Alimentos con más gérmenes y cómo protegerse

María Eugenia Thomas 22 noviembre, 2017
Existen gérmenes que contaminan los alimentos y causan enfermedades. Te mostramos cuáles son y cómo protegerse.

Muchos gérmenes diferentes que causan enfermedades pueden contaminar los alimentos.

Cada año 48 millones de personas se enferman a causa de una enfermedad transmitida por los alimentos, 128000 son hospitalizadas y 3000 mueren.

Se han identificado más de 250 enfermedades transmitidas por los alimentos.

La mayoría de ellas son infecciones causadas por una variedad de bacterias, virus y parásitos. Las toxinas y los productos químicos nocivos también pueden contaminar los alimentos y causar enfermedades.

Los síntomas comunes de las enfermedades transmitidas por los alimentos son: náuseas, vómitos, calambres estomacales y diarrea. Sin embargo, los síntomas pueden diferir entre los diferentes tipos de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Algunas de estas enfermedades pueden incluso poner en peligro la vida.

Los cinco principales gérmenes que causan enfermedades son:

gérmenes

  • Norovirus
  • Salmonela
  • Clostridium perfringens
  • Campylobacter
  • Staphylococcus aureus (Staph)

Algunos otros gérmenes no causan tantas enfermedades, pero cuando lo hacen es más probable que conduzcan a la hospitalización:

  • Escherichia coli
  • Clostridium botulinum (botulismo)
  • Listeria
  • Vibrio

Te recomendamos leer: Salmonela: síntomas de su envenenamiento y tips para evitarlo

Alimentos con más gérmenes

  • Carne de ave y carne cruda
  • Mariscos crudos
  • Huevos crudos
  • Leche cruda, queso y otros productos lácteos
  • Frutas y vegetales

Cómo protegerse

Lavar las manos

La mayoría de las aves de corral crudas contienen Campylobacter. También puede contener Salmonela, Clostridium perfringens y otras bacterias. La carne cruda puede contener Salmonela y E. coli.

No debe lavar las carnes de ave o de res crudas antes de cocinarlas. Aunque algunas recetas más antiguas pueden requerir este paso. El lavado de carne o pollo crudo puede transmitir bacterias a otros alimentos, utensilios y superficies, y no previene la enfermedad.

Los alimentos crudos de origen animal son los más susceptibles de contaminarse. Específicamente, carne cruda o poco cocinada, huevos crudos o ligeramente cocidos, leche no pasteurizada (cruda) y mariscos crudos.

Las frutas y verduras también pueden contaminarse, ya sea en el campo, durante el procesamiento, o durante otras etapas de la cadena de producción. Incluso a través de la contaminación cruzada con carne cruda en cocinas domésticas o de restaurantes.

Pero, por favor, no permita que el miedo lo lleve a evitar las frutas y las verduras que son los alimentos más saludables en su dieta. En su lugar, lávelas bien y pele cuando sea apropiado.

Lávese las manos antes y después de pelar, solo pelar no lo corta, porque la bacteria podría ser transferida a sus manos.

Importante: hay que recordar que las bacterias están en el exterior de la fruta -no se extienden por dentro-.

Cocine a la temperatura adecuada

La comida se cocina de forma segura cuando la temperatura interna aumenta lo suficiente como para matar los gérmenes que pueden enfermarlo.

Puede matar bacterias cocinando aves y carne a una temperatura interna segura. Use un termómetro para alimentos y verifique la temperatura. No se puede comprobar si la carne se cocina adecuadamente al mirar su color o sus jugos.

Refrigere pronto

7 alimentos que puedes conservar en buen estado sin tener que refrigerarlos

Las bacterias se pueden multiplicar rápidamente si se dejan a temperatura ambiente o en la “zona de peligro” entre 40 °F y 140 °F. Mantenga su refrigerador a menos de 40 °F y sepa cuándo tirar la comida.

Refrigere los alimentos perecederos en 2 horas. (Si la temperatura exterior es superior a 90 °F, refrigere dentro de 1 hora). Los cortes grandes de carne como los asados o un pavo entero se deben dividir en pequeñas cantidades para la refrigeración. De modo que se enfríen lo suficientemente rápido como para evitar el crecimiento de bacterias.

Descongelar bien

La mejor opción es descongelar los artículos en la nevera durante la noche. Pero si tiene prisa, coloque el artículo congelado en una bolsa de plástico y sumérjalo en agua fría, cambie el agua cada 30 minutos. De lo contrario use el microondas, pero esté listo para cocinar la comida tan pronto como se haya descongelado.

Nunca descongele alimentos en el mesón, ya que las bacterias se multiplican rápidamente en los alimentos que alcanzan la temperatura ambiente.

Ver también: Cómo congelar y descongelar los alimentos de manera adecuada

Lavar, lavar, lavar

lavar la ensalada

E. coli de espinacas, salmonela de cantalupo… ¿no es nada seguro? La verdad es que la mayoría de los alimentos son seguros. Pero ¿por qué tomar riesgos?

En ocasiones, los alimentos llenos de gérmenes se deslizan hacia el consumidor. Entonces, ya sea que se trate de un racimo de uvas o de una naranja que planea cortar, enjuague bien las frutas y verduras frescas en agua corriente.

Retire y mezcle las hojas exteriores de lechuga o de repollo. Y no deje el producto cortado a temperatura ambiente durante más de 1 hora.

Sea inteligente con las sobras

No deje esa olla de sopa durante la noche; una vez que se enfríe llévela al refrigerador. Y, si no va a comer las sobras dentro de las 48 horas, considere congelarlas.

No confíe en sus sentidos para juzgar la seguridad. No puede ver los gérmenes en los alimentos y un alimento puede oler bien, incluso si no lo está.

 

Te puede gustar