bioactivos, como vitamina C y flavonoides. En un artículo publicado en The Journal of Nutricion se determinó que el consumo diario de este alimento es capaz de suprimir la activación de los macrófagos del hígado, lo que disminuye posibles daños o riesgo de tumores.

 

En esta época, en la cual la obesidad es un problema, incluirlo en la dieta aporta beneficios para mantener este órgano sano, sobre todo en aquellas personas con exceso de peso.

2. Té verde

En un estudio publicado en Nutrición Clínica en Medicina, se observó que el té verde, debido a su abundante contenido de antioxidantes, es una bebida con potencial beneficioso para las personas que padecen hígado graso. De hecho, se recomienda para cualquier persona que desee cuidar su salud.

Alimentos que ayudan a cuidar el hígado
La concentración de antioxidantes del té verde se relaciona con la protección del hígado.

Lee también: Beneficios del té y el café para tratar el hígado graso

3. Aceite de oliva

Varios estudios han sugerido que la adhesión a un patrón mediterráneo produce una mejoría en el perfil lipídico y evita el depósito de grasa hepática. El efecto tiene que ver con el aporte de grasas monoinsaturadas omega 9, provenientes del aceite de oliva virgen extra.

 

Sumado a esto, los beneficios de este alimento sobre el hígado se asocian a su efecto en la disminución de los procesos inflamatorios y la oxidación Celular, los cuales detonan enfermedades crónicas.

4. Café

Los componentes del café, como el cafestol y el ácido clorogénico, disminuyen la actividad del «factor de crecimiento». Este último se considera un estimulador importante de la inflamación y la cicatrización hepática. Los efectos protectores de este producto son independientes de la cafeína que aporta.

En un estudio publicado en el año 2016 se demostró que el consumo habitual de esta infusión, pero sin caer en excesos, puede reducir de forma significativa la cicatrización en pacientes con hígado graso. Eso sí, es importante considerar que no se obtienen los beneficios si se consume cafeína de forma aislada o procedente de otras fuentes.

5. Semillas de lino y chía

Las semillas de lino y de chía son alimentos conocidos por sus propiedades nutricionales. En particular, se destacan por su aporte de ácidos grasos omega 3 y fitonutrientes que contribuyen a combatir la inflamación y el estrés oxidativo.

 

Varios estudios han determinado que consumir omega 3, en cantidades suficientes, puede mejorar la salud hepática en adultos y niños con hígado graso.

Las semillas son alimentos que ayudan a cuidar el hígado
El consumo de semillas de chía o de lino contribuye a obtener omega 3 y otras sustancias vegetales que cuidan el hígado.

Ver también ¿Por qué las semillas son buenas para la salud?

Los alimentos ayudan a cuidar el hígado 

Por sí solos, estos alimentos no van a proteger el hígado frente a las enfermedades que lo pueden aquejar. Sin embargo, incluidos en el marco de una dieta saludable y variada aportan interesantes beneficios. De igual forma, es conveniente alejarse de malos hábitos, como el consumo de alcohol y tabaco.

Además, las personas con sobrepeso y obesidad deben realizarse una ecografía abdominal para detectar si hay una alteración en esta glándula. La detección oportuna de cualquier enfermedad hepática es clave para su tratamiento.

 

  • de La Fuente, R. A., Angulo, N. F., & de Luis Roman, D. (2019). Nutrición en el hígado graso no alcohólico. Nutrición Clínica13(2-2019), 89-98.
  • Koppe SW. Obesity and the liver: nonalcoholic fatty liver disease. Transl Res. 2014;164(4):312-322. doi:10.1016/j.trsl.2014.06.008
  • Forni, C., Facchiano, F., Bartoli, M., Pieretti, S., Facchiano, A., D’Arcangelo, D., … Jadeja, R. N. (2019). Beneficial Role of Phytochemicals on Oxidative Stress and Age-Related Diseases. BioMed Research International, 2019, 1–16. https://doi.org/10.1155/2019/8748253
  • Chen, Y. J., Wallig, M. A., & Jeffery, E. H. (2016). Dietary broccoli lessens development of fatty liver and liver cancer in mice given diethylnitrosamine and fed a western or control diet. The Journal of nutrition146(3), 542-550.
  • Lucas L, Russell A, Keast R. Molecular mechanisms of inflammation. Anti-inflammatory benefits of virgin olive oil and the phenolic compound oleocanthal. Curr Pharm Des. 2011;17(8):754-768. doi:10.2174/138161211795428911
  • Shen, H., Rodriguez, A. C., Shiani, A., Lipka, S., Shahzad, G., Kumar, A., & Mustacchia, P. (2016). Association between caffeine consumption and nonalcoholic fatty liver disease: a systemic review and meta-analysis. Therapeutic advances in gastroenterology9(1), 113-120.
  • Arauz J, Moreno MG, Cortés-Reynosa P, Salazar EP, Muriel P. Coffee attenuates fibrosis by decreasing the expression of TGF-β and CTGF in a murine model of liver damage. J Appl Toxicol. 2013;33(9):970-979. doi:10.1002/jat.2788
  • Martínez, P. P., López-Miranda, J., Delgado-Lista, J., López-Segura, F., & Jiménez, F. P. (2006). Aceite de oliva y prevención cardiovascular: más que una grasa. Clínica e Investigación en Arteriosclerosis18(5), 195-205.